Aquí huele a pedo. Divertido cuento infantil sobre las flatulencias

¿Qué pasaría si nunca pudiésemos tirarnos un pedo? Cuentos para niños

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

A los niños les divierte mucho todo lo relacionado con lo escatológico: pedos, cacas, eructos y mocos son sus temas preferidos, sobre todo durante una etapa de su crecimiento.

Este es un divertido cuento sobre una hormiga muy fina que nunca se quería tirar un pedo ¿qué crees que pasaría si nunca nos tiráramos pedos? Descúbrelo con este gracioso cuento infantil sobre las flatulencias.

Gracioso cuento infantil sobre las flatulencias o pedos

Cuento para niños sobre los pedos

Tina era una hormiga muy coqueta y presumida. Siempre estaba sacando brillo a su redonda tripita negra. Le gustaba remojar sus pequeñas patitas en los charcos de agua para que relucieran bajo el sol. Y, para sentirse la más guapa, se restregaba con las flores de campo para estar siempre bien perfumada. Era tan refinada y elegante que movía su naricita cuando veían algún amiguito sucio y embarrado u olía algún olor desagradable.

Sin embargo, estar siempre perfecta también podía ocasionarle problemas. Como no le gustaba oler mal nunca se había tirado un pedo. Incluso, se atrevía a criticar y regañar al resto de hormigas que sí se los tiraban. A veces le dolía un poco la tripa por ello y no podía jugar con el resto de sus amigas. No obstante, siempre se le pasaban rápido las molestias.

Pero llegó un día en el que los dolores de tripa no se le pasaban. Sus amigos le animaban a que se tirara un pedo para que se encontrar mejor, pero ella, como era muy obstinada, se negaba. Poco a poco fue hinchándose. Tanto se hinchó, que ahora más que una pequeña hormiga parecía un enorme globo. Incluso, tuvo que atarse una cuerda a la pierna y arrastras una piedra para no salir volando.

Tina iba cambiando de color. Y fue cuando se puso muy roja, cuando al fin estalló. El pedo que se tiró fue tan grande que hasta la tierra se movió. Al principio el resto de hormigas de la comunidad se quedó paralizada y asustada, pero al rato empezó a reír tanto que muchos acabaron con hipo. La peste duró varias días, pero a nadie le importó porque vieron que Tina ya no estaba hinchada y además ya no le dolía la tripa.

Tina pasó mucha vergüenza al principio, pero descubrió que era más importante olor a veces un poco mal que tener dolor de tripa. Y es que, ya se sabe: “el pedo mejor fuera que dentro”.

Ejercicios de comprensión lectora

Si quieres averiguar si tu hijo ha entendido el texto hazle estas preguntas de comprensión lectora.

  • ¿Por qué Tina no se quería tirarse pedos?
  • ¿Qué le pasó a Tina por no querer tirarse pedos?
  • ¿Crees que a sus amigos les importó que Tina se tirara un pedo?
  • ¿A ti te da vergüenza cuando te tiras pedos?
  • ¿Crees que es importante tirarse pedos? ¿por qué?