Qué hacer y qué no hacer ante el hipo del bebé

Conoce las causas de esta 'molestia' en los recién nacidos y los tipos de hipos que hay

Andrea Cardozo

Todos hemos tenido hipo de manera inesperada y, a veces, hasta inoportuna, pero se trata de una contracción espasmódica intermitente e involuntaria del diafragma, que provoca una inspiración anormal y el cierre brusco de la glotis. Cuando nos ocurre a nosotros nos molesta, pero le ocurre a nuestro bebé. ¿Es peligro el hipo en un niño pequeño? ¿Qué hacer y qué no hacer ante el hipo del bebé?

Qué es el hipo y tipos de hipo que puede haber

el hipo del bebé recién nacido

A nivel fisiológico, el hipo se relaciona con el funcionamiento de varias partes del cuerpo: el nervio frénico (comunica el diafragma y el cerebro), el hipotálamo, los centros cerebrales respiratorios, la formación reticular, la cadena simpática y el arco reflejo del X par craneal (nervio vago) en sus funciones en la parte posterior de la nariz y la garganta, el oído, la laringe y el estómago.

El hipo puede ser de tipo agudo, con una duración menor de 48 horas; persistente, cuando su duración es mayor a 48 horas y menor a un mes, y refractario, cuando persiste por más de un mes. La mayoría de las veces dura unos minutos y no tiene repercusiones sobre la salud, aunque si se prolonga en el tiempo, puede provocar insomnio, trastornos respiratorios y de la alimentación.

Esta contracción se considera normal en recién nacidos y bebés menores de un año, dado que sus sistemas nerviosos y digestivos aún no están completamente desarrollados, por lo que pueden presentar frecuentes episodios de hipo.

Los bebés prematuros suelen tener más episodios de hipo que los nacidos a término y éstos más que los de 3 o 6 meses de edad. Incluso, se ha demostrado, mediante ultrasonidos, que todavía estando dentro de la pancita, un feto puede tener hipo a partir de las 8 semanas de gestación y, en el último trimestre, hipa a razón de 6 veces por minuto.

Causas del hipo en mi bebé y cómo prevenirlo

Entre las causas del hipo en los recién nacidos y bebés se incluyen: distensión gástrica por aerofagia (traga aire), mal agarre al pecho, comer muy rápido, el uso de tetinas inadecuadas, ingesta en exceso, cambios bruscos en la temperatura de su cuerpo, ataques de llanto, fiebre, privación del sueño o risas durante largo rato.

Cuando estas situaciones se producen, las mamás, sobre todo las primerizas, se encuentran confundidas y no saben qué hacer o cómo reaccionar. ¡Aquí tienes algunos consejos!

- Procura que el bebé no coma demasiado rápido.

- Trata de hacerle pausas durante el proceso de alimentación.

- Aliméntalo en un ambiente relajado y tranquilo.

- Evita corrientes de aire cuando vayas a desvestir a tu bebé para cambiar su pañal o para bañarlo.

Qué hacer cuando mi bebé recién nacido tiene hipo

prevenir el hipo del bebé

Aun cuando sabemos que se trata de un proceso fisiológico debido a la inmadurez en su desarrollo, si el bebé tiene hipo, los padres quieren eliminarlo inmediatamente. El hipo agudo no tiene tratamiento médico, por lo que muchas de las recomendaciones que se han hecho populares están basadas intentan 'distraer' al cerebro con otra sensación:

- Hacer que el bebé succione, bien sea que lo amamantes o le des el chupete, hará que él mismo automáticamente haga la pausa para tragar y cierre el paso de aire a su diafragma (es lo más efectivo).

- Hacerle cosquillas en el paladar (suavemente) con un hisopo o taparle los oídos al bebé con tus dedos. Estos gestos producen una sobrecarga de estímulo en otras terminaciones del nervio vago y distraen su atención del hipo.

- Acariciar delicadamente la nariz de tu bebé. Esto le provocará un estornudo y su diafragma se relajará, alterando el ciclo del hipo.

- Masajear suavemente su arteria carótida en el cuello.

- Darle masajitos y suaves golpecitos en la espalda, como cuando deseas quitarle los gases luego de alimentarlo. Esto hará que eructe, interrumpiendo el ciclo del hipo.

Qué NO debemos hacer ante el hipo del niño

Y ahora que sabes qué hacer en caso de que tu retoño tenga hipo, hay que mencionar esos remedios domésticos, en ocasiones aplicados por los adultos, que bajo ningún concepto se deben ejecutar con un bebé.

- Darle un susto o tapar su naricita para hacerle aguantar su respiración por unos segundos son medidas no aconsejables, porque con ello generarás angustia y estrés a tu bebé.

- Tampoco debes acostarlo mientras tenga hipo, terminará llorando y tragará más aire, haciendo que su hipo dure más tiempo.

Una última recomendación, ante un hipo persistente y, más aún, refractario, debes acudir al pediatra, ya que tu bebé debe ser evaluado para descartar patologías subyacentes. Y es que según se recoge en el informe 'El hipo, un signo inane en pediatría', elaborado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Zaragoza (España), 'un enfoque sistematizado del paciente con hipo persistente puede permitir evitar molestias graves, identificar enfermedades subyacentes y salvar algunas vidas'.

Puedes leer más artículos similares a Qué hacer y qué no hacer ante el hipo del bebé, en la categoría de Recién nacido en Guiainfantil.com.