Consejos para aprender a quitar el hipo a un recién nacido o a un bebé

Las tres situaciones más comunes que hacen que el bebé sufra episodios de hipo

Ana Cubero

'¿Por qué le da mucho hipo a mi bebé?' '¿Qué puedo hacer para quitarle el hipo al instante?' o '¿Qué no hay que hacer en estos casos?' son preguntas muy frecuentes en los padres, sobre todo en los primerizos. Por eso es que, y para que puedas estar más tranquila y tu bebé dejar de lado ese molesto hipo, vamos a darte una serie de valiosos trucos y consejos para aprender a quitar el hipo a un recién nacido o bebé. ¡Vamos a verlos!

¿Cómo quitar el hipo a un recién nacido? Lo que sí y lo que no hay que hacer

quitar el hipo al bebé

Es muy común que los bebés pequeños y los recién nacidos presenten muchos episodios de hipo. Y también es común probar remedios 'de antes' de darle un susto o hacer que beba agua. Sin embargo, todo esto no funciona a la hora de acabar con esos episodios de hipo. Es más, puede incluso que con el susto se ponga a llorar desconsoladamente y no haya forma de calmarle. Debemos saber y tener muy en cuenta que esos remedios que se cuentan de darle un susto al pequeño, ofrecerle agua o taparle la nariz no valen de nada para hacer que se le vaya el hipo

Antes de meternos de lleno con los remedios para acabar con el hipo de nuestro hijo, vamos a ver a qué se deben dichos episodios. El hipo se produce en los bebés y en los recién nacidos por una inmadurez del sistema nervioso. Esto hace que se produzca una contracción involuntaria e irregular del diafragma, ya que ese sistema nervioso es el que coordina el movimiento de nuestros músculos, entre otras cosas. El músculo del diafragma, cuando tiene una contracción, hace el ruido que todos conocemos como hipo.

Es importante recalcar que los episodios de hipo no son algo peligroso para el niño, ni se va ahogar ni le va a pasar nada de nada. Sí que es cierto que puede ser algo molesto, igual que lo es cuando nos sucede a nosotros. Por eso hay que hacer algo para ayudarle, pero no hay que tener miedo pues, como te decía, no es peligroso ni perjudicial para el bebé.

Los episodios cortos de hipo, según explica el informe 'Hipo crónico en la infancia', son comunes en niños sanos y no requieren atención médica, pero el hipo crónico es un hecho raro que puede llegar a ser debilitante para el paciente y necesita tratamiento.

Cómo evitar los ataques de hipo del bebé

evitar los ataques de hipo en el recién nacido

¿Qué puedo hacer para quitarle el hipo a mi hijo? Primero nos tenemos que hacer esta otra pregunta: ¿cuándo es más probable que se produzca un ataque de hipo? Distinguimos tres motivos o momentos concretos: tras una rabieta o un llanto continuo, después de vomitar o de regurgitar parte de la toma y por haber tragado aire al alimentarse. Veamos qué debemos hacer en cada caso.

1. Cuando al pequeño le haya dado una llantina
Cuando un bebé llora mucho, tiene que hacer un gran esfuerzo y entonces es cuando surge el hipo. ¿Qué podemos hacer en este caso? Pues lo más lógico y lo que tú también estás pensando: calmarle cuanto antes. Cuando un niño llora nos está intentando decir algo, es su forma de comunicarse pues no sabe usar palabras ni gestos y, por lo tanto, debemos prestarle atención y darle lo que necesita para que esté tranquilo. Es importante calmar a los niños lo más pronto posible y no dejarles llorar hasta que se agoten.

2. Después de regurgitar alguna toma (solo expulsan parte del alimento que han ingerido) o bien después de vomitar
Esto se puede intentar evitar sacando los gases a los niños después de cada toma. Para hacerlo de forma correcta, podemos poner al pequeño en posición vertical contra el pecho y dejarle unos instantes en esta postura hasta que haya echado el aire, o bien podemos sentarle en nuestra pierna o regazo y darle pequeños y muy suaves golpes en la espalda para ayudarle a que expulse el aire tras la toma. Esto lo debemos hacer después de alimentar al pequeño para evitar que los gases se le acumulen y le causen molestias.

3. El hipo se produce porque el bebé ha tragado aire al comer
Esto es menos frecuente en los bebés y recién nacidos que toman lactancia materna exclusiva ya que, anatómicamente, el pecho de la madre hace muy bien el sello con la boca del bebé. Esto hace que el pequeño coja muy poco aire al alimentarse, por eso, los bebés de pecho apenas tienen cólicos y tampoco presentan episodios de hipo por el motivo de tragar aire.

Para los bebés de biberón es importante tener una tetina anticólicos para que no cojan mucho aire. La otra cosa que vamos a hacer es evitar poner a comer al pequeño cuando está en un momento de llanto; si lo hacemos, se le va a juntar la llantina con el aire que va a ingerir por comer apresuradamente o en un momento en el que está disgustado. Primero consolaremos al bebé y, una vez se ha calmado, si el motivo de su lloro era que tenía hambre, le pondremos a comer de forma tranquila y serena.

Ya verás que con los trucos y consejos que acabo de darte los episodios de hipo de tu hijo disminuyen mucho. ¡Qué tranquilidad!

Puedes leer más artículos similares a Consejos para aprender a quitar el hipo a un recién nacido o a un bebé, en la categoría de Recién nacido en Guiainfantil.com.