12 errores comunes de los padres que ponen en peligro la vida del bebé

Padres primerizos y repetidores deben tener mucho cuidado cuando se enfrenten a ciertas situaciones

La llegada del primer bebé nos convierte en los llamados padres primerizos, lo cual es una experiencia maravillosa e inolvidable, pero también es estresante y desconcertante, ya que, lamentablemente, el bebé no trae un manual debajo del brazo, de cómo debemos cuidarlo, atenderlo, alimentarlo y criarlo. Y puede pasar que se comentan ciertas imprudencias y que, en ocasiones por pecar de confianza, se repitan con el segundo hijo. Estos son los 12 errores comunes de los padres que ponen en peligro la vida del bebé.

Peligrosas conductas de los padres que afectan a la salud del bebé

Peligrosas conductas de los padres que afectan al bebé

Como pareja, debemos apoyarnos y ayudarnos en las nuevas tareas que conllevan mucho cuidado y responsabilidades, como es el caso de la crianza de un recién nacido. Como dice el dicho: 'en la unión está la fuerza'. Por tanto, la comunicación oportuna y la colaboración constante harán de este nuevo reto de la maternidad y la paternidad una experiencia exitosa.

Sin embargo, los errores pueden presentarse más fácilmente si no nos preparamos con antelación a la llegada del bebé. Mi mayor recomendación como pediatra es que traten en lo posible de obtener información basada en hechos científicos y no en leyendas o mitos para que estén mejor capacitados y preparados para la llegada del nuevo miembro de la familia. Aquí les dejo una lista de errores muy comunes que pueden poner en peligro la salud o la vida de tu recién nacido:

1. No realizar la consulta prenatal pediátrica previa a la llegada del bebé
Lo ideal es que los esposos o la pareja la realicen, para obtener información muy valiosa de cómo atender y cuidar al recién nacido al llegar a casa y de esta forma minimizar los errores que se podrían cometer como padres primerizos.

2. Preferir que el nacimiento del bebé sea por cesárea y no por parto natural
Durante la cesárea hay más riesgos tanto para la madre como para el bebé y la recuperación de los mismos es mucho más lenta, incluso para iniciar la lactancia materna. Por tanto, sigue siendo el parto vaginal la forma más natural, como su nombre lo dice, de nacer y con menos complicaciones tanto para la madre como para el bebé. Además, permite que la microbiota (microorganismos comensales) se siembre en el árbol respiratorio y aparato digestivo para generar inmunidad.

3. No confiar en la leche materna como el alimento más adecuado y más nutritivo para el recién nacido y preferir iniciar la alimentación con fórmula artificial
El calostro es la primera leche que emana de los pechos de la madre y que debe recibir el bebé en la primera hora de nacido, ya que le provee de múltiples beneficios como son: estimula su sistema inmunológico con la alta carga de anticuerpos que contiene, protege al recién nacido de enfermedades infecciosas, permite la colonización de bacterias buenas a nivel intestinal y facilita la expulsión del meconio (primera evacuación del recién nacido), el cual es muy espeso y pegajoso. Así que la mejor opción de alimento para el recién nacido es la leche materna y ni se diga de los innumerables beneficios para la madre, la familia y el ambiente.

4. No utilizar silla de carro para transportar al bebé desde la clínica u hospital hasta la casa
Muchas veces la misma madre lo lleva en sus brazos e incluso en el asiento del copiloto, lo cual es un gran error por el peligro que conlleva a la hora de que pueda suceder un accidente de tránsito. La silla del carro debe ser especial para el recién nacido y debe colocarse a contramarcha, incluso, los niños hasta los 3 años deben ir en esa posición, y hasta los 7 años deben ir sentados en sillas para carros. Por lo que les recomiendo asesorarse bien en este tema con profesionales calificados en la materia.

5. Acostar al bebé boca abajo
¿El motivo? Conlleva mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, lo cual constituye la principal causa de muerte de un lactante sano entre 1 mes y 1 año de vida. Desde que la AAP (Asociación Americana de Pediatría) y la AEPED (Asociación Española de Pediatría) se recomienda que los niños se deben acostar sobre su espalda, o sea, boca arriba.

Con esta práctica se ha disminuido en un 50% la muerte en lactantes menores de 1 año, ya que es menor el riesgo de asfixias cuando duermen en esta posición. Tampoco es recomendable que los bebés duerman de lado, ya que es más fácil que se giren y se coloquen boca abajo.

Más errores de padres primerizos y repetidores que hacen peligrar la salud del bebé recién nacido

Peligrosas conductas de los padres que afectan a la salud del bebé

Hay infinidad de errores que pueden cometer los padres primerizos e incluso los no primerizos, por no estar informados adecuadamente, por creer en mitos o inadecuadas costumbres y por no consultar con profesionales de la medicina o de la salud.

6. Realizar colecho sin normas de seguridad
Colecho es compartir la cama con el bebé, lo cual trae muchos beneficios como facilitar la lactancia materna, sobretodo en las tomas nocturnas, reducir las crisis de llanto del bebé, mejorar el sueño de toda la familia, proporcionar mayor contención y seguridad y muchas otras, pero si se realiza sin normas de seguridad, puede ser muy peligroso para la vitalidad del recién nacido. Estas normas de seguridad son las siguientes:

- Ambos padres deben estar de acuerdo en realizar esta práctica.

- El colchón debe ser plano.

- Sin almohadas, ni edredones, ni cobijas felpudas o gruesas.

- Los padres no deben fumar, ni ingerir drogas, ni alcohol y no deben padecer de enfermedades como obesidad o epilepsia.

- No se debe compartir la cama con otros hermanos mayores o con mascotas.

7. Sacudir o zarandear a los niños
Esta práctica produce un traumatismo a nivel cerebral, con rotura de vasos sanguíneos, hemorragias, coma y posible muerte. Los casos más leves pueden dejar al bebé con retardo mental.

8. Ofrecer infusiones de hierbas o tés para gases, cólicos o para dormir
Este tipo de infusiones puede producir intoxicaciones graves, con alteraciones neurológicas o insuficiencia renal y posible muerte del menor.

9. Colocar a los bebés a dormir en los llamados 'nidos' o en cunas con almohadas o peluches
Esta conducta lo que puede conllevar es un mayor riesgo de asfixia y muerte del bebé.

10. Envolver a los recién nacidos en los llamados 'tabaquitos' para proporcionarles más calor y para evitar que el reflejo de moro los despierte
Esta conducta puede producir displasia de cadera y si no se diagnostica y se trata a tiempo puede traer como consecuencia dolor en espalda y cojera. Mi recomendación, si tiene un reflejo de moro muy exaltado, es solo envolver hasta la cintura y no muy ajustado.

11. Automedicar al bebé
Lamentablemente muchos padres tienen esta mala costumbre, sobretodo cuando el bebé presenta fiebre, ofreciéndole antipiréticos o antibióticos para bajar las altas temperaturas. Muchas veces repiten indicaciones médicas anteriores o dan medicamentos sugeridos por los mismos familiares o vecinos en dosis inadecuadas para el bebé. Esto puede traer muchas complicaciones como intoxicaciones leves con repercusión neurológica y, en casos graves, hasta la muerte del niño

12. Iniciar la alimentación complementaria y dar agua antes de los 6 meses
Esto puede producir enfermedades infecciosas gastrointestinales, procesos alérgicos, mayor riesgo de atragantamiento o ahogamiento, de malnutrición, sobrepeso, obesidad, diabetes...

Actualmente hay mucha gente sin escrúpulos dando información basada en sus experiencias o costumbres y no en estudios con basamento científico, por lo que les recomiendo que se informen adecuadamente de lo que es bueno o no para sus hijos con profesionales actualizados y preparados adecuadamente.

Puedes leer más artículos similares a 12 errores comunes de los padres que ponen en peligro la vida del bebé, en la categoría de Recién nacido en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: