Cómo debe dormir el bebé recién nacido para evitar la muerte súbita

Por qué el dormir boca abajo duplica el riesgo de muerte súbita del bebé

Virginia Vicente Pascual

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la muerte repentina de un niño de menos de un año, que ocurre durante el sueño y que no tiene explicación después de la realización de la autopsia, del examen del lugar del fallecimiento y de la revisión de la historia clínica. Se estima que la mayoría de las muertes por SMSL ocurren entre los 2 y los 4 meses de edad, pero ¿cómo debe dormir el bebé recién nacido para evitar la muerte súbita?  

Medidas para evitar la muerte súbita en bebés recién nacidos

muerte súbita del bebé recién nacido

Algunos estudios han corroborado que dormir boca abajo hace presión sobre la mandíbula del bebé, estrechando las vías respiratorias y dificultándole la respiración.

Además, dormir boca abajo puede aumentar el riesgo de que el recién nacido vuelva a respirar el aire de su propia exhalación, sobre todo, si tiene cerca algún elemento blando como ropa de cama o muñecos de peluche. Entre su cara y el objeto se queda retenido el aire exhalado y el niño disminuirá el nivel de oxígeno de su cuerpo, acumulando dióxido de carbono.

A continuación te damos 20 consejos prácticos para dormir al bebé recién nacido y evitar la muerte súbita. 

1. Debes acostar al bebé siempre boca arriba. Dormir boca abajo duplica el riesgo de muerte súbita. La posición de lado no es segura, pues el niño puede acabar boca abajo. No te preocupes porque el bebé pueda atragantarse si regurgita la leche puesto que, si eso pasa, tragará o toserá de forma refleja.

2. El bebé debe dormir solo.

3. En los primeros meses de vida es mejor que duerma en su cuna y dentro de la habitación de los padres, que podrán supervisar su sueño.

4. El colchón de la cuna del bebé debe ser firme. Huye de colchones blandos.

5. No pongas al bebé sobre una almohada.

6. No le acuestes en un sofá.

7. Mantén al bebé lejos de los cojines.

8. No le des un peluche para dormir.

9. Prohibido abrigar demasiado a tu hijo.

10. Bajo ningún concepto le pongas gorro para dormir.

11. Cuidado con la calefacción. Las altas temperaturas también son un riesgo añadido.

12. Las temperaturas demasiado frías también son contraproducentes.

13. La lactancia materna reduce hasta en un 50% el riesgo de muerte súbita.

14. No fumes durante el embarazo ni en el posparto y evita que nadie lo haga en presencia del bebé. ¡Es el momento para dejarlo definitivamente!

15. Deja el alcohol y drogas durante el embarazo y durante la crianza del bebé.

16. El chupete aleja el riesgo de SMSL.

17. Airea la habitación donde duerma el bebé.

18. Respeta el calendario de vacunación. Se ha demostrado que en los niños vacunados disminuye en un 50% la probabilidad de muerte súbita.

19. Por el día, cuando tu bebé esté despierto, ponlo boca abajo a ratos cortos para fortalecer sus músculos. Muchos padres huyen de ponerlo boca abajo y esto puede provocar que el bebé no sea capaz de sujetar su cabeza.

20. Informa de todo esto a las personas que estén al cuidado del bebé (abuelos, niñera, etc.).

¡Pero sobre todo recuerda colocar a tu bebé siempre en posición supina! Es el factor de riesgo modificable más importante.