El triste caso de un niño de dos años que se fue a dormir y no despertó

El pequeño falleció por muerte súbita y fue su madre quién se lo encontró en la cama

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

¡Es la peor pesadilla que unos padres pueden vivir! Y es que nunca imaginas que te va a pasar a ti, ¡hasta que te pasa! Esto es lo que ha debido de pensar Kayleigh Leonard, la madre de Arlo, un niño de dos años, que se fue a dormir y no despertó. Kayleigh acostó a su hijo sano y feliz y, a la mañana siguiente, se le encontró muerto en la cama. Ahora, rota por el dolor, lucha para que se investigue más sobre la muerte súbita, causa del fallecimiento del pequeño. Esta es su desgarradora historia.

Dolor y angustia por la muerte de un niño de dos años que se fue a dormir y no despertó

caso de un niño de dos años que se fue a dormir y no despertó

'Ningún dolor se acercará al dolor de perderte. Eres mi mundo absoluto y te amo más que a la vida, bebé' expresó esta madre rota por la desgracia y añadió: 'No sé cómo continuaré sin mi pequeño. Ningún padre debe acostar al bebé y no despertarse'.

Y que razón tiene, porque ese el gran miedo que yo tenía cuando nació mi primera hija. Había noches que apenas dormía, y no porque no tuviera sueño o porque ella me despertara para tomar de la tetina de mamá, sino porque el miedo no me permitía cerrar los ojos. ¿Y si la pasaba algo? ¡Tenía que estar ahí para socorrerla!

Kayleigh no puede dejar de pensar en su ángel, como le gusta llamar a Arlo, y por eso le dedica cada día un pensamiento nuevo: 'Me has roto el corazón. Has tocado los corazones de tantas personas... Todos los que conociste te amaron, muchacho especial. Pensaré en ti cada minuto de cada día y siempre habrá una gran parte de mí desaparecida. Me siento y veo vídeos y miro tus fotos todo el día. El amor que tengo por ti me llevará y nunca serás olvidado. Me has dado los mejores dos años y medio de mi vida y siempre te estaré agradecida porque me has mostrado lo que es el amor. El niño adorable feliz más increíble del mundo'.

Esta madre y su marido no quieren que otras parejas pasen por lo mismo que yo y por eso han lanzado una campaña de crowdfunding para recaudar fondos para la investigación de la muerte súbita en la fundación SUCD y para sostener el centro de duelo de su ciudad. 'Sin ellos, no sabemos cómo hubiésemos podido superar este momento. Arlo era un niño feliz y amoroso, estaba sano y no tenía ninguna enfermedad. Ha sido muy duro', concluyen.

Qué es la muerte súbita en bebés y niños, y cómo evitarla

prevenir muerte súbita del bebé

Todo parece apuntar a que el fallecimiento de Arlo se ha debido a una muerte súbita del pequeño. Sobre estos casos se ha investigado y se sigue investigando aún mucho. Los científicos no saben si la muerte ocurre durante el sueño o en el período de transición entre el sueño y la vigilia, que se alternan por la noche. Lo que sí se sabes es que este tipo de muerte tiene una mayor incidencia entre los 2 y 4 meses de edad del pequeño (a partir de los seis meses, se reduce el riesgo), y es más común entre los niños. Por eso, la primera recomendación que hacen los expertos es no poner nunca al bebé a dormir boca abajo (en pronación) porque esto aumenta en gran medida el riesgo.

Otro circunstancia que puede provocar un fallecimiento repentino es compartir una cama doble con el bebé. El riesgo, según un nuevo estudio publicado en la revista BMJ Open (una revista en línea dedicada a publicar investigaciones médicas y terapéuticas), es el mismo que en las familias donde los padres fuman, usan drogas o beben alcohol (factores que ya han sido previamente asociado con casos de síndrome de muerte súbita del lactante). Según los investigadores, nueve de cada 10 casos de síndrome de muerte súbita no hubieran ocurrido si los niños no estuvieran en la cama con sus padres.

Las advertencias sobre problemas para compartir una cama con niños varían según el país, pero existe una aceptación general de que dormir con el bebé puede ser un riesgo en las camas para las madres que fuman o beben alcohol. Todavía no hay consenso sobre si el problema permanece en la cama de los padres que no tienen estos factores de riesgo.

Otros estudios afirman que fumar continúa siendo uno de los principales contribuyentes de la muerte súbita. Los bebés de dos semanas que compartían cama con padres fumadores tenían un riesgo 65 veces mayor de SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante) en comparación con los niños con padres no fumadores. El uso de drogas ilícitas por parte de la madre se asoció con un aumento de 11 veces en el riesgo en los niños que comparten una cama con ellos.

Cómo superar la muerte de un hijo

la muerte de un hijo

Perder un hijo es algo que no debería ocurrir porque es anti-natural, pero por desgracia hay veces que estos episodios ocurren. Si te has visto afectada por alguno de los detalles mencionados en esta historia o conoces a alguien que esté pasando por una situación parecida, tienes que saber que hay profesionales cerca de ti que pueden echarte una mano.

La mayoría de las personas lloran cuando pierden algo o alguien importante para ellos. La forma en que el dolor les afecta depende de muchas cosas, incluido el tipo de pérdida que ha sufrido, su educación, sus creencias o religión, su edad, sus relaciones, su salud física y mental...

El duelo es un proceso totalmente normal, pero hay formas de obtener ayuda si se necesita. Por ejemplo, acudir a tu médico de cabecera para ser un primer punto de partida. Él te asesorará sobre servicios de apoyo en tu zona o te podrá recetar algún medicamento en el caso de que lo considere necesario. También puedes ponerte en contacto con organizaciones o grupos de padres o madres que hayan vivido o estén viviendo lo mismo que tú. Hablarlo y empatizar con gente en tus mismas circunstancias te ayudará a lidiar con esa pérdida y dolor.

Puedes leer más artículos similares a El triste caso de un niño de dos años que se fue a dormir y no despertó, en la categoría de Sueño infantil en Guiainfantil.com.