Por qué no debes fumar si estás dando el pecho

Consejos para dejar de fumar durante la lactancia materna

Meybol Lorena Ramírez

A lo largo de los años se han publicado varios estudios sobre lo dañino que resulta el cigarrillo para la mujer embarazada. Para nadie es un secreto que sus componentes son perjudiciales tanto para la mujer como para el feto. Nombrando solo algunos tenemos bajo peso, mayor riesgo de tener un bebé prematuro, retardo del crecimiento del feto, malformaciones congénitas, y muchas otras patologías, por no hablar de un riesgo de aborto. En esta ocasión vamos más allá y nos preguntamos: ¿Por qué no se debe fumar si se está dando el pecho? ¿Por qué no es compatible el tabaco con la lactancia materna? ¿Ocasiona tantos efectos como cuando la mujer fuma durante el embarazo? ¿Qué puede hacer una madre fumadora si le resulta tan difícil dejar el cigarrillo? ¡Todas estas preguntas te las contesto en el siguiente artículo! 

Los peligros de fumar mientras se está dando el pecho 

por qué debes dejar de fumar si das el pecho

Haciendo un análisis de los componentes que tiene un cigarro nos puede permitir hacernos una idea de los peligroso y dañino que es para la salud. Un cigarro contiene la nicotina, una sustancia sumamente adictiva y  la responsable de que no lo puedas dejar fácilmente. Por otro lado, el humo del cigarrillo tiene aproximadamente 7mil componentes de los cuales 70 son cancerígenos. Posee además gases invisibles que impiden el transporte de oxígeno en tu cuerpo, resultando en menos oxigenación a todos tus tejidos, sin dejar de mencionar el famoso alquitrán que se va acumulando en tus pulmones afectando la respiración.

Es cierto que los componentes del cigarrillo pasan a la sangre y, por ende, a la leche materna, pero no en proporciones excesivamente elevadas. Aún así, los riesgos para el bebé son importantes, como por ejemplo, que el niño se convierta sin quererlo en fumador pasivo porque al estar en contacto con la madre fumadora aspira el humor.

También es importante destacar que el pequeño estará expuesto a una mayor susceptibilidad de presentar  procesos respiratorios a repetición, probabilidad de padecer asma, alergias, rinitis alérgica, tos constante, hiperreactividad bronquial... Incluso se ha relacionado con un desarrollo de la obesidad y falta de progreso en talla en edades posteriores, sin dejar de nombrar el peligro de presentar síndrome de muerte súbita del lactante.

Actualmente está demostrado que el cigarrillo inhibe la prolactina, hormona encargada de la producción de leche, interfiriendo en su normal funcionamiento a nivel cerebral, lo que se traduciría en menor cantidad de leche materna.

Consejos para dejar de fumar con la lactancia materna 

tabaco y lactancia materna

Ahora, si te resulta tan difícil dejar de fumar durante el amamantamiento, te puedo recomendar algunos tips que te pueden ayudar:

- Por nada pienses dejar la lactancia materna porque, aún fumando, el beneficio de darle pecho a tu hijo es mucho mayor que alimentarlo con fórmula infantil. 

- Evita fumar por lo menos 2 horas antes de dar el pecho, así se reduciría no solo el paso de las sustancias que lo componen a través de la leche materna , sino que además evitas que se impregne el olor en tu ropa y en tu piel y lo aspire tu bebé.

- Reduce el número de cigarrillos. Si te sientes ansiosa, trata de ocuparte en algo: lee un libro, cocina, llama a una amiga... 

- Haz ejercicio. Considero que esta es una de las mejores armas para combatir la ansiedad de fumar, ya que al realizar alguna actividad deportiva, liberas endorfinas que te causan placer y bloquea de alguna manera la necesidad imperiosa de fumar. 

- Si fumas, hazlo fuera de casa.

Debes pensar que si fumas, tu hijo muy probablemente en edad adulta lo hará. Recuerda que no hay mejor modelo para los hijos que sus padres, por eso te aconsejo que pienses bien si seguir fumando te trae algún tipo de beneficio para ti y para tu hijo.