Lo que necesitas saber antes de usar pezoneras para dar el pecho al bebé

Ante una lactancia dificultosa, lo más importante es efectuar un diagnóstico correcto

Cristina Rodríguez

Las pezoneras son unas tetinas de silicona que se utilizan para cubrir el pezón cuando existen determinados problemas a la hora de dar el pecho. Hay muchas mujeres que, de primeras, tienen que recurrir a ellas para que la lactancia materna sea exitosa. Si es tu cosa, sigue leyendo y entérate de las cosas que deber tener en cuenta antes de usas pezoneras. 

En qué momentos hay que usar pezoneras para dar el pecho 

dar el pecho con pezonera

Tan importante es contar con ellas cuando realmente son necesarias como no emplearlas siempre ante la primera dificultad, pues mal utilizadas pueden crear más problemas que beneficios.

Ante una lactancia dificultosa lo más importante es efectuar un diagnóstico correcto: si no sabemos por qué no está funcionando esa lactancia poco podremos hacer para solucionar el problema. Las matronas y las asesoras de lactancia son los profesionales indicados para ayudarte a diagnosticar y tratar la dificultad. ¿Y qué se considera una dificultad en la lactancia materna?

- Dolor durante el amamantamiento
El dolor al dar el pecho nunca es normal. Nos indica que el bebé no está enganchado de manera adecuada al pezón, lo cual además de producir dolor tiene otras consecuencias, ya que probablemente ese pequeño estará haciendo más esfuerzo de lo necesario para sacar la leche, al no encontrar el acople efectivo al pecho.

- Problemas de peso en el bebé
Cuando un bebé no engorda lo mínimo acorde a su edad significa que seguramente tengamos algún problema con el enganche al pecho. Probablemente tu hijo no esté succionando con la fuerza necesaria, no lo haga de la forma adecuada o la posición de bebé-pezón no está siendo correcta por algún motivo físico (pezón plano o invertido, frenillo sublingual, etc).

- Grietas, obstrucciones o mastitis
Cualquiera de estos problemas en el pecho son motivos por los que valorar y corregir la forma de amamantamiento, y en ningún caso indican que haya que abandonar la lactancia.

Ante todas estas dificultades, las pezoneras pueden ser útiles, siempre y cuando contemos con un profesional actualizado en lactancia materna que valore la dificultad y sepa guiarnos. Por ejemplo, ante unas grietas en el pezón las pezoneras pueden ser útiles durante unos días para evitarle dolor a la madre y conseguir que la grieta cicatrice, pero si no corregimos la causa de la grieta, que probablemente es una mala posición del bebé al pecho, volverá a aparecer en cuanto quitemos la pezonera.

¿Qué tenemos que tener en cuenta antes de usar una pezonera?

cuándo usar pezoneras

Y si por algunas de estas circunstancias que te hemos descripto más arriba, tienes que usar pezoneras para iniciar o continuar con la lactancia materna, es importante que tenga en cuentan los siguientes puntos:

- La talla
Es importantísimo saber que las pezoneras tienen diferentes tallas y que debemos comprar la talla adecuada a nuestro pecho. La pezonera debe cubrir el pezón sin que este roce contra la pared de la tetina. Tampoco debemos comprar una pezonera demasiado grande, pues irritará la areola.

- Colocación
Hemos de colocar la pezonera de manera que haga vacío con el pecho y no se mueva cuando el bebé comience a succionar.

- Limpieza
Podemos esterilizar las pezoneras después de comprarlas antes de usarlas por primera vez , pero después lo único necesario es lavarlas bien con agua caliente y jabón, asegurándonos que no queden restos de leche en ellas después de las tomas.

- Posición del bebé
La posición del bebé al pecho es la misma que si no estuviéramos utilizando pezonera. Boca bien abierta, labios evertidos, bebé bien pegado al pecho de su madre. Si utilizamos una técnica incorrecta de amamantamiento, estaremos ante las mismas dificultades que si no usáramos pezonera. 

Cuándo dejar de usar la pezonera en la lactancia materna

En principio si la lactancia está funcionando bien gracias a la pezonera, no existe una regla concreta de cuándo dejar de usarlas; de hecho, si algo está marchando bien, el sentido común nos dice que para qué vamos a cambiarlo.

Pero es verdad que dar el pecho con pezonera es más “latoso” que hacerlo sin ella (acordarse de llevar siempre la pezonera en el bolso, disponer de un lugar donde limpiarla, ponérsela correctamente antes de cada toma…), por lo que muchas mujeres están deseando poder amamantar sin ellas.

Aquí tu bebé te marcará el camino: comienza la toma de manera habitual con la pezonera y cuando esté relajado mamando, apártalo unos segundos, quita la pezonera y vuelve a ofrecerle el pecho directamente. Si el bebé lo acepta sin problema, no hay dolor y el enganche es bueno, puedes ir intentando las tomas sin pezonera. Por el contrario, si el bebé rechaza el pecho, no logra engancharse o sientes dolor, significa que todavía no está preparado para ser amamantado sin pezonera, y te toca aguantar un tiempo más utilizándola.

La buena noticia es que casi todos los bebés están listos a los 3 ó 4 meses para mamar perfectamente sin pezonera. Como la mayoría de dificultades en la crianza, ¡todo pasa!

Puedes leer más artículos similares a Lo que necesitas saber antes de usar pezoneras para dar el pecho al bebé, en la categoría de Lactancia materna en Guiainfantil.com.