La suciedad que se esconde en un biberón o taza antigoteo

Alba Caraballo Folgado

Penny Powell fue de las primeras en publicar fotos sobre lo que realmente escondían los biberones y tazas con boquilla de los niños. Una buena amiga le contaba angustiada que su bebé siempre estaba enfermo. Un día el padre creyó saber dónde estaba aquello que estaba causando tantas enfermedades a su hijo, era... ¡su biberón!

Hicieron fotos a lo que encontraron y desde entonces muchos otros padres y madres han compartido instantáneas semejantes. Si tienes alguno de estos biberones, conviene que sepas el por qué de todo este revuelo.

Abrió una taza antigoteo y encontró... ¡moho!

Moho en biberones

Hay biberones y tazas que cuentan con un dispositivo antigoteo, se trata de evitar que el agua se desparrame por el bolso si salimos a dar un paseo. Sin embargo, este dispositivo, suele estar formado por dos partes de plástico unidas entre sí, es ahí donde puede acumularse humedad, que no es otra cosa que caldo de cultivo para hongos y moho.

Lo que esconde el antigoteo de una taza infantil

Cuando comenzaron las quejas de los padres, algunos fabricantes corrieron a explicar que sólo ocurría cuando los biberones se utilizaban para poner zumos o jugos en ellos, ya que estaban preparados para contener agua. Sin embargo, varias teorías contradicen esto, la principal es que allí donde exista humedad acumulada, es un lugar propicio para que bacterias y hongos campen a sus anchas.

¿Qué puede causar la exposición a este moho al niño? Esas bacterias pueden ocasionar irritación en la garganta, congestión nasal, mocos, tos, irritación en la piel, conjuntivitis...

Limpieza de biberones

Es posible que hayas puesto gesto de repugnancia mientras lees este artículo, pero ponte manos a la obra, si tienes una taza o biberón y no sueles abrir el dispositivo antigoteo para limpiarlo, no dejes pasar un segundo más.