Juegos con cuerda de toda la vida para los niños de hoy en día

Ideas para organizar divertidos juegos infantiles con la comba para tus hijos y sus amigos

Adriana Méndez

¿Alguna vez jugaste a la comba? Apuesto a que sí o, por lo menos, lo intentaste. Estos tradicionales juegos con cuerda, donde tenías que saltar por ti mismo o ir al compás de tus compañeros que la manejaban, solía ser uno de los entretenimientos favoritos de los niños. Sin embargo, poco a poco, el tiempo para jugar con cuerdas se ha ido reduciendo, y los niños ahora invierten más tiempo en los juegos tecnológicos.

Sin embargo, es una actividad que vale la pena que los padres rescatemos, ya que tiene muchos beneficios tanto físicos como emocionales. A continuación te proponemos algunos juegos con cuerda de toda la vida que también gustarán a los niños actuales y hablamos sobre las ventajas de este juego infantil. 

Tradicionales juegos con cuerda para los niños

Algunos juegos con cuerda para disfrutar con los niños

1. Saltos individuales o en conjunto
La forma más típica de saltar la cuerda o saltar a la comba, la cual puede hacerse individual o con dos amigos más que sostengan la cuerda por los extremos y la hagan subir y bajar mientras la tercera persona se encuentra saltando y tratando de mantener el ritmo.

Muchos niños y jóvenes incluso han ingeniado rutinas o trucos interesantes que se pueden lograr en estos saltos, pero para llegar a este punto siempre es necesario que, como padres promuevan la seguridad para evitar accidentes o lesiones graves. Siempre es mejor que los niños jueguen bajo supervisión.

2. Juego del doble salto
Esta actividad es un poco más complicada pero igualmente divertida que tus niños pueden desarrollar con el tiempo (y con mucha, mucha práctica). El juego consiste en que también dos personas se encuentren en ambos extremos, pero esta vez manejan dos cuerdas, intercambiándolas entre ellas en una sincronía perfecta para que no se enreden, mientras que la otra persona (e incluso hasta dos o tres personas) se mantenga saltando con ambos pies de manera constante y rápida entre las cuerdas para no tropezar con estas.

3. Juego del limbo
Este tradicionalmente se hace con un palo, pero también se puede ser creativo y en su lugar utilizar una cuerda, sostenida por dos personas en los extremos mientras varias personas van pasando inclinando el torso hacia atrás debajo de la cuerda, la cual mientras avanza el juego va bajando hasta que la persona no pueda inclinar más su tronco o se caiga al suelo. Como siempre decimos, ¡hay que supervisar a los niños mientras juegan! Así evitaremos sustos.

4. Juego de halar la cuerda
Este juego es súper divertido, pero se necesita fuerza y resistencia para lograrlo. Se basa en crear dos equipos con igual cantidad de participantes y se marca un centro imaginario entre ellos (aunque seguro los has visto hechos de lodo, tierra, agua, etc.). El punto del juego es halar o tirar la cuerda en sentido contrario al de tu equipo para hacer que el grupo contrario se debilite y caiga en el centro, ganando el equipo que se logre mantener en pie. Para evitar quemaduras en las manos, es mejor utilizar una cuerda de un tacto suave o usar guantes.

5. Juegos de saltos continuos
Este es un juego que debe hacerse con precaución, pero una vez dominado, ayuda mucho al desarrollo motriz y la agilidad mental de tus pequeños. Consiste en colocar la cuerda a unos centímetros del suelo para que el niño pueda saltarla e ir subiéndola poco a poco hasta llegar a una altura límite para saltar que no sea peligrosa.

Beneficios de practicar juegos con la comba

Cuáles son los beneficios de saltar a la comba para los niños

Además de divertidos, todos estos juegos infantiles tienen grandes beneficios para los niños. Estos son algunos de los principales.

- Mejora la condición física
Este beneficio es innegable ya que podemos visualizarlo con el paso del tiempo y mientras más se practica, gracias a que todo el cuerpo está en movimiento. Lo cual ayuda muchísimo a que tus pequeños se mantengan saludables de una forma entretenida, mejore su circulación, fortalece músculos y se prevengan futuras enfermedades o problemas como la obesidad infantil.

- Ayuda a la psicomotricidad
Para mantener el ritmo y la continuidad en los saltos sin tropezarse con la cuerda, es necesario tener un buen nivel de concentración, sentido espacial, equilibrio y coordinación motora. Capacidades que se desarrollan en la infancia y que generalmente utilizamos luego de forma automática.

Sin embargo, existen niños a los que se les dificulta coordinar correctamente sus miembros o son un poco más lentos en esto que otros niños, ya que no existe una ‘buena comunicación’ entre el cerebro y los miembros, por lo que una buena forma de corregirlo y entrenar para fortalecerlo es jugando a la cuerda, primero de forma lenta y corta por sí mismos y luego puede atreverse a juegos más complejos con amigos.

- Cultiva relaciones nuevas
Bien sean competencias sanas y divertidas entre amigos para ver ‘Quién dura más tiempo’ o para compartir la cuerda con ellos, el saltar la cuerda puede ser un excelente vehículo para crear nuevas relaciones con otros niños, perder el miedo a lo nuevo y adquirir un gusto por los juegos al aire libre y así mejorar sus habilidades sociales. Incluso puede ayudar a fortalecer las relaciones de padres e hijos, al practicar juntos estos juegos.

Vuelve a la vieja escuela y comparte estos divertidos juegos con tus niños.