Cómo se prepara tu hijo para la adolescencia (y qué necesita de ti)

El desarrollo sensorial, motor, afectivo y social de los niños de 8 a 10 años

Adriana Méndez
Adriana Méndez Psicóloga y escritora

El tiempo vuela a la hora de criar a los niños, ¿verdad? Abres los ojos y son unos pequeños bebés en tus brazos; parpadeas y ya han entrado en la pubertad y te están pidiendo un celular. En todo este proceso de aprendizaje y desarrollo, los padres debemos ser guía y acompañamiento de nuestros hijos para que puedan crecer con libertad e independencia. El primer paso para ello es comprenderles, por eso, en esta ocasión nos preguntamos cómo se preparan nuestros hijos para la adolescencia y qué necesitan de ti durante estos cambios.

Para ello, hacemos un recorrido por las distintas áreas del desarrollo de los niños de 8, 9 y 10 años (los conocidos como preadolescentes): el desarrollo cognitivo, plano sensorial y motor, mejora del lenguaje, etc.

Así se prepara tu hijo preadolescente para la adolescencia

Tu hijo se prepara para la adolescencia así

Cuando los niños llegan a la edad de 8 o 9 años, el mundo se convierte en un nuevo misterio, pues las comunicaciones se vuelven más fluidas y se comienzan a interesar en las interacciones sociales, mientras que su curiosidad se expande hacia temas más profundos. ¿Pero cómo se da su desarrollo hasta este momento anterior a la adolescencia?

Respetar el proceso natural que involucra cada una de las etapas del desarrollo infantil, es fundamental para que los niños crezcan con las habilidades y destrezas adecuadas para enfrentarse a la adolescencia y al mundo que les espera. Es necesario como padres conocer lo que se espera en cada una de estas fases, con la finalidad de brindar la estimulación necesaria y así, ayudar a los pequeños a transitar una infancia feliz y nutritiva.

A continuación abordamos el desarrollo y aprendizaje de los preadolescentes desde los distintos planos: sensorial y motor, el lenguaje, el área cognitiva y el desarrollo afectivo.

El desarrollo sensorial y motor de los niños de 8, 9 y 10 años

Desarrollo infantil de niños de 8 9 y 10 años

Aunque los niños aún son pequeños, con estas edades púberes ya están comenzando a apreciar su intimidad e independencias; gracias a que están cerca de la etapa de la preadolescencia, siguen necesitando de tu apoyo y guía. Lo más importante es demostrarles que puedes estar allí para ellos cuando necesiten hablar de algo o sentirse amados.

Para su beneficio motor, es fundamental tener una alimentación saludable y variada, que los llene de energía. Pero sobre todo, el ejercicio físico, como actividades o deportes, debe ser una constante en su vida; y como tienen una predisposición natural a esto, hay que aprovecharlo al máximo.

Debido a que están cerca de la adolescencia, los cambios físicos comienzan a aparecer, en especial en las niñas, quienes suelen desarrollarse antes. Por lo que no está de más hablar con ellos sobre esta evolución física, emocionales y hormonales que pronto llegarán. Esto hará que no sea tan traumática la transición de la infancia a la adolescencia.

Cómo es el lenguaje y lectoescritura de los preadolescentes

Prepararse para la adolescencia desde el desarrollo cognitivo

Podemos observar en esta etapa que los niños a partir de los 8 años pronuncian muy bien las palabras, aunque puedan existir fonemas que les cueste dominar. Esto es normal, ya que cada niño tiene su ritmo de aprendizaje.

La escritura y la lectura es mucho más fluida, al igual que su comprensión lectora y el uso de las distintas normas gramaticales. En caso de que aprecies que tu hijo o hija preadolescente sigue teniendo algunas dificultades que no consideras propias para su edad, puedes ponerte en contacto con su maestro o el pedagogo de su centro escolar.

El desarrollo cognitivo antes de la adolescencia

Niños que se preparan para ser adolescentes

A esta edad de los 8, 9 y 10 años, los niños son capaces de asumir mayores responsabilidades, sobre todo a la hora de realizar distintas tareas sencillas. Cada vez son más autónomos, lo que les permite participar de una manera más activa en los encargos domésticos que mejoran la convivencia en casa.

En referencia al área cognitiva, los preadolescentes poseen una mejor destreza en el área de lengua, matemáticas y ciencias, con problemas más desafiantes que estimularán su inteligencia. Su curiosidad innata le llevará a querer seguir aprendiendo cosas nuevas cada día.

Así mismo, son más que conscientes sobre las acciones positivas y negativas, debido a que se ha asentado el sentido de responsabilidad. Es importante, en este sentido, seguir trabajando la educación en valores.

El plano emocional y afectivo en tu hijo preadolescente

Las emociones y plano afectivo para preadolescentes

Si hemos trabajado la educación emocional, los preadolescentes ya están preparados para colocar nombres correctos a sus emociones y gestionarlas con conciencia. Esto no quiere decir que no existan frustraciones o rabietas, sino que ya no tendrán la misma intensidad que antes y se puede dialogar con ellos una vez que ha pasado la tormenta.

Como ya lo mencionamos, la interacción con los pares es más atractiva ahora para los niños, ya que el plano social se vuelve esencial. Esto se ve reflejado con los amigos que van haciendo y su búsqueda de aceptación. Otro rasgo importante es que a esta edad, los niños manifiestan sus deseos por más privacidad e independencia, pero al mismo tiempo buscan mantener la cercanía necesaria de sus padres.

En cuanto a los miedos o inseguridades que pudieron experimentar de pequeños, se van quedando atrás. Aunque esto da paso a ansiedades ante los nuevos cambios. La mejor forma de superar estas incomodidades, es ayudándoles a construir una fuerte autoestima.

Puedes leer más artículos similares a Cómo se prepara tu hijo para la adolescencia (y qué necesita de ti), en la categoría de Pubertad y preadolescencia en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: