6 guías para enseñar a los preadolescentes a gestionar sus emociones

Ideas para desarrollar la inteligencia emocional en la preadolescencia, es decir, de los 9 a los 13 años de edad

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

Nuestro hijo ya no es tan pequeño, se está acercando a la adolescencia, pero, por otro lado, aún no deja de ser un niño. La preadolescencia es, por lo tanto, una etapa en que las emociones son intensas y nuestro acompañamiento como padres, esencial. En esta ocasión nos centramos en descubrir algunos recursos que servirán de guía para que los preadolescentes aprendan a gestionar sus emociones. Si tienes niños entre los 9 y los 13 años, esta información relativa a su inteligencia emocional te va a interesar.

Desarrollar la inteligencia emocional en la preadolescencia

Trabajar la inteligencia emocional en la preadolescencia

Ayudar a nuestro hijo a gestionar sus emociones, significa entre otras cosas, ayudarle en el proceso de: conocerse a sí mismo e identificar sus emociones (autoestima y conciencia emocional), manejarlas (regulación emocional), desarrollar relaciones funcionales y positivas con los demás (habilidades sociales) y su capacidad de resolver problemas y tomar decisiones (resolución de problemas). Todo ello, sigue siendo muy importante para los niños preadolescentes.

Por supuesto, una parte importante estará dada por su propio temperamento, madurez y recursos intelectuales y emocionales, pero otra muy importante, dependerá definitivamente de nuestro acompañamiento como padres, ejemplo, guía y comunicación.

Para ayudar a nuestros hijos a partir de los 9 años, que se enfrentarán a la adolescencia en poco tiempo, debemos conocer más sobre algunos de los hitos de desarrollo propios de la preadolescencia. Si bien cada niño lleva su propio ritmo, conocer algunas de las características generales de estas edades nos ayudará a aproximarnos a ellos de una forma más certera.

Preadolescencia: los niños desde los 9 hasta los 13 años

La preadolescencia de los niños

Los niños en esta etapa de desarrollo, presentan las siguientes características:

- Están más conscientes de su cuerpo y pueden sentirse apenados o acomplejados por los cambios que empiezan a experimentar, especialmente las niñas.

- Se vuelven más conscientes de su imagen y dan mucha importancia a lo que opinan otras personas sobre ellos. Tal y como se explica en la guía 'Desarrollo de habilidades de comunicación para padres hispanos de niñas preadolescentes' de la Oficina Nacional de Estados Unidos para la Salud Femenina, es importante que los padres dialoguen con sus hijos para ayudarles a reforzar su autoestima o percepción sobre ellos mismos.

- Pueden empezar a disfrutar cosas que antes no les gustaban y a dejar de hacerlo con algunas actividades que normalmente les encantaban.

- Si bien los padres aún son una figura importante y de referencia a la que siguen necesitando, podrían empezar a cuestionar o refutar muchas de las cosas que les dicen.

- Es posible que no le cuenten a sus padres todo lo que les pasa, sino que los amigos y compañeros pasen a ser sus confidentes. Los padres tienen que tolerar y entender este paso no como una falta de confianza sino como un desarrollo en la autonomía.

- Se comparan continuamente y sienten más la presión de sus pares.

- Empiezan a necesitar su espacio y a ser celosos de su intimidad.

- Se muestran muy sensibles a lo que se dice de ellos delante de otros, y pueden sentirse muy mal si sus padres o los profesores señalan en público sus errores, sus miedos o inseguridades, etc.

- Es una etapa en la que comienzan a hacer preguntas sobre las relaciones íntimas y es recomendable hablar con ellos con claridad y responder a sus dudas con total naturalidad.

- Pueden presentar altibajos en los estados de ánimo, pero sin especial duración temporal.

[Leer +: Cómo hacer un pulpo reversible de emociones casero]

Que los preadolescentes aprendan a gestionar sus emociones

Enseñar a los preadolescentes a gestionar sus emociones

A continuación, algunas estrategias básicas para acompañar a nuestros hijos preadolescentes en este proceso de aprender a gestionar sus emociones.

1. Observación y modelado de los padres

El tipo de disciplina que ejercemos como padres, la forma en que se relacionan los miembros de la familia, las forma de llevar las discusiones, de tomar decisiones, etc., proporcionan a nuestros hijos importantes lecciones sobre manejo de emociones, resolución de conflictos, cooperación, competencia y oportunidades para aprender a responder a distintas situaciones.

De esta forma, es indispensable tener claro que los padres nos volvemos un modelo y ejemplo básico para el desarrollo de las competencias emocionales de nuestros hijos.

2. Responsabilidades y límites en la preadolescencia

Los padres de familia necesitamos adaptarnos de manera flexible a los cambios vitales que estará atravesando nuestro hijo, ajustando límites y normas y reestructurando roles y responsabilidades gradualmente, de forma empática y equilibrada, ya que estaremos estableciendo el marco para que ellos conozcan la importancia de cumplir las obligaciones y compromisos adquiridos, de asumir las consecuencias de los propios actos, sean buenos o malos, de manejar sus emociones, de resolver un problema y de tomarse un tiempo para prevenir las consecuencias de sus actos.

3. Escucha a tu hijo preadolescente sin juzgarlo

En esta etapa de la preadolescencia es esencial que escuches con atención aquellas cosas que tu hijo te cuente, ya sea que le hayan pasado a él o a alguien más. Antes de lanzar un juicio o una recomendación, debes preguntarle qué piensa él, cómo se siente, qué piensa, qué alternativas de solución considera, etc.

Los preadolescentes son muy susceptibles a nuestros juicios y si sienten que nuestra reacción los juzga o crítica o que imponemos nuestra visión, dejarán de contarnos. Por supuesto que puedes llevarlo a una reflexión, pero de forma suave, sin hacer juicios; incluso puedes contarle algo similar que tú hayas vivido y cómo lo resolviste. Esto hará que el canal de comunicación se mantenga siempre abierto y que tu hijo se acerque a ti a buscar apoyo cuando lo necesite.

4. Ayúdale a ver las cosas en perspectiva

Siempre que puedas, ayúdale a ver alguna situación que le afecte desde distintos puntos de vista para que pueda ser objetivo. Puedes usar la pregunta: ¿Si le hubiera sucedido a otro niño, que le aconsejarías?, ¿por qué crees que tu amigo reaccionó así?, ¿crees que en unos meses será importante?, etc.

[Leer +: Errores que cometemos con nuestro hijo adolescente]

5. Ante las emociones, hacer pausas

Ayuda a tu hijo preadolescente a tomar descansos, a detectar cuando sienta que está empezando a responder emocionalmente a una situación y enséñale a hacer una pausa. Si es posible, aconséjale que se aleje un momento, que respire, y una vez que haya tenido la oportunidad de calmarse, pueda decidir cómo quiere avanzar.

6. El truco de las tres preguntas

Podemos practicar con nuestros hijos estas tres preguntas rápidas antes de responder a una situación que les esté generando alguna emoción:

- ¿Es necesario decir esto?

- ¿Es necesario que lo diga yo?

- ¿Necesito decir esto ahora?

- En cambio, si es más introvertido y a menudo siente que desearía haberse expresado en un momento o situación específica, ayúdalo a preguntarse: ¿me arrepentiré de no hablar más tarde?

Las preguntas correctas pueden ayudar a cualquier persona a manejar sus reacciones emocionales y evitar arrepentimientos.

La etapa de la preadolescencia es maravillosa y sentará las bases bajo las cuales nos relacionaremos con nuestro hijo en la adolescencia. Mantengámonos cerca, hagámosles sentir lo mucho que los amamos y sigamos disfrutando el viaje.

Puedes leer más artículos similares a 6 guías para enseñar a los preadolescentes a gestionar sus emociones, en la categoría de Comunicación y socialización en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: