Diferencia del ritmo de maduración en niños y niñas

Cómo y por qué maduran de forma diferente niños y niñas

Madurar es un proceso mediante el cual crecemos y nos desarrollamos hasta llegar al punto de máxima plenitud. Es un proceso que no ocurre de un momento para otro, sino que aparece como desencadenante de un determinado hecho. 

La maduración en el ser humano se puede enmarcar en diferentes etapas: la infancia, la pubertad y la adolescencia. Sin embargo, hoy en día se considera que esta clasificación por etapas es rígida ya que según el niño, la educación recibida o la sociedad en la que vive puede variar la maduración. Pero, ¿maduran al mismo tiempo niños y niñas? En Guianfantil.com te lo aclaramos.

La importancia del cerebro en la maduración en niños y niñas

Diferencias de maduración entre niños y niñas

Está demostrado científicamente que la velocidad de maduración cerebral y física de los niños y las niñas es diferente. Existen diferencias de ritmo madurativo en el cerebro femenino y masculino, incluso desde el seno materno que determinan que las niñas maduran antes biológicamente y psicológicamente.

Las hormonas tienen un papel muy importante en dicho proceso configurador del cerebro. La testosterona en ellos, y el estrógeno en ellas afectan de tal manera que se da una función cerebral muy distinta en ambos.

Por ejemplo, la testosterona afecta tal manera que en el cerebro en los niños se desarrolla más lentamente el lóbulo izquierdo, responsable del pensamiento que el derecho, responsable del control de las relaciones espaciales. Debido a esto los niños son más hábiles para las matemáticas que para el lenguaje.

En cambio, el estrógeno afecta al desarrollo del cerebro de tal manera que facilita el desarrollo del lenguaje y a capacidades emocionales. Por ello, debido a las diferencias en la estructura cerebral, química corporal y las hormonas, los niños y las niñas de la misma edad podrían estar en diferente etapa del desarrollo. Sin embargo, con el tiempo uno alcanzará al otro.

Diferencias marcadas entre los cerebros masculinos y femeninos

Las niñas:

- Segregan más serotonina que es un neurotransmisor que se encarga entre otras funciones de inhibir la agresividad.

- Son capaces de estar atentas a más de una tarea.

- Son más hábiles en destrezas manuales.

- Son más disciplinadas.

Los niños:

- Producen mayores cantidades de testosterona, hormona que favorece la agresividad.

- Se centran en una sola tarea.

- Más hábiles en destrezas mecánicas y viso-espaciales.

- Muchos tienen problemas de disciplina y agresividad.

Están son algunas de las diferencias que se pueden dar. Es cierto, que estas diferencias son estereotipos a los que hay individuos que no se ajustan y aunque no lo hagan son perfectamente normales.

Otras diferencias madurativas entre niños y niñas

Otras diferencia marcadas entre los cerebros masculinos y femeninos que se desarrolla después de la pubertad es el desarrollo sexual. Sobre los 10-11 años los cambios físicos en las niñas se hacen más notorios que en los niños.

Como consecuencia del diferente funcionamiento hormonal las niñas comienzan a desarrollarse sexualmente a partir de los 8 (maduración de los senos) y 10 años (el periodo).

En los chicos el desarrollo sexual se da 2 años después que las niñas. Comienza con la evolución en la formación de los testículos, acompañado por cambios secundarios como el vello facial, cambio en la voz, etc.