Cómo se siente un niño con TDAH o TDA

Aprender a comprender a un niño con déficit de atención e hiperactividad

Casi siempre se habla de cómo es un niño TDAH en casa o en la escuela, de como lo sufren padres y profesores. Pero, ¿y el niño?, ¿cómo se siente un niño con TDAH o TDA? 

El TDAH es una condición del niño, algo que le viene dado y no elige ser así, sin embargo, continuamente se le juzga y se le culpa por esa condición. Se le regaña si no atiende, se le castiga sin tele porque se le olvidan los deberes y le gritamos cuando no podemos más.

Así se siente un niño con TDAH o TDA

Cómo se siente un niño tdah o tda

El niño hiperactivo tiene una historia que va cargada de esa visión de muchas personas cercanas (padres, profesores y compañeros) que con sus expresiones, gestos o actos le transmiten ese "lo haces mal", sin que él comprenda qué ha hecho mal.

Debemos recordar que los niños con TDAH o TDA no saben qué estímulos son relevantes y cuáles no. Les cuesta mantener el foco de atención en una cosa, por lo que, en la mayoría de las ocasiones, no es que no quieran hacer las cosas, sino que no saben qué tienen que hacer. Frecuentemente nos olvidamos de la inmadurez emocional que estos niños tienen y la vulnerabilidad que manifiestan.

Para ello es bueno una intervención psicoeducativa que les permita percibir mejor la interacción con su medio (padres, profesores, compañeros) y aprendan a manejar las emociones que esta interacción les producen.

Cómo entender a un niño con TDAH o TDA

Entender las emociones que fluyen en los niños hiperactivos es fundamental para facilitarles su deseo de mejora. Las emociones pueden ser positivas (se estimulan con gestos positivos pequeños que perciban en el profesor, en sus padres, en sus hermanos, en sus amigos), pero también son más sensibles que otros niños a captar en sus personas cercanas gestos, palabras, tonos, que les transmiten una emoción negativa.

Vamos a poner un ejemplo, Carlos es un niño que cursa 2º de primaria y está diagnosticado de TDAH de tipo combinado, (hiperactivo e impulsivo).

En clase lo más repetido por los profesores es su nombre: "Carlos". Carlos se sienta en primera fila, como aconsejan los expertos, y aún así, Carlos se despista y juega con los compañeros. Alguna que otra vez le han dicho eso de "si no atiendes es porque no quieres", porque claro, está en primera fila, tiene la agenda llena de notas de los profesores porque no trae los deberes o no los apunta en la agenda.

Además en casa sucede lo mismo: "atiendes lo que quieres, porque para jugar con la tablet, no te despistas" u "otra vez te has olvidado el cuaderno, si sabes que siempre lo tienes que traer", o "no te levantes, te lo he dicho 10 veces".

En general, se pasan el día escuchando un discurso negativo sobre ellos, y eso, afecta al concepto que tienen de sí mismos, a su autoestima y a su comportamiento. Muchas veces se sienten incomprendidos, esto asociado a los problemas escolares, vuelve a estos niños frágiles emocionalmente.

Por no hablar de cómo viven ellos la condición de TDAH, de no poder parar aunque quieran, de no poder atender aunque quieran o de no acordarse de las cosas aunque lo intenten.

Así que en general, podemos decir que no es fácil vivir siendo TDAH o TDA Es fundamental la comprensión del problema para poder ofrecer al niño la ayuda necesaria tanto en casa como en el colegio y quitarle esa etiqueta que muchas veces se ponen de "yo no soy capaz". 

No sólo es saber del TDAH, sino comprender al niño con TDAH o TDA y ponernos en su lugar. ¿Cómo me sentiría yo si fuera él?