Conductas disruptivas más comunes en niños que todo padre debe conocer

La importancia de la comunicación verbal y no verbal para cambiar y mejorar estos comportamientos en nuestros hijos

Claudia Johana Mesa Córdoba

Si pensamos en la educación de un niño, podríamos hablar de una y mil formas de hacerlo. Lo que para un padre es correcto y acertado para otro no lo es. Se suele decir la típica frase de ‘cada maestrillo tiene su librillo’ y aunque es verdad que cada padre tiene sus trucos es indispensable que adquiera los conocimientos necesarios para poder guiarle y evitar ciertas conductas disruptivas

Las conductas disruptivas más comunes en niños

conductas disruptivas en niños

Educar a un niño feliz no es fácil y menos en tiempos cambiantes donde la tecnología esta cada vez más presente, distrayendo al ser humano de las relaciones personales. De ahí la importancia de ser padres consientes que busquen alternativas cuando observan en sus hijos comportamientos inadecuados, evitando así conductas disruptivas que les impidan brillar en su entorno social y escolar.

Antes de que se produzcan las conductas disruptivas, los niños pasan por varias etapas como por ejemplo, diferenciar entre lo bueno y lo malo, desafiar y comprobar los límites. Si estas fases no se han  instaurado correctamente, se generan los malos hábitos que finalmente son los que desencadenan las malas conductas.

¿Cuándo se podría decir que tu hijo tiene una conducta disruptiva? Principalmente ocurre cuando el niño no obedece órdenes de los adultos y las desafían constantemente, desembocando actitudes como dar golpes, gritar, darse la vuelta mientras le hablamos, mostrarse impaciente...

En el proceso de desarrollo psicológico y físico, tu niño pasará con mayor o menor medida por todas las etapas y es aquí donde los padres podrán comprobar la eficacia de la educación que están dando a sus hijos. Niños con buenos hábitos, buen comportamiento, felices y auténticos será la recompensa por su esfuerzo.

Algunos de los factores que influyen en la aparición de estos comportamientos, según señala el informe ´Propuestas de intervención ante las conductas disruptivas en la educación segundaria obligatoria', elaborado por Pedro Jurado de los Santos (Universidad Autónoma de Barcelona. Facultad de Ciencias de la Educación. Bellaterra (Barcelona), España) y María Delia Justiniano Domínguez (Universidad Católica Boliviana. Facultad de Educación. La Paz, Bolivia), la falta de motivación, de interés y de expectativas relacionadas con los estudios se conforman como las variables principales que influyen en la aparición de estas conductas disruptivas, además de la cultura y las expectativas de los padres.

¿Cómo puedes evitar que tu niño tenga conductas disruptivas?

evitar conductas disruptivas en niños

Me gustaría compartir contigo cinco aspectos importantes que te ayudarán en las etapas de descubrimiento y que evitarán conductas que entorpezcan la felicidad de tu pequeño.

1. Marca límites definidos y claros
Que el niño tenga claro hasta donde puede llegar le da seguridad y evita malos entendidos. Por ejemplo, si vas a un lugar en el que debe guardar cierto comportamiento, dile que esperas de él.

2. Muéstrate firme en los  límites marcados
Cada amenaza o promesa no cumplida es un paso atrás a tu autoridad. Por ejemplo, si le dices que no verá televisión si no recoge, debes cumplirlo. Si el niño después quiere pedir disculpas, acéptalas con buen ánimo y dile que te alegras de que el próximo día pueda verla. No cedas, tu pequeño seguro que es muy listo y sabrá cómo hacerte cambiar de opinión.

3. Premia los buenos comportamientos sin excederte
El niño debe comprender que los premios son algo puntual y que tener buen comportamiento es una obligación y no una elección.

4. Ofrece apoyo emocional
No olvides que ellos están aprendiendo y que tú eres el mejor antídoto ante situaciones de frustración. Ellos confían en ti, haz que lo sientan, apóyales y dales mucho amor.

La importancia de la comunicación para mejorar y cambiar conductas inadecuadas

la comunicación para mejorar conductas disrup

La comunicación entre padres e hijos debe de ser fluida y eficaz, y es que la base de una buena relación es una buena comunicación, la cual será la mejor aliada para poder guiar a tus hijos. ¡Aquí te dejo algunos trucos!

 - Elige siempre palabras que aporten valor a la autoestima del niño. ¡Las frases positivas incentivan el buen comportamiento!

- Corrige positivamente. Si tiene un mal comportamiento, corrígele recordándole el día que lo hizo bien. Si se equivoca en alguna expresión o palabra, no remarques lo que ha dicho mal, mejor repita la palabra bien y ellos lo entenderán.

- Evita generalizaciones. Hay frases que dañan emocionalmente al niño y no le hace sentirse valorado. Por eso, evita generalizaciones del  tipo: ‘siempre haces lo mismo’, ‘todos los días tengo que decírtelo’ o ‘nunca obedeces’.

- Haz uso de la escucha activa. Detrás de un mal comportamiento hay una o varias emociones que tu hijo no sabe gestionar. Olvida los juicios, lo que es correcto o no y deja que exprese lo que siente. Asiente con algún gesto para que el niño se sienta escuchado y cuando termine plantea un feedback o solución empática.

- Recurre a la comunicación visual. Una mirada atenta incentivará a tu pequeño a expresar sus sentimientos y creará un ambiente confiable para que puedas guiarle.

- Controla los gestos de tu cuerpo. Una postura rígida y un ceño fruncido no deja espacio para que fluya una comunicación efectiva. Respira profundo y muéstrate abierto desde la tranquilidad.

Puedes leer más artículos similares a Conductas disruptivas más comunes en niños que todo padre debe conocer, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.