Las malas conductas de los padres hacia los hijos

Cómo influye el mal comportamiento de los padres en la educación y salud de los niños

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Por lo general, los padres siempre hablamos más de lo bueno que hacemos a nuestros hijos que de lo malo. Como cada fin de año, me suelo poner más reflexiva sobre las actitudes que tengo hacia mis amigos, mi familia y mi hija.

Creo que es importante reconocer lo que hacemos bien y lo que hacemos mal, y a partir de ello emprender oportunos y necesarios cambios, en favor de una buen convivio con nuestros hijos ¿Qué podemos hacer de malo a nuestros hijos? Te mostramos cuáles son las malas conductas de los padres que perjudican a los niños.

20 conductas de los padres que hacen daño a los hijos

Padres no se hablan

Estoy segura de que está en nuestras manos el bienestar de los niños. Sabemos, de sobra, cómo educarles y cuidarles. Sin embargo, ¿somos conscientes de lo malo que les hacemos con algunas actitudes y conductas? Sigue, para una reflexión, algunas formas con las que creo que los padres podemos hacer mucho daño a nuestros hijos:

1- Darles todo, absolutamente todo lo que ellos quieran

2- No tener tiempo para estar ni jugar con ellos

3- Discutir con la pareja delante de ellos

4- Prometerles algo y no cumplir con lo prometido

5- Reconocer solo a sus errores que sus aciertos

6- Exigirles conductas que tu no las tienes con ellos, como por ejemplo, decir palabrotas, ofender a los demás, no compartir

7- Ignorar a los niños. Dejarles crecer sin límites, sin apoyo ni supervisión

8- Exigirles con demasiada dictadura, sin tolerancia ni flexibilidad, y sin dejar espacio para errores

9- Permitirles que falten al respeto a los demás y a ti

10- No enseñarles a que tengan compromisos en las tareas del hogar

11- No permitirles que traigan amigos a casa o que se vaya a la casa de sus amigos

12- Dejar que los niños vean y/o escuchen cualquier tipo de película o música. O que estén todo el día frente al ordenador o la televisión

13- No ocuparte de los cuidados con su alimentación, higiene, de sus deberes o de sus temas

14- Negarte a contestar a sus preguntas sobre temas delicados como la muerte, el sexo, etc.

15- Repetir, una y otra vez, sus errores del pasado. Rotularles por un mal comportamiento que hayan tenido

16- Permitir que los niños mientan, roben o engañen. Que peguen, muerdan o hagan daño a los demás, sin interferencia ni orientación

17- No interesarte por lo que hacen los niños en el colegio. No estar al tanto de las demandas de sus profesores y de las reuniones del colegio

18- Hacerles saber que no crees en ellos, ni en lo que hacen. No felicitarles por lo bueno que hacen

19- Negarles cariño y afecto. Negarles comunicación, expresión e ilusión

20- Abusar de los niños emocionalmente, sexualmente o físicamente

Hay muchas más actitudes que hacen daño a la salud y a la educación de los niños, pero hemos considerado que estas 20 son las que más perjudican a los pequeños. Y tú, ¿conoces alguna otra situación o actitud que pueda hacer daño a los hijos?

5 buenas actitudes de los padres que benefician a los hijos

actitudes de los padres que hacen muy bien a los hijos.

Muchos padres se preguntan qué cualidades deberían tener y que fuesen un modelo para sus hijos. ¿Cómo ser un buen padre y una buena madre? ¿Qué actitudes deben tener para conseguir el bienestar de los niños? Toma nota de estas actitudes que tienen los padres y que hacen los hijos más felices:

1. Estar presente
Es necesario que los padres encuentren un momento al día, aunque sean 10 minutos, para estar exclusivamente con los hijos. Charlar, contar cuentos, cantar, jugar... hacer lo que sea con ellos. Los niños se sentirán abrazados y que son parte importante de la vida de sus padres. Es más, ellos aprenderán que este momento es bueno para ambos. Y cuando los padres sean mayores, los hijos también tendrán un tiempo para ellos.

2. Saber escuchar con amabilidad
No es lo mismo oír que escuchar a los hijos. Es necesario que los padres se pongan a la altura de sus hijos y usen de la empatía a la hora de escuchar lo que los niños les quieren decir o contar. La buena escucha hará con que los niños aprendan a tener confianza en los padres. Ellos deben saber que en su padre o en su madre hay un puerto seguro, un refugio adonde ellos se sienten comprendidos, seguro y a gusto.

3. Crear un equipo entre todos
Los padres deben saber agregar a todos de la familia. Para ello es necesario que todos aprendamos unos con otros, que solucionemos juntos los posibles conflictos y problemas, y que haya buena comunicación. Que todos estamos en el mismo 'barco', en momentos buenos o no tan buenos.

4. Ser flexibles y coherentes
Los niños necesitan saber qué esperan sus padres de ellos. Necesitan de padres equilibrados y con control. Para ello, los padres deben aplicar disciplina, orden y normas a las tareas y actividades de la familia. Deben coger el timón y dar una dirección. Eso hará con que los hijos confíen y se sientan más a gusto de hacer parte de esta familia.

5. Ser un ejemplo
Los padres deben ser un modelo de paciencia, de respeto, de tolerancia y amabilidad. Son valores que no deben faltar en el día a día de la familia. Son valores que los niños solo aprenderán con el ejemplo de sus padres. Los niños lo ven y escuchan todo, así que mucho cuidado con lo que hacéis delante de ellos.

Puedes leer más artículos similares a Las malas conductas de los padres hacia los hijos, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.