El escarabajo refunfuñón. Cuento en pictogramas para cambiar conductas

Herramientas para modificar o cambiar el mal comportamiento de los niños

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Hay niños que se pasan todo el día enfadados y por más que intentamos los padres cambiar esta actitud, ¡no hay manera! Si es tu caso te recomendamos que les cuentes la historia de 'El escarabajo refunfuñón', un animal un poco quisquilloso y protestón que se dio cuenta de que su comportamiento era absurdo. Además de ayudarte a cambiar la conducta de tu hijo, esta versión en pictogramas os ayudará a mejorar su velocidad y capacidad lectora. ¡Es genial!

El cuento de 'El escarabajo refunfuñón' en pictogramas

cuento en pictogramas para niños

Hay cuentos que deberíamos leer a nuestros hijos por lo divertido de la historia o porque quizá fue uno de nuestros favoritos cuando éramos pequeños. Pero luego están aquellos que debemos contar por la enseñanza que encierran y lo que de ellos pueden aprender.

Este es el caso de 'El escarabajo refunfuñón', un relato que muestra a los niños (y a los mayores, porque nosotros podemos sacar muchas cosas en claro con esta historia) las consecuencias que sus actos y, sobre todo, su mal comportamiento puede tener para él. Seguro que a tu retoño le encanta jugar y no les gustaría que su conducta fuera motivo para quedarse solo, ¿verdad?

Y para que ese momento de sentarnos a descubrir qué le pasa a este 'antipático animal' sea aún más educativa, te hemos hecho una versión en pictogramas, para que los niños que están empezando a leer (recomendado a partir de los tres años) también practiquen esta habilidad. ¿A que es genial?

cuento del escarabajo refunfuñón

Había una vez un escarabajo refunfuñón, antipático y maleducado. Este comportamiento hacía que todos se alejasen de él. Un día se levantó de mejor humor y con ganas de jugar y le preguntó a pato si quería jugar con él, pero no podía porque éste había quedado en el puente del río con su amigo ganso para saltar en el agua.

El escarabajo miró alrededor y vio a topo y le dijo lo mismo que a pato, pero la respuesta fue igualmente negativa porque topo tenía prisa, ya que había quedado con ratón.

Sapo viendo que todos evitaban jugar con él, se acercó a escarabajo y accedió a jugar con el escarabajo. Corretearon por el bosque jugando al escondite entre los troncos y las hojas caídas de los árboles pero, a los pocos minutos escarabajo le insultó.

El sapito, que no había hecho ninguna trampa, se alejó muy triste y llorando de allí, sin entender nada. Todos los animales lo vieron y se apenaron mucho por sapito. El escarabajo estuvo tres horas buscando al sapito por todo el bosque, hasta que comprendió que había abandonado el juego. De camino a su casa, escuchó a unos animales hablar mal de él.

Esa noche, por primera vez, el escarabajo no pudo dormir pensando en su mal comportamiento. Al día siguiente fue a buscar al sapito a la charca y le pidió perdón. Cuando los demás animales vieron su arrepentimiento salieron de sus escondrijos y le preguntaron si quería jugar con ellos. El escarabajo se sintió tan bien que, a partir de ese día, se volvió amable, alegre y educado y ahora nunca está solo.

Ejercicios de compresión lectora sobre este cuento en pictogramas

ejercicios de compresión lectora

No se trata de hacer un examen sobre este cuento, pero sí de comprobar si tu hijo ha estado atento a este cuento y ha captado el mensaje del mismo. Para ello, te proponemos hacer con él los siguientes ejercicios de compresión lectora:

1. Verdadero o falso
- El escarabajo era un animal muy educado y atento.
- Tanto pato como topo estaban encantados de jugar con escarabajo.
- Sapo aceptó jugar al escondite con escarabajo.
- Escarabajo se enfadó con sapo, pero terminó pidiéndole perdón.

2. La respuesta correcta
- ¿Qué quería hacer escarabajo con los demás animales: ir a comprar comida o jugar?
- ¿Qué dos animales negaron la propuesta de escarabajo?
- ¿Por qué al final el resto de animales quiso jugar con escarabajo?

3. La palabra exacta
¿Qué adjetivos (buenos y malos) describen el comportamiento de escarabajo al principio del cuento y al final?

Herramientas para modificar el comportamiento de los niños

cambiar comportamiento

Los padres podemos utilizar los cuentos para cambiar la conducta de los hijos, pero a nuestra disposición tenemos también otras herramientas educativas.

- La técnica del sandwich
Esta propuesta se basa en los elogios y nunca en los castigos, y es que a través de una crítica constructiva los padres pueden conseguir que su hijo deje, por ejemplo, de morder o de pegar a sus hermanos. Solo hay tres pasos: un elogio sincero, una petición de cambio de conducta y, por último, un agradecimiento.

- Tablas de incentivos
La motivación es un ingrediente básico para que el niño modifique su comportamiento o  para conseguir que el chaval vaya dejando atrás malos hábitos y adquiera rutinas positivas y saludables. Para conseguirlo, las tablas de incentivos nos pueden ayudar mucho.

- Practicas de mindfulness
El origen de una conducta agresiva puede estar provocada por estrés y/o ansiedad, es decir, por la preocupación de cosas que ocurrieron en el pasado o que pasarán en el futuro. El niño no está viviendo el momento presente, no está en el aquí y el ahora. A través de la realización de ejercicios de mindfulness, el niño tomará conciencia, se centrará, parará, pensará y las rabietas pueden llegar a desaparecer.

Más cuentos para cambiar la conducta de los niños

Los cuentos son un excelente recurso educativo porque además de transmitir valores pueden ayudar a los niños a cambiar su comportamiento y evitar tener actitudes negativas con los demás, como la del escarabajo de nuestro cuento. ¡Aquí tienes más ideas de bonitas historias para enseñarles a tus hijos!

Puedes leer más artículos similares a El escarabajo refunfuñón. Cuento en pictogramas para cambiar conductas, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.