El escarabajo refunfuñón. Cuento para niños que siempre están enfadados

Un cuento que puede ayudar a cambiar una emoción muy frecuente en los niños: el enfado

Marisa Alonso Santamaría

Hay niños que tienen un mal comportamiento hacia otros compañeros, les hablan mal, son antipáticos, no comparten o les dejan solos cuando menos lo esperan. Si tu hijo suele mostrarse enfadado, quisquilloso o protestón con otros niños, es hora de leerle este cuento infantil: El escarabajo refunfuñón, un precioso cuento para niños que siempre están enfadados, que se sienten frustrados.

Cuento corto para niños enfadados. El escarabajo refunfuñón

 el escarabajo refunfuñón. Cuento infantil

Siempre estaba enfadado por algo y todo el mundo de su alrededor lo sabía. Era un escarabajo refunfuñón, antipático y maleducado y, por eso, todos se alejaban de él.

Un día, cosa extraña, se levantó de mejor humor y con ganas de jugar.

— ¿Vienes a jugar conmigo? — le preguntó a un pato.

— ¡Uy, no puedo!, he quedado debajo del puente del río con mi amigo ganso, tengo mucha prisa — contestó el pato metiéndose al agua de un salto.

El escarabajo miró alrededor y vio un topo.

— ¿Te apetece  jugar un rato conmigo? — le preguntó.

— No puedo, me espera mi amigo el ratón, tengo mucha prisa, — dijo el topo enterrándose en la tierra sin volver a asomar.

Después vio a una mariposa volando tranquilamente sobre un jardín.

— ¿Quieres jugar conmigo? 

— Lo siento, he quedado con la libélula y ya llego tarde — contestó la mariposa.

—¿Jugamos un rato? — preguntó molesto a un pequeño sapo viendo que todos evitaban jugar con él.

El sapito apenado por lo que estaba sucediendo accedió a jugar con el escarabajo.

Corretearon por el bosque jugando al escondite entre los troncos y las hojas caídas de los árboles pero, a los pocos minutos...

— ¡Serás tramposo sapo feo y de ojos saltones!

El sapito, que no había hecho ninguna trampa, se alejó muy triste de allí sin entender nada. Todos apenados lo vieron.

El escarabajo estuvo tres horas buscando al sapito por todo el bosque hasta que comprendió que había abandonado el juego.

De camino a su casa escuchó a unos  animales hablar de él:

Ese escarabajo es tan antipático y tiene tan mal humor que siempre va a estar solo. Él solito se lo ha buscado. ¡Pobre sapito!, se ha ido llorando a la charca.

Esa noche, por primera vez, el escarabajo no pudo dormir pensando en su mal comportamiento. Al día siguiente fue a buscar al sapito a la charca y le pidió perdón. Cuando los demás animales vieron su arrepentimiento salieron de sus escondrijos y le preguntaron si quería jugar con ellos.

El escarabajo se sintió tan bien que, a partir de ese día, se volvió amable, alegre y educado y ahora nunca está solo y tiene tantos amigos que juega a todas horas.

Actividades de comprensión lectora para niños

actividades de compresión lectora

Si después de leer este cuento tu hijo no es capaz de contar la historia con sus palabras es que ha de ganar habilidades de comprensión lectora. Podéis volver a leerlo y ayudarle después con estos divertidos ejercicios.

1. Preguntas
Pongamos a prueba la memoria de tu pequeños con estas cuestiones sobre el cuento de 'El escarabajo refunfuñón?

- ¿Quién es el protagonista de esta historia?
- ¿Por qué los demás animales no querían jugar con él?
- ¿Qué animal finalmente accedió a jugar?
- ¿Qué ocurrió al final del cuento? 

2. Verdadero o falso
Ahora es el momento de saber si te estamos mintiendo o no. De las siguientes afirmaciones que te presentamos, ¡dinos cuál es verdadera y cuál es falsa según la historia del cuento!

- El escarabajo era muy simpático con todo el mundo y se portaba siempre muy bien.
- Sapito accedió a jugar con escarabajo.
- El escarabajo no pudo dormir por su mal comportamiento.
- Sapito pidió perdón a escarabajo por haberse ido del juego.

3. El cuento se ha vuelto loco
¿Te imaginas que el ordenador se vuelto loco y cambia todos los párrafos de sitio? Échale una mano y pon en orden la historia.

- Después vio a una mariposa volando tranquilamente sobre un jardín.
- El escarabajo se sintió tan bien que, a partir de ese día, se volvió amable, alegre y educado.
- Corretearon por el bosque jugando al escondite entre los troncos y las hojas caídas de los árboles pero, a los pocos minutos...
- El escarabajo miró alrededor y vio un topo.

Más cuentos para cambiar la conducta de los niños

cuentos para las conductas de los niños

Quizás tu hijo no refunfuña tanto como el protagonista de nuestro cuento, pero a lo mejor lo que le ocurre es que tiene baja tolerancia a la frustración o que no sabe cómo controlar las rabietas. Para todos ellos, tenemos estos cuentos que te ayudarán a cambiar la conducta de tu pequeño.

- El cuento que no quería escribirse
La frustración es una emoción más con la que los niños (y los adultos) tenemos que vivir, pero a veces resultado difícil controlarla, ¿verdad? Si no sabes cómo hablar de ella a tu hijo, prueba a contarle este cuento.

- El erizo Pinchón
Todos los niños pasan a lo largo de su desarrollo y crecimiento por varias crisis madurativas donde las rabietas son constantes. Algo parecido a lo que le ocurre al protagonista de 'El erizo Pinchón'.

- Leo y su bicicleta
El enfado y la frustración son dos emociones que van de la mano. ¿Qué pasa cuando tu hijo intenta una cosa varias veces que no sale como a él le gustaría?

- La pesadilla de Carola
Con la lectura de esta historia no solo buscamos que el niño cambie su comportamiento sino también que reflexione sobre él.

- La princesa enfadada
Cuánto tiempo perdemos en nuestro día a día sin ser felices por estar con un mal gesto en la cara. Y es que no nos damos cuenta de que una sonrisa es la mejor herramienta para enfrentarse a la vida.

- Cuando estoy muy enfadado
En esta ocasión te proponemos un poema. Estos versos resultan muy útiles para que los niños aprendan a identificar qué provoca la emoción del enfado en su cuerpo: aprieto los puños, me brillan los ojos...

Puedes leer más artículos similares a El escarabajo refunfuñón. Cuento para niños que siempre están enfadados, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.