¿Por qué los niños de hoy en día se enfadan tanto y tan intensamente?

Dos infalibles estrategias para ayudar a nuestro hijo a canalizar al emoción del enfado

¿Tu hijo se enfada por todo? ¿Se golpea? ¿Grita, tira cosas o incluso pega? ¿No sabes cómo controlar su frustración o enfado? ¿Por qué será que los niños de hoy en día se enfadan tanto y tan intensamente? Begoña Ibarrola, psicóloga, nos ofrece algunas valiosas herramientas para ayudar a los niños a controlar y gestionar esta emoción que a los padres nos desborda.

La razón por la que los niños de hoy en día se enfadan tanto

el enfado de los niños

El enfado es una emoción que surge cuando nos encontramos con un obstáculo en el camino para conseguir algún deseo o cuando alguien lesiona o vulnera nuestros derechos. El enfado también surge cuando nos hemos esforzado mucho y no hemos conseguido lo que queríamos. Es una emoción súper normal, es más, todas las personas del mundo nos enfadamos en algún momento del día y, cuando alguien no se enfada, es que está reprimiendo ese sentimiento y eso no es algo bueno.

El enfado es la emoción que más energía tiene y, por ello, nos da miedo cuando explota, tememos que pueda acabar en una conducta violenta. Los niños se enfadan por muchas cosas, los adultos también, sin embargo, parece distinto pues los niños aún no tienen madura una parte de su cerebro que es la corteza pre-frontal, encargada de la gestión emocional. Por ello, los enfados de los peques de la casa son enormes, de una intensidad brutal. Puede que incluso el adulto tenga que intervenir para que el niño o niña no se haga daño o no haga daño a los demás.

El enfado lo vemos con miedo porque tenemos la idea de que va a terminar con violencia, pero no tiene por qué. Esto es importante que los padres lo tengan en cuanto para ayudar al niño a canalizar esta emoción. Lo bueno, y lo que tenemos que hacer, es ayudar a nuestro retoño a intentar reconocer el motivo del enfado, que el pequeño verbalice las causas de su enfado.

Por otro lado, tenemos que enseñarle a salir de su enfado, tenemos que encontrar la manera de que su enfado no se desborde pues cada enfado, cada emoción, tiene un nivel de intensidad. Cuando empieza a subir, entra la ira, la explosión, por eso, tenemos que usar herramientas para que pare a tiempo.

¿Qué podemos hacer los padres para ayudar a nuestros hijos a manejar ese enfado?

herramientas para ayudar al niño a reprimir el enfado

Entonces, ¿cuáles son esas herramientas que podemos aportar los padres a los niños para manejar ese enfado? Hay una que es muy sencilla: la prevención. Si vemos que se va a enfadar, actuaremos antes con técnicas de relajación.

Lo ideal es que sea el niño el que detecte que se está enfadado, que sepa cuándo su nivel de enfado está creciendo y, por lo tanto y para evitar que acabe en una explosión, haga algo. Puede, por ejemplo, alejarse del lugar, de la persona, hacer algo que le distraiga como cantar, bailar, coger su juguete favorito... Diremos entonces que podemos usar dos estrategias.

- La primera es la descarga de energía: cantar, moverse o hacer deporte relaja mucho. La adrenalina generada por el enfado se libera por dos mecanismos: la orina y el sudor. Entonces, beber mucha agua, favorece que la adrenalina salga del cuerpo cuanto antes y hacer algo que me ayude a sudar también.

- La otra estrategia sería la que hemos comentado antes: prevenir. Cuando el niño o niña detecte que se está enfadando mucho, hay que decirle que cambie su ritmo de respiración. Puede imaginarse un lugar de calma como una playa o una cueva secreta. También puede, como nos explican en el informe 'Cómo manejar la ira y el enfado de los niños y niñas' dibujar algo en concreto que les apetezca en ese momento, o hacer algo libre y abstracto que sientan. Y si son niños mayores, ayudarles a escribir cómo se sienten. Con estas propuestas lo que está haciendo es, mentalmente, bajar la intensidad de su emoción.

El error de reprimir la emoción del enfado en los niños

reprimir el enfado

Se trata de canalizar esa sensación para sacarla por una vía no dañina, por eso nunca debemos reprimir una emoción de este tipo porque de lo contrario se produce la implosión. La implosión, esto es muy importante, puede ser la puerta a una depresión. Tragarse los enfados es muy peligroso. ¿Sabéis lo que decían los chinos? ¡El que grita no se deprime!

Es muy bueno desfogarse y decir cómo nos sentimos, pero hay que tener en cuenta que los peques necesitan dejar salir su enfado, por eso, muchas veces gritan, muerden, tiran del pelo, golpean... Si les damos las herramientas que hemos dicho antes, podrán canalizar su enfado a través de otra vía menos agresiva.

Ese enfado tienen que manifestarlo de forma física, en el momento en el que empiezan hablar: 'Estoy enfadado' y es ahí cuando están comenzando a regular su enfado, ¡es algo maravilloso! Desde el mismo instante en que saben dar a la emoción el lugar que le corresponde ya están bajando el nivel de su enfado.

Más actividades para trabajar el enfado con los niños

Una fábula sobre la empatía: El enfado de Roqui Una fábula sobre la empatía: El enfado de Roqui. Te ofrecemos una fantástica fábula sobre la empatía para educar en valores a los niños. Se llama El enfado de Roqui, y cuenta la historia de un enfado entre amigos de animales en un parque. Fábula con ilustraciones en forma de vídeo para enseñar a los niños.

La princesa enfadada. Cuentos para niños La princesa enfadada. Cuentos para niños. Cuento de la princesa enfadada. Este cuento para niños enseña lo importante que es hacer amigos para ser feliz y no estar siempre enfadado para poder tener amigos. Cuentos de princesas diferentes para que los niños aprendan a sonreír y no enfadarse tanto que enseña el valor de la amistad.

Pulpo reversible casero con emociones para niños. Pulpitos de goma eva Pulpo reversible casero con emociones para niños. Pulpitos de goma eva. Hacemos paso a paso un pulpo reversible con emociones para trabajar la inteligencia emocional de los niños. Dentro de nuestras manualidades de juguetes caseros, te enseñamos cómo hacer este pulpito de goma eva DIY con las que tus hijos aprenderán a expresar sus emociones de unan forma más sencilla.

La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en los niños La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en los niños. Toma nota y haz la prueba: te ofrecemos la pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en los niños. Aprende a manejar una rabieta o enfado infantil. Puedes hacer la prueba con este sistema, muy efectivo según numerosos padres. Prueba si también funciona con tu hijo.

El enfado. Poema infantil con rima El enfado. Poema infantil con rima. Esta poesía corta para niños trata sobre el enfado. Las poesías son transmisoras de valores y una herramienta muy útil para explicar a los niños palabras complejas, como las que definen a los sentimientos. Un poema corto y con rima, un recurso educativo en lo que se refiere a las emociones de los niños.

Técnicas para enseñar a los niños a controlar sus enfados Técnicas para enseñar a los niños a controlar sus enfados. Gestionar las emociones no es algo fácil para los niños, especialmente cuando se trata de la ira o el enfado. Esta emoción les embarga y no pueden controlarla en la mayoría de los casos. te enseñamos cómo puedes enseñar a los niños a controlar sus enfados o ira. Gestionar las emociones es básico para que los niños tengan un correcto desarrollo emocional.

Puedes leer más artículos similares a ¿Por qué los niños de hoy en día se enfadan tanto y tan intensamente?, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: