El enfado de Roqui. Fábula moderna para niños sobre la empatía

Cuento infantil sobre los enfados

Los conflictos entre los niños son habituales porque en la mayoría de los casos hay malentendidos. Dialogar con la otra persona para saber su punto de vista, o darle la oportunidad de explicar sobre un hecho suele ser la mejor manera de resolver los problemas.

La tortuga Roqui estaba enfadadísima porque el erizo Púa le había hecho daño y se había colado en la fila de los columpios ¿por qué pudo hacer eso Púa?

Esta fábula moderna para niños nos ayudará a explicar a los niños porqué deben dialogar para resolver los problemas.

Fábula moderna para niños sobre la empatía y los enfados 

El enfado de Roqui. Fábula moderna para niños

La tortuga Roqui estaba muy disgustada con el erizo Púa. Cuando los dos estaban en la cola de los columpios, Roqui pensó que Púa le había pinchado aposta con una de sus espinas y luego se le había colado. En realidad, el pobre erizo había tropezado con una piedra, se había apoyado en Roqui para no caer y había vuelto a la fila sin fijarse bien en cuál era su sitio. El erizo Púa tampoco se dio cuenta de que le había hecho daño a la tortuga.

Roqui estaba enfadadísima, pero en vez de hablarlo directamente con Púa, se lo contó a la ardilla Cascabel, al ratón Boliche y al burro Galileo.

- ¿Sabéis lo que me ha hecho Púa? ¡Me ha clavado una espina en la pata para adelantarse en la cola!

- ¡Qué malo y qué abusón! - dijeron Cascabel y Boliche.

 Galileo, más prudente, añadió:

- A lo mejor lo ha hecho sin querer.

- ¡Claro que no! - gruñó Roqui - ¡Hoy no pienso hablarle!

Y así lo hizo la tortuga. Cada vez que se le acercaba Púa, se escondía en su caparazón, dejando al erizo desconcertado.

- ¿Qué le pasa a Roqui conmigo?

- Tú sabrás… - le contestó Cascabel.

Entonces el burrito Galileo dispuesto a buscar una solución entre sus dos amigos, los reunió debajo del olivo del patio y le preguntó a Roqui:

- ¿Por qué te has peleado con Púa?

- Porque me ha pinchado para adelantar un puesto en los columpios.

- ¿Ha sido así? Preguntó Galileo al erizo.

- ¡Nooo, no lo he hecho aposta! Es que he dado un traspiés. Ahora me doy cuenta de que he pasado a los columpios antes que tú, pero fue sin querer. Si además te he hecho daño, lo siento el doble.

A Roqui se le pasó el genio al ver lo que en realidad había pasado y volvió a ser amiga de Púa. Después, le aclaró el malentendido a Cascabel y a Boliche.  

Moraleja:  Antes de enfadarte, escucha a la otra parte.

Ejercicios de comprensión lectora

Descubre si tu hijo ha entendido la fábula de El enfado de Roqui con estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

Una buena comprensión lectora es primordial para ayudar a tu hijo a aficionarse a la lectura.

- ¿Por qué se enfadó la tortuga Roqui?

- ¿A quién se lo contó Roqui?

- ¿Quién les ayudó a arreglar el problema?

- ¿Qué había pasado? ¿Por qué púa había pinchado a Roqui?

- ¿Cómo se solucionó el problema?