9 actividades para trabajar las emociones con los niños según su edad

Ideas y juegos para enseñar a tus hijos o alumnos educación emocional

Guiomar Toledano
Guiomar Toledano Maestra de Educación Infantil

De todos es bien sabido la importancia que tiene la educación emocional dentro de la vida de nuestros hijos e hijas. Gracias a ella son capaces de gestionar sus emociones, saber cómo se sienten en cada momento ya que saben diferenciar una emoción de otra, empatizar con otra persona porque comprenden perfectamente cómo se siente, etc. Para ayudarte a trabajar las emociones con los niños, a continuación te proponemos algunas ideas y juegos clasificados según la edad de los pequeños.

La importancia de la educación emocional para tus hijos

Educación emocional de tus hijos

Los niños y niñas no nacen con la educación emocional adquirida, sino que es deber de los adultos educarlos emocionalmente al igual que los educamos en otros aspectos de la vida. La educación emocional no es ni más fácil ni más difícil que cualquier otra educación, debe llevarse a cabo desde la infancia y, en mi opinión, nunca debe terminar. Incluso en la etapa adulta se sigue aprendiendo a gestionar algunas emociones.

En la etapa de Educación Infantil, es decir, de los 0 a los 6 años, está muy extendida la importancia de educar en las emociones, ya que favorece al desarrollo, crecimiento y evolución de los niños y niñas. De pequeños, estos necesitan ayuda para todo, también para comprender por qué algunas veces están tristes y otras contentos, por ejemplo.

La figura del adulto siempre está presente durante este proceso para mostrar apoyo en todo momento al menor, desde el ámbito educativo y familiar. Lo idóneo, como en cualquier proceso que implica a ambas partes, es que ambas partes lo trabajen de manera similar, siguiendo las mismas pautas y directrices para que el aprendizaje por parte del niño o niña sea completo y satisfactorio.

Cómo trabajar las emociones con los niños de 0 a 3 años

Trabajar las emociones con los niños de 0 a 3 años

¿Cómo debemos trabajar las emociones con los niños de 0 a 3 años? A estas edades predomina el juego como vehículo de cualquier tipo de aprendizaje y a través de él vamos a desarrollar las capacidades de identificación, diferenciación y reconocimiento de las emociones.

Dentro del rango 0-3 años, el desarrollo lingüístico no está desarrollado en toda su plenitud, pero los niños y niñas son conscientes y entienden todo lo que queremos expresarles. Os muestro algunas sencillas recomendaciones que podéis poner en práctica con ellos:

1. Mientras los vestimos, por ejemplo, podemos hablarles de cómo nos sentimos y porque: 'Hoy estoy feliz porque ha salido el sol'. Podemos hacerlo en cualquier momento del día y cuantas veces queramos.

2. Cantarles canciones que hablen de las diferentes emociones interpretándola con gestos realizados con nuestra cara, seguro que comienzan a imitarnos y será muy divertido.

3. Narrarles algún cuento o libro relacionado con las emociones. Un buen libro conocido por todos es 'El monstruo de los colores', el cual explica de una manera muy representativa y visual cada una de las emociones. Este libro también es apto para trabajarlo en el rango 3 a 6 años y sus frutos serán mayores.

4. Y como actividad más elaborada se pueden realizar unas caras con cartulina, goma eva, etc, pegadas a un palo, pajita, varilla, en definitiva, algo que las sostenga y mostrarlas al niño o niña diciendo el nombre de cada una. En función del desarrollo motriz y cognitivo de cada menor, ellos podrán seguir nuestras indicaciones: 'Coge la cara triste'.

Juegos sobre las emociones en niños de 3 a 6 años

Emociones de los niños según su edad

Veamos qué ocurre en los pequeños del siguiente rango de edad, entre 3 y 6 años. En esta etapa, los menores ya tienen totalmente interiorizadas varias emociones y pueden transmitirnos cómo se sienten. Por ello, estas son algunas de las ideas que podemos llevar a cabo para seguir el trabajo emocional con ellos.

5. Es fundamental que mostremos interés sobre su estado de ánimo, con preguntas del tipo: '¿Qué tal lo has pasado hoy en la escuela?'.

6. Es importante que los ayudemos a gestionar todas las emociones. Por ello, debemos incidir en que sepan cómo superar tanto las emociones negativas (la tristeza, el llanto, la frustración...) como las positivas (alegría, euforia, sorpresa...).

7. Para trabajar la educación emocional de una manera más lúdica podemos realizar un dominó pero de emociones. Para ello, en lugar de puntos agrupados por número, pondremos caras con distintas emociones en cada una de las fichas del dominó. También podéis, por ejemplo, hacer un comecocos de emociones.

Si dentro de estas edades que hemos contemplado (de 0 a 6 años) se hace un buen trabajo de educación emocional, durante los siguientes años el proceso será más sencillo.

La educación emocional en los niños de primaria o de 6 a 12 años

Gestionar las emociones de los alumnos

En esta etapa se producen muchos cambios dentro de los niños (sociales, corporales, académicos, etc.) y nosotros como adultos debemos proporcionarles todas las herramientas y apoyo para que emocionalmente sepan gestionar de la mejor manera posible todos estos cambios.

8. A esta edad ya tienen conocimiento de su yo, y una actividad muy interesante es en que piensen cómo se ven a sí mismos, tanto físicamente como interiormente, de esta manera podemos conversar con ellos acerca de las emociones que sienten.

9. Son unas edades cruciales en las que es fundamental mantener su autoestima y confianza en sí mismo, reforzando aquellas emociones negativas que aparecen en esta época, como son los celos, la envidia, la ansiedad, entre otras. A estas edades están sometidos a mucha presión por parte de la sociedad y en muchas ocasiones aparecerán estas emociones y deberán gestionarlas lo mejor posible para no caer en males mayores. Por ello, debemos invitarles a reflexionar sobre ellas manteniendo conversaciones distendidas sobre cómo se sienten en distintos momentos del día.

Todo ello controlado por los adultos que tiene a su alrededor, tanto en el entorno familiar como escolar, estando a alerta ante cualquier situación extraña. Debemos de mostrarnos como una figura que siempre va a estar ahí, con la que se puede hablar de todo y en confianza, pero también es fundamental que nosotros hablemos con los niños y niñas y les contemos cómo nos sentimos, las emociones negativas también, para que observen que no solo las padecen ellos, y así podremos llegar a empatizar los unos con los otros.

Puedes leer más artículos similares a 9 actividades para trabajar las emociones con los niños según su edad, en la categoría de Juegos en Guiainfantil.com.