Cómo trabajar la expresión escrita desde casa con redacciones breves

Trucos para motivar al niño con la creación de textos e historias propias

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Una de las primeras tareas de aprendizaje más costosas que los más pequeños tienen que adquirir e integrar durante su etapa escolar es la escritura de textos y redacciones breves, siendo esenciales para poder examinarse y mostrar todos aquellos aprendizajes estudiados y asimilados a lo largo de los trimestres. ¿Qué papel tenemos los padres aquí? ¿Cómo podemos trabajar la expresión escrita desde casa con redacciones breves? ¡Aquí te dejo algunos consejos! 

Divertido plan casero: enseña a tu hijo a hacer redacciones breves

Cómo trabajar la expresión escrita desde casa con redacciones breves

Cuando existen dificultades en la escritura y en la expresión escrita, es lógico pensar que puede ser útil ejercitar estas habilidades en casa. Pero a menudo, sin ningún tipo de orientación ni pasos a seguir, suelen resultarles tareas muy poco estimulantes a los niños, por ello fácilmente se abandonan e, incluso, generan un sentimiento de frustración. Y llegado este momento, es habitual y comprensible que muchos padres se pregunten: '¿Cómo podríamos entrenar correctamente desde casa las redacciones con nuestros hijos?'

A continuación, procuraremos daros ciertas instrucciones para evitar que los niños vean esta tarea como aburrida y poder asegurar un correcto desarrollo escrito. Sigue con atención los siguientes pasos sobre las temáticas más esenciales y el paso a paso de cómo llevarlas a cabo.

Instrucciones para las redacciones
Antes de empezar, es muy recomendable evitar la propuesta de temas completamente libres, porque les puede llevar tiempo en buscar uno que les guste. Les resultará mucho más fácil y útil, también, si previamente les mostramos un breve resumen de guiones o esquema con aquellas partes o contenidos de los que debe constar el breve texto (por ejemplo: introducción, nudo y desenlace en el caso de las historias). Esta breve guía les podrá ayudar a separar el texto en diferentes párrafos, a dividir cada idea con frases cortas y puntos dentro del párrafo y a no olvidarnos de comentar ningún aspecto de contenido en el texto.

Entre las diversas categorías existentes en cuanto a textos se refiere, encontramos dos de ellas de forma mucho más habitual a nivel práctico en la escuela: las descripciones y los textos narrativos. Siendo así una posible propuesta de temas ejemplos y sus correspondientes esquemas podrían ser:

- Descripción personal
Aquí deben incluir las características físicas (altura, complexión física, cabello, ojos, nariz, boca, cuello, manos, piernas y pies y características psicológicas (carácter, hobbies y estilo de vestir) de los personajes. 

- Descripción de un objeto
Muy importante que el niño siga los siguientes pasos: características físicas (primer párrafo): tamaño, color, material, características de uso (utilidades y el paso a paso para su uso), características económicas (precio y tienda donde encontrarlo).

- Descripción de un lugar
Cuando se haya seleccionado lugar donde se desarrollará la historia, es bueno que el niño mencione los siguientes datos: características generales (país, ciudad y como llegar), características ambientales (temperatura, vegetación y fauna) y características culturales (costumbres y alimentación)

- Historia
Y, por último, hay que estructurar la historia, que debe constar de introducción (presentación de personajes y lugar), nudo (desarrollo de una problemática) y desenlace (solución o no de la problemática planteada).

Cómo motivar al niño a que trabaje la expresión escrita

cómo motivar al niño a que trabaje la expresión escrita

Los padres somos consciente de la importancia que tiene para el niño que comience a escribir este tipo de historias, ya que le influirá positivamente en el desarrollo del curso escolar. Por eso, puede resultaros muy útil para motivarles el uso de cualquiera de estas dos estrategias de motivación:

- En el caso de que tenga muy poca confianza y/o que le preocupe hacerlo malo y tenerlo que borrar para empezarlo de nuevo, podremos plantearnos trabajar antes la expresión oral de la redacción para que el posteriormente la redacte con más confianza.

- En el caso de que pueda tratarse de falta interés, podremos plantear la redacción como una adivinanza (por ejemplo: de qué personaje se trata, a qué película pertenece la historia o qué objeto estamos describiendo).

- En el caso de que el niño muestre muy poca constancia y se canse con facilidad de la tarea, abandonándola frecuentemente a medias, podremos plantear hacer una redacción conjunta: de manera que uno escribe la primera frase corta (por ejemplo, el adulto) y el otro la sigue hasta el siguiente punto y así alternadamente.

Puedes leer más artículos similares a Cómo trabajar la expresión escrita desde casa con redacciones breves, en la categoría de Escritura en Guiainfantil.com.