El bote del aburrimiento para acabar con la desgana de los niños

La mágica solución contra el aburrimiento de los niños

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Recuerdo cuando era pequeña que había días que ninguno de mis juguetes me divertía. Había jugado con ellos mil veces y, aunque normalmente siempre encontraba alguna manera de sacarles partido, había otros días en los que mi cabeza decidía relegarlos al olvido.

Así que, ante la perspectiva de una larga tarde de aburrimiento, decidía decir aquella palabra mágica que siempre me funcionaba: ¡¡¡Mamáááááááá!!! Me aburro….

Pero aquellos eran tiempos en los que las madres resolvían los conflictos con refranes, así que tuve que llevarme un: ¡pues cómprate un burro! por respuesta, y el resto quedaba en mis manos.

Para tener una alternativa al aburrimiento de los niños, te propongo poner en marcha el truco del Bote del aburrimiento para acabar con la desgana de los niños. Una solución mágica contra la desidia, y mucho más creativo que comprarse un burro.

El bote del aburrimiento para acabar con la desgana de los niños

El bote del aburrimiento para niños

En la actualidad somos padres más comprometidos, así que llenamos las tardes de nuestros hijos con talleres, cursos y extraescolares. Sin embargo, esta sobre estimulación de los niños termina siendo contraproducente, ya que los niños deben aburrirse. Sólo con el aburrimiento la mente empieza a desarrollar la imaginación y la creatividad, se aprenden a resolver conflictos pendientes, y se sacan a la luz las ideas más arraigadas en el interior.

Por otro lado, es importante que los niños aprendan a gestionar su tiempo de ocio de otras maneras que no sean la fórmula rápida de ver la televisión o coger la tablet, si no con actividades más enriquecedoras.

El bote del aburrimiento contra la desgana de los niños es uno de esos recursos que podemos utilizar para esas tardes en las que queremos que nuestros hijos no se aburran y desplieguen su imaginación con nuevas actividades.

¿Cómo hacerlo?

Es muy sencillo:

1- Elige con tu hijo un bote de cristal con tapa.

2- Pide al niño que escriba en papelitos cosas que le gustaría hacer, por ejemplo: Hacer una marioneta con calcetines.

3- Después introducimos todas las notas dentro del bote y lo tapamos.

4- Cuando el niño esté aburrido solo tendrá que destapar el bote, meter la mano y escoger uno de los papeles. Así podrá hacer alguna de esas cosas que siempre deja para otro momento.

Te proponemos algunas ideas para meter en el bote:

- Hacer música con vasos de cristal rellenos de agua

- Disfrazarme y hacer un teatro a mis padres

- Hacer marionetas con calcetines viejos

- Cocinar un pastel

- Hacer un monstruo tragabolas con una caja de cartón

- Hacer un collage con recortes de una revista

- Hacer un baile con música

- Pintar con acuarela

- Escribir un cuento

- Hacer una cabaña con las toallas y las pinzas de la ropa

- Coser botones a una camiseta vieja y pintarla

- Hacer un collar con macarrones o con pipas de calabaza

- Hacer un barco con palitos de helados

- Jugar a la Gallinita Ciega

- Hacer sombras chinescas en la pared

- Hacer un cuadro con hojas de árboles

- Jugar a un juego de mesa

- Crear un ecosistema dentro de un bote de cristal con piedras, musgo y plantitas pequeñas

- Pintar piedras

- Hacer experimentos mezclando harina y especias de la cocina

¡Pruébadlo! Os aseguro que es infalible.