Cuando el niño que no quiere ir al colegio porque se aburre

Consejos para motivar a tu hijo para ir a la escuela

Andrés París

Muchos niños, sobre todo a principio del curso escolar, se niegan a ir al colegio. Hasta aquí todo es normal. Bien puede ser porque cambian de ciclo, porque tras las vacaciones de verano, de Semana Santa o de Navidad les cuesta reanudar su antigua rutina o porque se incorporan a un centro escolar nuevo. Pero, qué ocurre cuando los meses pasan y un día tu hijo te dije que no quiere ir al colegio porque se aburre. Si es tu caso, como a mí me ocurrió hace unos años, a continuación te doy unos consejos para afrontar esta situación.

Qué hacer cuando el niño no quiere ir al cole porque se aburre

el niño que no quiere ir al colegio porque se aburre

Hace tiempo me llegó el momento que esperaba, del que llevaba tiempo pensando, y del que sabía que me iba a llevar a un tiempo de reflexión. Esa situación que nos llega a todos los padres, y es cuando nuestros hijos nos dicen: "¡Papá, mamá… ¡no quiero ir al cole! Me aburro, no me gusta….".

En mi caso llegó en el primer año de primaria. Como la mayoría de los padres, reaccioné con un: “Pero ¿qué dices? Si el cole es muy divertido, aprendes mucho y tienes muchos amigos.” Aunque la verdad es que dentro de ti sabes que lo dices para medio convencerle, sin tomártelo muy en serio, pensando más en que desayune rápido para no llegar tarde que en otra cosa. 

Sabiendo que suelen ser comentarios interesados y puntuales por parte de los niños y que hay que tener en cuenta que en primaria hay un claro cambio metodológico y de actividades, que está a las antípodas de lo que venían haciendo en Educación Infantil, me quedé pensando en qué es lo que hace que haya un gran porcentaje de niños que sientan esto ante el colegio. ¿Por qué el niño se aburre en el colegio? 

¿Y si al margen de los comentarios interesados de los niños, rascamos un poco en la superficie y miramos al fondo? ¿Que encontramos?

Me surgieron varios tipos de preguntas… ¿Son nuestros profesores lo suficientemente “atractivos” para mantener alta la ilusión de sus alumnos? ¿Es la escuela un lugar motivador? ¿Se emplea una metodología adecuada según el proceso madurativo de los alumnos? ¿Preocupa más acabar el temario o adaptarse al ritmo de los alumnos? ¿Están enseñando conceptos por encima de la capacidad de los niños? ¿Qué se hace o qué no se hace en la escuela para que esto cambie?

Si respondemos a estas preguntas cada uno basándonos en nuestra experiencia, es muy probable que tengamos respuestas muy preocupantes. No quiero que parezca un artículo donde la responsabilidad vaya a parar a nuestros profesores o parezca que quiero culparlos, por eso me empecé a preguntar como padre.

Y nosotros, como madres y padres, ¿qué opinión transmitimos a nuestros hijos de su colegio o profesor? ¿Qué apoyo damos al maestro o maestra? ¿Ayudamos a comprender a nuestros hijos qué es la educación y a que van al colegio? ¿Cómo me muestro yo en casa ante mis responsabilidades?

Ideas para motivar a tu hijo para ir al colegio

Os planteo unas ideas sobre las que reflexioné después de las preguntas que a mí mismo me hice, que he querido compartir con vosotros y que conviene poner en práctica en casa para evitar que cojan un mal concepto del colegio y de los profesores desde casa.

1. Habla siempre con un lenguaje positivo del colegio y del profesor 
Hablar mal de estos solo alimenta su mal concepto o sensación de aburrimiento. Mantén relaciones cordiales con los profesores, para que los vea de una forma cercana.

2. Muéstrate optimista en casa sobre tus hábitos, responsabilidades y trabajo
Los niños aprenden más por imitación que por la práctica. Si ven que tienes una actitud positiva, tenderán a emularte.

3. Da utilidad y valor a lo que se aprende-enseña en el colegio
Cualquier comentario que hagas que menosprecie o de manera despectiva sobre los contenidos que aprende le desmotivan, y le dan la excusa para no querer aprenderlo.

4. Ten interés en su día a día escolar
Además de las asignaturas más fuertes, existen otras que pueden estar más en consonancia con sus gustos. También puedes preguntar por sus amigos o profesores desde un plano más afectivo. No mostrar interés por su día a día en el colegio es lo peor que puedes hacer.

5. Conviértete en una ayuda y no como una amenaza
La confianza es clave en este aspecto. Si tu hijo teme alguna “represalia”, no confiara a la hora de contarte algún problema, o de pedirte ayuda, y acrecentará su malestar con la escuela.

Y, sobre todo, mantente en un plano donde puedas tener una visión global y con una actitud abierta, positiva y optimista que ayude a tu hijo a cambiar su visión del colegio.

Puedes leer más artículos similares a Cuando el niño que no quiere ir al colegio porque se aburre, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.