Qué debe aprender un niño antes antes de ir al colegio

Consejos de adaptación de los niños al colegio

Desde que nacen, los niños van superando diferentes fases en su evolución. Una de ellas es el inicio de la etapa escolar. Para poder hacerle frente de forma tranquila, conviene previamente enseñar a nuestros hijos a adquirir ciertas habilidades.

En Guiainfantil.com te contamos qué cosas debe aprender un niño antes de ir al colegio. 

5 habilidades que debe aprender un niño antes de ir al colegio 

Qué debe aprender un niño antes de ir al colegio o la escuela

1. Controlar esfínteres antes de ir al colegio:

En muchos casos el acceso al colegio se produce a los 3 años, una edad que puede ser aún temprana para que algunos niños hayan aprendido a controlar sus esfínteres. Al ser un habilidad madurativa puede haber niños que aprendan a controlarlos más tarde que otros. Además existe una gran diferencia de maduración entre los niños nacidos a principios de año y los que nacen por ejemplo en diciembre. 

Sin embargo, hemos de facilitar el aprendizaje para que puedan comenzar el curso escolar sin pañales.

2. Cómo ayudar al niño a dejar el chupete antes de ir al colegio: 

Debemos tener mucha paciencia en esta tarea. Puede ayudarnos explicarle que para que sus dientes no se deformen debe dejar el chupete. Elogiarle diciéndole que ya es mayor explicándole las ventajas de ser mayor, y que sólo los pequeños y bebés usan chupete también puede ayudarnos además de hacerle ver que estamos orgullosos por lograrlo animándole así a dejarlo.

Otra recomendación que hacen los expertos es dejarlo de manera tajante y sin vuelta hacia atrás. Una opción es entregárselo a Papá Noel o a los Reyes Magos o tirarlo directamente a la basura porque ya no lo necesita.

Conviene ayudar a nuestro hijo con mimos y abrazos si se siente inseguro una vez deje el chupete, para que sepa que puede superar esos momentos de inseguridad sin él.

3. ¿Cómo enseñar a nuestro hijo a comer solo antes de ir al colegio?

Es importante que nuestro hijo desde bebé puedan experimentar con la comida y aprenda a llevársela a la boca con las manos. También ayuda a que nuestro hijo adquiera la habilidad de comer solo jugando con platos y cubiertos de juguetes imitando los roles de los adultos. 

Para manejar los cubiertos conviene empezar con la cuchara y con alimentos compactos como yogures y purés para que le sea más fácil llevarse la comida a la boca.

Una vez que nuestro hijo maneje el uso de la cuchara podemos empezar a practicar con el tenedor para que aprenda a trinchar los alimentos aunque es recomendable que sea de plástico para evitar que pueda lesionarse durante el aprendizaje. 

4. ¿Cómo adaptar a nuestro hijo al horario escolar antes de que comience la escuela?

Los primeros días de clase en la etapa infantil los alumnos acuden al centro sólo durante unas horas. Es lo que se denomina periodo de adaptación. Este horario se amplía poco a poco para que los niños se vayan habituando a la nueva situación.  

Antes de empezar la etapa escolar tenemos que acostumbrar a nuestros hijos a los horarios de la escuela, lo que supone en algunos casos madrugar más de lo habitual para lo que conviene que nuestros hijos se vayan a la cama más temprano de lo que suelen hacerlo para que puedan descansar el tiempo necesario. Los pediatras recomiendan que los niños no duerman menos de 10 horas durante la edad escolar para que puedan descansar y tener energías para la actividad matinal en las escuela.

Es recomendable que nuestros hijos se despierten a una hora que les facilite con la antelación suficiente poder asearse, vestirse y desayunar con tranquilidad, para poder ir a la escuela sin estrés ni prisas.

5. Lograr que nuestro hijo no sienta desapego ante el inicio de la etapa escolar

Antes de empezar el colegio es importante motivar a nuestro hijo para que no sienta el desapego con sus padres como algo negativo sino como una experiencia positiva. Para ello es importante que le animemos a compartir con nosotros sus vivencias en el colegio dedicarle tiempo a nuestro hijo cuando salga del centro escolar para que se sienta querido, y no considere la escuela como una especie de abandono emocional.