10 frases para controlar la ansiedad de los niños ante la vuelta al colegio

Cómo conseguir que tu hijo acuda más tranquilo en su primer día de clase

Recuerdo ese primer día. Ese 'gusanillo' en el estómago. El corazón a mil. Es un día de emociones fuertes: reencuentro con amigos, profesores y compañeros nuevos, un aula en una planta distinta. Cambios, muchos cambios. Estreno de libros por subrayar y ese polo blanco, reluciente... al menos ese día. 

Es normal que tu hijo acuda a ese primer día de colegio con nerviosismo e incluso con ansiedad. Lo que me hace pensar en lo importante que son las palabras en momentos como este. No sólo para este día, sino para cualquier momento en el que tu hijo se vea estresado: Aquí van algunas frases para controlar la ansiedad de los niños ante la vuelta al colegio o cualquier otra situación que les supere. 

Frases para controlar la ansiedad de los niños ante la vuelta al colegio

Frases para calmar la ansiedad de los niños ante la vuelta al cole

Lo primero es ponerse en su lugar. El valor de la empatía hará que puedas vestirte con sus emociones y saber por qué está tan nervioso en ese momento. ¿Qué te gustaría que te dijeran en ese instante de nervios? Tal cual, pensamos, sentimos por un instante y damos con todas estas frases que nos gustaría escuchar en un momento de angustia: 

1. 'Sé cómo te sientes': Nada como hacerle ver que le entiendes, que sabes qué le ocurre. La comprensión puede funcionar como un calmante maravilloso. Es como decirle: 'Confío en ti. Te comprendo y sé que lo vas a saber llevar muy bien'. 

2. 'A mi también me ocurría lo mismo': Hace que tu hijo no se sienta como 'un bicho raro'. Nosotros, los padres, somos su referente. Si escuchan que su padre o su madre también se ponía nervioso ese día, dejarán de darle tanta importancia y por supuesto, ya no lo verán como algo extraño. Cuéntale tu experiencia, o alguna anécdota graciosa que recuerdes y le haga reír. 

3. 'Respira hondo': La respiración es fundamental para conseguir la relajación. Respirar hondo, retener el aire durante unos segundos y expulsarlo lentamente. Enseña a respirar así a tu hijo cada vez que esté más nervioso de lo habitual. ¡Funciona!

4. '¿Te puedo ayudar?': Aunque en ese momento a tu hijo no se le ocurra ninguna respuesta, se sentirá acompañado y entenderá que no está solo, que hay alguien en quien confía que está dispuesto a ayudarle. 

5. 'Aprieta fuerte esto en la mano': Un muñeco pequeño antiestrés, de esos blanditos, o una simple bola de papel. Apretar la mano algo libera estrés. También puede llevar un muñeco si es pequeño y se lo permiten en el colegio.

6. 'Imagina que lo que sientes es un monstruo... ¡dibújalo!':  Ayudarle a exteriorizar en forma de dibujo lo que siente es una herramienta ideal para que un niño pierda el miedo a sentir esa emoción. 'Es normal sentir miedo, pero puedes vencerlo'.

7. 'Gritar antes de salir de casa': Sí, es el momento de dejarle gritar. Busca una frase en plan 'No tengo miedo, no tengo miedo!'. ¿Sabes que gritar en momentos de estrés hace que liberes endorfinas? 

8. '¿Recuerdas ese día que...?': Recuerda un momento en el que se sentía así, angustiado, y cómo consiguió disfrutar del día en cuanto se relajó. Busca esos recuerdos positivos que puedan generar en él más confianza en sí mismo. 

9. 'Cierra los ojos e imagina...': Pensar en un momento en el que el que tu hijo se sentía tranquilo, feliz... Un día en la playa, el día de su cumpleaños, ese día que se juntó con sus primos.. ¡Bienvenidos pensamientos positivos!

10. 'Te quiero'. Nunca te canses de repetir esta frases. Sólo son dos palabras, pero no subestimes el poder que tienen... Acompáñalas de un abrazo y un beso. A menudo algunos gestos son justo esas palabras que no conseguiste encontrar.