Técnica del estuche mágico para vivir la vuelta al colegio sin nervios

Con este método, se acabó el estrés que muchos niños sienten en los primeros días de curso

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Se acerca un momento mágico: ¡la vuelta al colegio! Es un momento de nervios que para algunos padres será ya conocido pero para otros, este año lo vivirán por primera vez. No importa cuál sea tu caso porque en ambas situaciones hay una cosa en común, tenemos que preparar la mochila de la vuelta al colegio. Pero esta vez no será una mochila cualquiera; será una mochila especial porque vamos a incluir un estuche mágico con un superpoder. Te estarás preguntando qué es esto y para qué sirve. Espera, que te contamos todos los detalles.

¿En qué consiste esta técnica para la vuelta al colegio?

Vuelta al colegio de los niños sin nervios con el estuche mágico

En Programación Neurolingüística (herramienta para el uso de nuestra mente de forma consciente, para conseguir los objetivos deseados) tenemos una técnica que nos gusta mucho, que es fácil de usar y que para nuestros hijos tendrá un gran efecto positivo. Se trata del botón mágico, que nosotros vamos a sustituirlo por el sacapuntas mágico, la goma mágica, el rotulador mágico o lo que determines junto a tu hijo o hija que puede ser 'su botón mágico'.

¿Y de qué se trata? De algo muy sencillo y fácil de usar en momentos de estrés emocional: momento de nerviosismo, de no saber qué hacer, de no saber cómo gestionar una emoción o de intentar encontrar la tranquilidad, por ejemplo. El objetivo del estuche mágico es que nuestro hijo en una situación de incomodidad emocional, encuentre el recurso que le haga estar bien consigo mismo dándole la suficiente actitud para recuperar su bienestar emocional.

Como decía Henry Ford: 'Si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto'.

Cómo crear el estuche mágico de los niños

Crear el estuche mágico de los niños

Lo primero de todo es saber qué estado queremos que el niño recupere a través de su sacapuntas mágico, su goma superpoderosa, su rotulador fabuloso, etc. Por ejemplo, vamos a suponer que quereos lograr la tranquilidad, la seguridad o sentirse feliz. Una vez que lo tenemos claro, estos son los sencillos pasos que tenemos que seguir:

1. Vamos a pedir a nuestro hijo que cierre los ojos y que se ponga cómodo, puede permanecer sentado o tumbado.

2. A continuación, le pediremos que piense en una situación donde él se encontraba tranquilo, seguro o feliz (según hayamos decidido anclar). Puede ser un momento de las vacaciones, una fiesta de cumpleaños… o lo que queráis. Lo importante es que se adentre en esa escena y la sienta como si la estuviera viviendo en ese momento otra vez. Lo observamos hasta que veamos que en su rostro aparece esa emoción (seguro que sabes cuándo sucede, porque conocemos bien la fisiología de nuestros hijos).

3.- En ese momento le damos el sacapuntas (o el objeto mágico que hayamos decidido usar), y le decimos que lo apriete con su mano. De esta manera estaremos creando un anclaje. La idea es que cuando el niño se sienta intranquilo apriete el sacapuntas y conecte con el estado de tranquilidad que estamos anclando. Solo tiene que apretarlo durante unos 4-6 segundos.

4. A continuación, le proporcionamos un estado interruptor, esto es, sacarlo de su estado anclado para volverlo al momento actual. Para ello, puedes hacerle una pregunta como: ¿qué te apetece comer? ¿a dónde te apetece ir luego? o lo que se te ocurra, que requiera de su respuesta.

5. Acabaremos, comprobando el anclaje. Para ello, le diremos que apriete el sacapuntas (es conveniente que lo haga con la misma intensidad que lo hizo la primera vez para crear el anclaje), y le preguntamos si conecta con esa tranquilidad, felicidad o cualquier otro estado que hayamos anclado.

Si la respuesta del niño es afirmativa, ¡genial! En caso de que no lo consiga, volvemos a repetir el ejercicio hasta que quede bien anclado. Lo importante es que conecte con el estado que quiera anclar como si estuviera reviviendo en el momento presente.

De esta manera sencilla, llevará en su estuche un superpoder que podrá activar cuando lo desee. Si lo deseáis podéis incluir en el estuche tantos recursos como estiméis oportunos que necesitará para tener un buen comienzo de colegio.