10 pautas para retomar hábitos saludables en la vuelta al colegio de los niños

Decálogo de salud para los niños al inicio del curso escolar

Iván Carabaño Aguado

Finaliza el período vacacional y es la hora de iniciar el curso escolar. De nuevo toca madrugar, hacer los deberes, estudiar e iniciar las rutinas que habíamos dejado apartadas durante los meses de verano.

El comienzo del curso escolar es un buen momento para volver a tomar conciencia de la importancia de unos adecuados estilos de vida. No en vano, llevar un estilo de vida saludable es el principal determinante de la salud de los más pequeños de la casa. Toma nota de este decálogo para retomar hábitos saludables en la vuelta al colegio de los niños.

10 consejos para retomar hábitos saludables en la vuelta al colegio

Hábitos saludables en la vuelta al colegio

Os recuerdo un decálogo de consejos para que vuestros hijos lleven la mochila cargada, no solo de libros y cuadernos, sino también de salud:

1- Nuestra dieta debe ser mayoritariamente vegetal. Se ha de consumir diariamente cinco raciones de fruta/verdura. ¿Este hecho te parece imposible? No lo es. En este sentido, te aconsejamos que tengas en cuenta las preferencias gustativas de tu hijo y que no cometas el principal error a la hora de cocinar las verduras: ¡huye de la sobrecocción!

2- Viva las legumbres. El consumo regular de legumbres (un mínimo de dos veces por semana) ha demostrado mejorar la salud cardiovascular. Son económicas, y permiten un cocinado muy versátil, que va desde el guiso hasta la preparación en ensalada, o el salteado.

3- Pescado. Aconsejamos que le des a tu hijo pescado un mínimo de tres veces por semana, a ser posible pescado blanco. Una vez por semana lo puedes sustituir por pescado azul. Ojo con algunos pescados, como el atún rojo, el mero o el pez espada, cuyo consumo no puede ser demasiado frecuente, por su alto contenido en metales pesados.

4- Carne. La carne más aconsejable es la de ave (pollo, pavo), dado su bajo contenido en grasa saturada. De igual manera, la carne de conejo tiene un perfil lipídico muy ventajoso. Recuerda que la carne que más hierro contiene es la de ternera, pero no puedes abusar de ella por su alto contenido en grasa saturada.

5- Grasa buena. Hay fuentes grasas muy saludables, como las presentes en el aceite de oliva, los frutos secos, el pescado, los aguacates o el jamón ibérico. Esta grasa ha de ser la predominante en la dieta de tus hijos, para que su salud cardiovascular sea lo mejor posible.

6- Azúcares libres. Recuerda que los azúcares libres (presentes en las golosinas, la bollería industrial, los zumos envasados y naturales) no aportan nada positivo al organismo, y han de estar presentes lo menos posible en la dieta de un niño. Favorecen el desarrollo de caries, la obesidad, etc.

7- Deporte. Ha de ser practicado con regularidad, a ser posible al aire libre y en equipo. No solo mejora nuestra salud cardiovascular, socializa y previene el desarrollo de obesidad y sobrepeso. ¡Ah! Y para la sed, la mejor bebida sin duda alguna es el agua.

8- Dormir las horas suficientes. Tener una buena higiene de sueño favorece el buen rendimiento académico del día posterior, al permitir que el niño se centre mejor. Para ello: mandémosles a la cama pronto, evitemos las pantallas en la habitación, fomentemos una cultura del silencio/escaso ruido, etc.

9- Higiene dental. Los niños deben lavarse los dientes un mínimo de dos veces al día (lo ideal es que lo hagan después de las comidas), desde que tienen dos años de edad. Evitemos en la medida de lo posible las chucherías (¡por favor, en la celebración de los cumpleaños se pueden hacer otros regalos distintos a las bolsas de chuches!). Hay dentífricos adaptados a la edad de los peques.

10- Eduquemos a nuestros hijos en la tolerancia y el respeto frente a la diversidad y al medio ambiente. En sus manos está nada más y nada menos que el futuro de nuestro planeta.