7 maneras de mostrar respeto a los niños para que aprendan a respetar

Consejos para educar a tus hijos desde el amor, la comprensión y la crianza consciente

Sandra Luque

Momento de evolución, cambio y concienciación para mostrar respeto hacia los niños, su cuidado y reconocimiento. Somos muchos los profesionales que estamos trabajando muy duro para visibilizar y dar voz a las necesidades de la infancia. Y una de estas necesidades es, sin duda, el hecho de ser respetados por sus padres, abuelos, profesores... es decir, por los adultos.

Los niños deben respetar a sus padres y viceversa

Que los niños aprendan a respetar

En estos últimos años se ha hecho un gran avance, hemos podido ver que tanto adultos como niños merecemos el mismo respeto que tanto adultos como niños merecemos ser vistos con el mismo valor, que tanto adultos como niños merecemos ser atendidos.

La sociedad ha pedido siempre respeto por los adultos y por las personas más mayores, un respeto que ha sido acogido y luchado para concienciar a todos esos niños y jóvenes de una educación basada en el respeto. Pues ahora luchemos por ellos, luchemos para que sean educados desde el corazón, desde el amor y desde la comprensión.

Mostrar respeto hacia los niños desde la crianza consciente

Cómo mostrar respeto hacia los niños

En este artículo os presentaré siete retos con los que reflexionar y darle la vuelta a la infancia, verla con otros ojos y desde otra perspectiva.

1. Respeta su crecimiento
Como nos gusta ver que empieza a caminar, que el bebé viene corriendo hacia nosotros o que dice sus primeras palabras. ¡Relax, todo llega! Estamos en una sociedad de la inmediatez, donde la paciencia y la espera nos genera mucha incertidumbre.

Relájate y disfruta de cada avance que realiza tu bebé, necesita pasar por todas las etapas con cuidado y cariño. Intenta cuidar sus posturas sin anticiparlas ni precipitarlas, no lo pongas de pie si él aún no ha llegado a esa postura ni tampoco lo sientes si ves que su cuerpo no se lo pide.

2. Favorece su autonomía
¿Favorecemos su autonomía si su cama es más alta que ellos?, ¿pueden lavarse los dientes solos si no llegan al lavabo ni al cepillo?, ¿les facilitas que pongan mesa con muebles adaptados a ellos? Empecemos a reflexionar, ellos van a crecer y ellos son capaces y pueden de desarrollar muchas tareas del día a día. Nosotros como adultos debemos favorecerles estos procesos y adaptar al máximo nuestro hogar a sus necesidades.

Quizá una camita baja al nivel del suelo, que se laven los dientes en el bidet en lugar de en lavabo o que tengan sus cubiertos, platos y vasos en un armario bajo, que les facilite y les permita su uso. Muchas veces es simplemente reflexionar sobre todo aquello que sí podemos hacer por ellos, y permitirles que vivan en un mundo de niños y no de adultos.

El respeto hacia la infancia de la crianza consciente

3. Cuida de su privacidad
Ellos, al igual que nosotros, necesitan privacidad y sus momentos de intimidad, al igual que cuidar de sus partes más íntimas. Por eso, enséñale que su cuerpo es solo suyo y que nadie debe tocárselo si él no quiere. Y que además, hay partes del cuerpo, las más íntimas que solo las debe tocar él/ella. Cuida de su intimidad en la playa o en las piscinas, tápalo cuando lo cambies igual que haces contigo mismo/a. Protege su intimidad y tampoco lo fotografíes desnudo/a.

4. Dale voz
La mejor herramienta para trabajar el vínculo y cuidar una relación respetuosa es el diálogo. A través de él podremos compartir, relacionarnos y comunicarnos. Esta herramienta es fundamental para que la infancia pueda desarrollar su habilidad más social y tenga la oportunidad de hablar y darle voz a sus pensamientos.

Para nosotros los adultos es muy sencillo dar voz a nuestros pensamientos, a ellos debemos darles espacio, tiempo y sobre todo mucha confianza para que lo hagan. Sin juicios ni prejuicios vamos a escucharlos y a dejarles que hablen y se expresen. Seguro que tienen algo importante que contarnos.

Más consejos para trabajar el respeto a la infancia

Trabajar el respeto hacia tus hijos

5. Respeta sus intereses
La infancia se encuentra en otro momento con otros intereses, no son más o menos importante que los nuestros. Son los de ellos, propios de sus ritmos y características. Para ellos son tan relevantes como para nosotros los nuestros, por tanto, respétalos y dales un lugar.

Quizá le gusten unos muñecos, peluches, unos dibujos, quizá una ropa o cualquier aspecto que le despierte interés y curiosidad. Acompáñalo para que encuentre lo que de verdad le guste, independientemente de nuestros gustos o prioridades, él o ella es otra persona con otras inquietudes.

6. Di la verdad
Siempre, siempre, siempre di la verdad. La honorabilidad es uno de los tesoros más bonitos y grandes que puedes dejar en el legado de tu hijo. Háblale siempre con la verdad, con sinceridad y explicándole todo aquello que pueda o deba saber. Quizá sea más sencillo o más complicado comprenderlo, quizá sea duro, pero tu hijo necesitar escuchar la verdad. Son expertos en detectar la mentira y seguramente eso le duela muchísimo más.

7. Ámalo, así como es
Para mí, esa es una de las premisas más importantes de todo. Cualquier educación respetuosa o crianza consciente tiene como pilar básico el amor. Nuestro bebé, hijo o adolescente es como es, igual que tú y yo, no es tan estudioso como su hermana ni es más ordenado que su primo. Aléjate de las comparaciones y de las etiquetas, no lo encasilles con un adjetivo.

Este niño es magnífico y único por ser como es, valóralo así, con todos sus puntos fuertes y con todas sus debilidades. Solo, como adulto, puedes acompañarlo en potenciar aquellos puntos y darle herramientas para cuidar sus debilidades. Ámalo con el corazón, con respeto, desde la pureza de una mirada comprensiva y acogedora.

Familias, estos 7 principios son básicos en una educación y crianza consciente y respetuosa. Acompaña desde el corazón, desde el alma y desde la verdad.

Puedes leer más artículos similares a 7 maneras de mostrar respeto a los niños para que aprendan a respetar, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.