La importancia de dejar opinar a los niños

Los niños tienen derecho a ser escuchados y a expresarse libremente

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

No siempre tenemos en cuenta la opinión de los niños porque claro “son niños”. Damos por hecho que, su punto de vista, quizás no sea relevante o no aporte nada que nosotros ya no sepamos. Pero, ¡qué gran error!

Conoce cuál es la importancia de dejar opinar a los niños y qué pueden aprender a la hora de expresar su opinión libremente.

Por qué es importante dejar opinar a los niños

 La importancia de dejar opinar a los niños

Dar a los niños la oportunidad de que opinen o expresen lo que piensan no quiere decir que sean ellos quienes tomen las decisiones de la familia. Ni mucho menos. Sin embargo, esto ayuda a que se sientan seguros al tomar conciencia de que tienen un sitio en la familia.

Es importante que los niños tengan la sensación de que lo que ellos piensan o sientan siempre va a ser tenido en cuenta por los adultos de la casa. Esto hará que se sientan escuchados, queridos y principalmente respetados por la familia.

No podemos olvidar que todos, incluidos los niños, tenemos derecho a expresar libremente nuestra opinión y a ser escuchados. Y, por supuesto, tenemos a la vez la obligación de hacerlo de la manera adecuada para no ofender o incomodar a las demás personas. Esta última idea debemos también trasmitírsela al niño.

- Favorecemos que el niño tenga una buena autoestima.

- Potenciamos la creatividad.

- Impulsamos su pensamiento crítico, los niños comenzarán a pensar por sí mismos y esto hará que ganen en autonomía.

- Haremos que se sientan seguros al poder expresar su opinión sin miedo a ser juzgados ni criticados por ello.

- Validamos su punto de vista, sus pensamientos y sus emociones.

- Mejoramos las relaciones entre los miembros de la familia siendo así la convivencia mucho más agradable.

- Escuchar a los niños es también una muy buena manera de educar. Ayudamos a nuestro hijo a que adquiera unas habilidades sociales adecuadas mediante la expresión libre de lo que piensa, siente o necesita.

- Haremos que el niño se sienta querido y asuma un rol activo en la familia. Tenemos que ser el pilar en el que pueden encontrar apoyo y comprensión siempre que lo deseen.

- Favoreceremos una relación de confianza mutua. Esto alimenta nuestra tranquilidad como padres al tener la seguridad de que nuestro hijo va a comunicarse con nosotros ante cualquier dificultad o problema que pueda tener.

Sin duda, dejar opinar a los niños en casa influye muy positivamente en su desarrollo. Socialmente serán probablemente niños mucho más hábiles. Y, tendrán las herramientas necesarias para resolver los posibles conflictos que puedan surgir con su grupo de iguales haciendo uso de sus habilidades de comunicación.

Por otro lado, si los escuchamos podremos averiguar cuáles son sus gustos, sus inquietudes, sus necesidades, etc. Si hablamos con frecuencia con nuestros hijos nosotros podremos sentirnos más cerca de ellos. Esto nos permitirá conocerlos más al establecer vínculos de mayor intimidad si les permitimos mostrar su opinión o punto de vista.