7 errores que llevan a los padres a perder el respeto de sus hijos

No educar en el ejemplo o la falta de comunicación hace que los niños nos dejen de respetar

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Respetar y ser respetado es una acción que, como muchas otras, se entrena y se gana o se pierde con el tiempo. Nos consideramos respetados cuando alguien nos tiene en consideración, sabiendo y haciéndonos saber que nos considera tanto como para respetar nuestros espacios de independencia o autonomía y por supuesto, nuestra forma de ser.

Parece de obligada actuación que los hijos respeten a sus padres, sin embargo nos encontramos, cada vez más, con ejemplos que no son así. ¿Qué lleva a un padre o madre a perder el respeto de sus hijos? Te contamos algunos errores a tener en cuenta.

Los errores que nos llevan a perder el respeto de los niños

Qué hacer para no perder el respeto de los niños

Os contamos los 7 errores más comunes en el trato con los niños que pueden llevar a los padres a perder el respeto de sus hijos.

1. No respetar a nuestros hijos
Pensando que son pequeños o que aún son muy niños, no los tenemos en consideración como deberíamos. De repente, llega un día, en el que pasamos la línea y nuestros hijos empiezan a sentir que no los estamos respetando. Esta es la forma más sencilla de perder el respeto de nuestros hijos o de cualquier otra persona.

2. No dedicar tiempo a los niños
No pasar tiempo de calidad con nuestros hijos es nuevamente otra forma de no tenerlos en consideración o de hacerles creer que no son tan importantes para nosotros como ellos creen.

3. No practicar una comunicación
La falta de diálogo positivo también va haciendo una siembra que tarde o temprano nos pasará factura. Los gritos aquí tampoco funcionan. Aunque pueden cambiar una conducta de forma inmediata de los niños, no les educa a largo plazo, por lo que su comportamiento no cambiará.

4. No ser honesto o sincero y mentir
¿Sueles mentir a tus hijos o no eres del todo honesto con ellos? Estos también serán pasos que harán que nuestros hijos no nos respeten. Si ellos nos escuchan contar mentiras, pensarán que está bien hacerlo y después las usarán a su favor.

5. No educar poniendo límites
No poner límites adecuados y, por supuesto, sus correspondientes consecuencias si no se cumplen, es otro atajo que nos llevará a la falta de respeto.

6. No aprender de nuestros errores
Si no rectificas tus errores o aprendes a pedir perdón cuando los cometes, tampoco te dará la suficiente credibilidad para mantenerte el respeto de tus hijos. Todos podemos equivocarnos, pero rectificar es de sabios. De esta forma estaremos mostrándoles a nuestros hijos el camino adecuado.

7. No ser empáticos
Y por último, no practicar la empatía con tus hijos o la comprensión, nos llevará a un terreno farragoso donde 'nadie me entiende' o 'no soy importante para mis padres' y esto también será detonador para que nuestros hijos dejen de respetarnos.

Cómo reparar las faltas de respeto de nuestros hijos

Errores que causan una falta de respeto en tus hijos

Pero, ¡que no cunda el pánico! ¿Sabías que estos errores y sus consecuencias, que nos llevan a perder el respeto de nuestros hijos, se pueden reparar y arreglar el daño que causan? Para ello, te proponemos las siguientes tres acciones:

- La primera de ellas es ser el mejor modelo y ejemplo a seguir para nuestros hijos. No enseñes nada, solo sé tú respetando y siendo respetuoso y esa será la mejor forma de que tu hijo aprenda a respetarte.

- Como segundo punto a tener en cuenta está el aprovechar cualquier ocasión para explicarle a tu hijo lo que es y no es una acción respetuosa, sobretodo cuando son pequeños (aunque de grandes, también). Aprovecha una reunión, una situación, una noticia... Cualquier momento será bueno para recordarle el valor del respeto.

- Y por último, refuerza sus comportamientos respetuosos para que así sientan que están haciendo las cosas debidamente. Y si es necesario felicítales o recompénsalos por ello.

Para acabar, recuerda también la necesidad de saber gestionar las emociones. Cuidado cuando aparezca la rabia, el enfado o la ira, ya que pueden desembocar en una falta de respeto. Por ello, es importante enseñarles a los niños a gestionar sus emociones.

No olvides practicar todos estos puntos con cualquier persona a la vez que tus hijos la practican contigo. El respeto es un valor que se construye con el tiempo y requiere de atención y esfuerzo por parte de todos.

Puedes leer más artículos similares a 7 errores que llevan a los padres a perder el respeto de sus hijos, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.