Cómo evitar el aburrimiento de los niños en clase

C.A.S.A, una técnica para que los profesores logren la atención de los alumnos

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

¿Es posible que los niños se aburran en clase? ¡Claro, también hay profes que se aburren! 

El aburrimiento es la falta de diversión o interés por algo…, y ¿de quién depende que una clase sea amena e interesante? Del docente y únicamente del docente. El profesor, en realidad todo el claustro de docentes, tienen la obligación de crear espacios, dinámicas y una agenda formativa que propicie al máximo la atención de los alumnos. Es por ello que, en Guiainfantil.com, os damos pautas para evitar el aburrimiento de los niños en clase.

Qué hacer para evitar el aburrimiento de los niños en el colegio

 Aburrimiento de los niños en el aula

Cierto es que, a veces, contamos con alumnos que, por circunstancias ajenas a nuestras clases y nuestra persona, tienen situaciones a su alrededor que no favorecen ni la motivación ni la concentración, y que esa casuística condiciona al alumno, en gran medida, a un posible fracaso escolar. No digo nada del reto tan bonito e interesante que podemos tener con ese alumno o alumna, y estoy segura que todos los que ahora estáis leyendo esto, ya le habéis puesto nombre y le conocéis y estáis pensando como propiciar su atención para un mejor aprovechamiento del curso.

Pues bien, deciros que la gran mayoría de nuestros alumnos y alumnas aprenden más de nuestro “ser” que de nuestro “saber”. Y aprenderán más cuanto más motivado esté el docente.  

¿Soy consciente de cómo me siento antes de iniciar una clase? ¿Me permito un minuto para observarme y ver si la emoción en la que me encuentro es la más adecuada para que mis alumnos la perciban/reciban de la manera más óptima? Sin lugar a dudas, para mi ese es el inicio del no aburrimiento. Trabajar mi actitud, desde una emoción adecuada, para así iniciar mi clase, y darme cuenta de todo lo que puedo influir en esas personitas que tengo frente a mí. El estado anímico del profesor, su capacidad de liderar una clase son claves para el buen aprovechamiento del tiempo en el aula.

”El cerebro aprende, si hay emoción”, esta frase de Francisco Mora, ya es un mantra para todas las personas que nos ocupamos –no preocupamos-  en mejorar la educación en nuestro país, pero la base está en enseñar con emoción, no sólo en fomentar las emociones en el aula. El entusiasmo se transmite y genera una atmósfera de interés completamente favorable al aprendizaje.

¿Los niños se encuentran en C.A.S.A? Un truco para evitar el aburrimiento

Y os voy a desvelar un truco de uno de mis maestros, Roberto Aguado Romo: cada docente debe ocuparse de que tanto él como sus alumnos y alumnas, se encuentren en C.A.S.A., y al desvelar las siglas nos encontramos con este guía útil para evitar el aburrimiento de los niños en clase:

Curiosidad: nos lleva al interés, hay atracción, voluntad de logro. Hay expectación y arranque. 

Admiración: nos conduce a la imitación, nos encontramos tranquilos. Hay amor y respeto.

Seguridad: nos conduce al control, estamos seguros. Hay paz y serenidad. 

Alegría: nos invita a permanecer, hay entretenimiento. Hay entusiasmo y placer.

Esta maravillosa C.A.S.A., nos anima a reflexionar sobre nuestra actitud docente, y a pensar que si alguna de las acciones que yo inicio en mi aula, va en contra de al menos una de las emociones dichas anteriormente, entonces no estamos contribuyendo a que mis alumnos y alumnas estén de la forma en la que deberían estar.

Cómo hacer una clase divertida para los alumnos

Querido docente, seguro que sabes cómo provocar estas emociones en ti y en tu entorno, pero tengamos en cuenta, de manera reiterada y renovada, estas recomendaciones:

- Prepara clases dinámicas y variadas. No caigas en la monotonía y rutina. Especial atención a la curva atencional.

- Mírales a todos y cada uno a los ojos. Ámales por su individualidad.

- Respeta sus tiempos y adáptate a las peculiaridades de cada día. Usa la disciplina positiva, no la amenaza, el castigo o la mano dura. Conseguirás más, para ti y para ellos.

- Disfruta de tu profesión, es la más bonita del mundo. Créetelo.

Si cada clase, cada aula, formada por profesores y profesoras, por alumnos y alumnas, que son todos únicos y diferentes dentro de un amplio mosaico de diversidad, existiese un denominador común que fuese el  “entusiasmo por enseñar y aprender” os aseguro que nuestra contribución a la sociedad sería maravillosa y tendría un efecto multiplicador sin precedentes.