Enseñar a los niños a ver lo positivo en las situaciones complicadas

La técnica del diario ayuda a transmitir optimismo y positividad a toda nuestra familia

Silvia Álava Sordo

La vida no es siempre de color rosa, aunque a los padres nos gustaría que así lo fuera para nuestros hijos e hijas. Algunos niños tienen que enfrentarse a situaciones difíciles que, a menudo, son incluso muy difíciles de comprender para los propios adultos. Enfermedades, problemas económicos, conflictos familiares... Pero incluso cuando todo esto es ocurre, siempre hay algo feliz que podemos aprender. ¿Cómo podemos enseñar a los niños a ver lo positivo incluso de las situaciones complicadas?

Técnica del diario para que los niños aprendan a ver lo positivo

Técnica del diario para enseñar optimismo a tus hijos

¿Cómo podemos esperar que nuestros niños sean capaces de ver lo bueno en las situaciones difíciles si, muchas veces, ni siquiera nosotros los adultos somos capaces de vislumbrarlo? Ante esta pregunta, la doctora en psicología Silvia Álava Sordo nos habla de una estrategia muy sencilla pero muy útil tanto para los niños como para los adultos. La hemos llamado la técnica del diario.

Para llevarla a cabo, tenemos que hacernos con un cuaderno y un bolígrafo o un lápiz. En caso de no disponer de ellos, también podemos utilizar folios que podemos agrupar con grapas, clips o guardarlos en una funda o carpeta. Con ellos conseguiremos hacer nuestro propio diario.

¿Ya tenéis listos los materiales? ¡Empezamos! Cada noche, debéis encontrar un momento al final del día para reuniros todos juntos, en familia, para escribir en el cuaderno al menos una cosa buena que os haya ocurrido a lo largo de esa jornada. Podéis aprovechar el momento justo después de cenar, el rato del beso de buenas noches o antes de leer el cuento. Lo importante es que encontremos un momento familiar bonito y que vamos a recordar con cariño.

Podéis hacer este ejercicio compartiendo el momento (escribiendo un buen rato familiar que hayáis compartido en el día) o podéis hacerlo de forma individual (cada miembro de la familia escribe su pensamiento positivo). De la misma forma, si os resulta imposible encontrar un rato cada noche, podéis hacerlo una vez a la semana.

Incluso cuando las situaciones en casa no son tan buenas como nos gustaría, se pueden sacar cosas buenas. Solamente hay que pararse y reflexionar sobre estas. ¡Podemos aprender mucho de ello! Cuando no hablamos de estas, corremos el riesgo de que se nos olviden y, por tanto, que solo nos centremos en las cosas malas, en lo oscuro y pesimista.

Gracias a esta técnica, además de centrarnos en lo agradable, lo dejaremos escrito. Por lo tanto, dentro de unos meses podremos volver a ella y echarle un vistazo para darnos una nueva alegría.

Enseñar a los niños que todos los días pasan cosas buenas

Que los niños vean lo positivo de las situaciones complicadas

Las cosas que apuntemos en nuestro cuaderno no tienen por qué ser grandes logros o grandes metas. Si nos fijamos bien, nuestro día a día nos regala muchas cosas sencillas que son muy bonitas, si sabemos apreciar también lo pequeño. A menudo, podemos sacar bellas lecciones de ellas. Algunas de las cosas que podríais apuntar en vuestro cuaderno son:

  • Me ha encantado el desayuno que me ha preparado mi mamá hoy. ¡Estaba buenísimo!
  • El momento en el que hemos jugado juntos ha sido genial. Me he dado cuenta de que a mi hijo le interesan mucho los dinosaurios.
  • Me ha gustado mucho que papá me ayudara a hacer los deberes. Me ha enseñado un truco buenísimo para aprender las tablas de multiplicar.
  • Hoy me ha hecho mucha ilusión que mi hermano me haya regalado uno de sus dibujos. ¡Estoy muy agradecida!

Tras unos días practicando la técnica del diario, es posible que os deis cuenta de que hay algunos buenos momentos que se repiten todos los días. ¡Eso es fabuloso! Porque que una cosa se repita siempre no hace que esta deje de ser maravillosa. ¡Todo lo contrario!

Rescatando y dejando por escrito estas frases conseguimos que los niños (y nosotros mismos también) se den cuenta de que, aunque las situaciones que vivimos son complicadas, también hay cosas positivas y bonitas que nos suceden. Esto les llenará de optimismo.

Cómo promover el optimismo familiar en casa

Transmitir positividad a la familia

Además de la técnica del diario, los padres podemos hacer otras muchas cosas para promover el optimismo de nuestros hijos. Veamos algunos consejos que nos ayudarán a crear una atmósfera positiva y calmada en casa para que tanto nuestros hijos como nosotros mismos seamos más felices.

1. Nos motivamos y nos queremos
Llenar nuestro hogar de notas adhesivas o folios pegados con cinta con frases motivadoras puede ser un ejercicio muy divertido y motivador. Por ejemplo, en la cocina podemos escribir: ¡Somos una familia que nos queremos y nos respetamos! En el salón, podríamos colgar un cartel que dijera: En esta casa nos gustan las sonrisas y los abrazos. Pero también podemos añadir frases que vayan dirigidas a miembros concretos de la familia: Nos encanta que Luis sea tan creativo.

2. Respetamos emociones (todas) de la familia
A veces nos sentiremos enfadados, otras veces alegres o tristes... Pero en casa debemos respetar todas las emociones. Los padres debemos ayudar a nuestros hijos e hijas a comprenderlas y a saber gestionarlas. De esta forma, las relaciones familiares que construiremos en nuestro hogar serán mucho más sanas y felices.

3. La empatía nos guía en casa
Cuando basamos nuestra crianza en la empatía y tratamos de comprender las actitudes y las conductas de nuestros hijos, somos capaces de tratarles con respeto y amor. Pero también debemos enseñar a nuestros hijos a tener empatía por la gente que les rodea.

4. Nos cuidamos para poder cuidar
Puede parecer muy obvio, pero precisamente porque es algo tan básico a veces se nos olvida. Si queremos estar sanos mentalmente los padres, y con ello poder ofrecer a nuestros hijos una atmósfera de felicidad, debemos dedicarnos unos autocuidados.

5. En casa utilizamos el diálogo
Los límites y las normas son muy necesarios para el desarrollo de los niños y tenemos que establecerlos de forma clara y firme. Sin embargo, también podemos apelar al diálogo familiar para consensuarlos. De esta forma, todos estaremos más abiertos a respetarlos de una forma más positiva. Además, conseguiremos adelantarnos a los posibles problemas que podrían surgir al quebrantarlos.

6. Aprendemos técnicas de relajación
A veces, podemos sentir que la situación nos supera y esto nos lleva a perder nuestro optimismo y positividad. Es normal. En estos momentos resulta muy útil conocer algunas técnicas de relajación o de respiración consciente que nos ayuden a retomar la calma. Por supuesto, son herramientas que podemos enseñar a nuestros hijos para que las utilicen cuando sientan que pierden el control.

Puedes leer más artículos similares a Enseñar a los niños a ver lo positivo en las situaciones complicadas, en la categoría de Motivación en Guiainfantil.com.