4 errores de los padres que NO desarrollan la empatía de los niños

Debemos enseñar a nuestros hijos a ser empáticos y a ponerse en la piel de otras personas

Luis Moya Albiol
Luis Moya Albiol Psicólogo y neurocientífico

¿Qué es la empatía? ¿Cómo podemos enseñarle este valor a los niños? ¿Cuáles son las actitudes que debemos evitar a la hora de educar en la empatía a nuestros hijos? La empatía puede ser el mejor antídoto contra el bullying y una excelente forma de comunicarnos con nuestros hijos. Sin embargo, hay algunos errores que cometemos los padres que impiden que eduquemos en la empatía a los niños. ¿Sabes cuáles son estas actitudes a evitar? ¡Vamos a verlo!

La empatía o por qué es necesario enseñar este valor a los hijos

Educar en la empatía a los niños

Los padres tenemos un gran trabajo entre manos. No te hablo de cuidar y guiar a los niños, que también, sino más bien me refiero a la importancia y la necesidad de educar a los hijos en valores: el respeto, la comprensión, la responsabilidad... siendo uno de los más destacados la empatía.

Ponerse en el lugar de los demás, pararnos a pensar en cómo se sienten, comprender que los demás también se tienen que poner en nuestra piel cuando así sea necesario... Todo ello es fundamental para ser la mejor versión de nosotros mismos. Seguro que ya has entendido por qué es tan importante educar en la empatía a los niños.

La educación de la empatía como valor tiene que trascender a educadores, pero también a madres y padres. Por eso es importante conocer cómo podemos ser empáticos, cuál es la mejor forma de transmitir este valor a los hijos y cuáles son las cosas, los errores, que hacemos sin darnos cuenta y que en verdad suponen un impedimento a este trabajo.

Los errores de los padres que no desarrollan la empatía de los niños

Errores de los padres en la empatía de los niños

¿Cuáles son los errores que muchas veces (puede que sin darnos cuenta) comentemos los padres y que ponen una barrera a la empatía de los niños? Hacerte esta pregunta y conocer en detalle la respuesta será el primer paso. Además, debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1. Un mal ambiente en la familia
Si el niño vive en un entorno familiar en el que hay malos modales, discusiones, malos tratos o incluso violencia será muy complicado que crezca feliz, se desarrollen sus capacidades y aprenda valores que le sirvan en su día a día.

2. La sobreprotección es la antítesis de la empatía
¡Ojo a la sobreprotección! Proteger en exceso a los hijos, lo que se conoce como la hiperprotección, no solo quita recursos a los niños para que sepan desenvolverse por sí mismos pues se sienten más miedosos, inseguros y vulnerables, sino que además favorece y mucho el egocentrismo (puede llevar en algunos casos al narcisismo) que es la antítesis de la empatía.

3. No ser nosotros empáticos
Como suele pasar con todo lo que tiene que ver con la enseñanza de los valores, no aplicarlos a nosotros mismos, no interiorizarlos, no mostrarlos con el ejemplo, etc. impide que podamos trabajarlos con los niños. ¿De qué me vale querer que mis hijos sean empáticos si yo no lo soy? Muestra a los tuyos que tú también sabes ponerte en su lugar y en el de los demás; ellos no tardarán en hacer lo mismo.

4. No establecer los límites adecuados
Los límites nos guían, nos recuerdan lo que sí y lo que no podemos hacer siempre dando un argumento y una razón. Si el niño vive en un entorno en el que esos límites no están definidos o nos los comprende, no tendrá la capacidad suficiente de ponerse en el lugar de los demás.

Claves para educar a niños empáticos y con valores

Cómo educar a niños empáticos que tienen valores

Ahora que ya conocemos los errores que no debemos cometer los padres, si es que queremos educar en la empatía a nuestros hijos, vamos a centrarnos en las buenas prácticas. Los padres podemos hacer mucho para educar en la empatía a nuestros hijos, futuros adultos el día de mañana. Estos consejos te ayudarán a lograrlo sin agobios y siempre desde el respeto.

- Educa a tus hijos en el afecto desde el minuto uno de su vida
Educar a los niños en el amor, en el afecto, el contacto piel con piel, el cariño y hacerlo desde que nacen es lo que va a dar pie a que las estructuras del cerebro del pequeño se formen de manera adecuada, las mismas que van a posibilitar que se desarrolle la empatía. ¡Que no te falten los besos y los abrazos cada día!

- Apuesta por una buena comunicación y por una mejor cohesión familiar
Aunque no te lo parezca, la comunicación, al igual que el afecto, también se trabaja desde que los hijos llegan a este mundo. Hablar con ellos, dejar que se expresen y escucharles, preguntarles cómo se sienten... son grandes ideas clave en la enseñanza de valores como la empatía.

- La escucha activa y los momentos de calidad en familia 
El hecho de que los niños sientan que los escuchamos, que estamos cerca de ellos, que nos interesa lo que tienen que decirnos es otra cosa bien sencilla que podemos hacer para que tengan el sentimiento de pertenencia a la familia, se sientan queridos y arropados y sepan ser empáticos. La escucha activa es una maravillosa práctica familiar.

- Desarrolla la autonomía de tus hijos
Motivar a que los niños hagan sus cosas solos siempre según su edad: atarse los zapatos, ponerse el abrigo, recoger su cuarto, pensar el ejercicio antes de preguntar... Todo ello quiere decir educarles en la autonomía, algo que está íntimamente relacionado con una sana y positiva autoestima que, por otro lado, recordemos, es un elemento clave en la capacidad de la empatía.

- Respeto a todo y a todos
'Cuidamos el medio ambiente', 'no golpeamos las cosas por muy enfadados que estemos', 'respetamos a todos por igual: mayores, niños, ancianos', son pequeñas enseñanzas que vamos dando a los hijos a lo largo de su vida y que sirve de mucho para trabajar el valor de la empatía.

¿Y tú? ¿Educas a tus hijos en la empatía?

Puedes leer más artículos similares a 4 errores de los padres que NO desarrollan la empatía de los niños, en la categoría de Valores en Guiainfantil.com.