Cómo generar estados de calma en los niños a través del Mindfulness

Consejos para trabajar la atención plena de los niños desde casa

María Molero
María Molero Maestra y experta en Mindfulness

Cada vez son más las quejas que nos llegan por parte de los padres y docentes acerca del nerviosismo y falta de concentración de los más pequeños. ¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a manejar sus estados emocionales y generar en ellos estados de calma? El Mindfulness se puede convertir en tu gran aliado, ¡solo que hay que saber cómo aplicarlo!

Descubre cómo el Mindfulness te ayuda a mejorar los estados de calma de los niños

crear estados de calma con el mindfulness

Vivimos en una sociedad hiperconectada, donde está aumentando de forma vertiginosa el uso de la tecnología en edades muy tempranas. Nunca antes los menores habían estado expuestos a tantos estímulos a la vez. Todo ello se traduce en una alteración de los estados emocionales de los menores, afectando el correcto desarrollo de su atención.

El cerebro del niño necesita aprender a fijar la atención de forma voluntaria y una buena manera de contribuir en la mejora de la concentración y los estados de calma de los niños es a través de la atención plena o Mindfulness.

El Mindfulness no es otra cosa que un entrenamiento atencional. A través de su práctica, nos permite llevar nuestra atención al aquí y ahora, ayudándonos a reconocer lo que está sucediendo en este preciso instante, atendiendo a los efectos de dicha experiencia en nosotros mismos a nivel de pensamientos, emociones y sensaciones.

Con el Mindfulness nos convertimos en observadores de nuestra propia experiencia sin emitir juicios de valor. Son muchos los beneficios que se derivan de su práctica tanto a nivel físico como psicológico (protege el cerebro, desarrolla la inteligencia emocional, favorece la creatividad, mejora la memoria, ayuda a dormir mejor...), pero sobre todo cabe destacar que se va a producir una mejora en nuestros estados de calma y de atención en nuestras tareas diarias.

Formas de trabajar Mindfulness con tus hijos en casa

trabajar minfulness con los niños en casa

Al igual que en los adultos, esta práctica se puede llevar a cabo con los más pequeños, aportándoles los mismos beneficios y realizándose desde un punto de vista más formal o más informal. ¿Esto qué quiere decir? 

Por un lado, podemos integrarlo en sus vidas de manera informal en cualquier tarea de su vida cotidiana como, por ejemplo, lavarse los dientes, limpiarse las manos, comer al mediodía, cenar por la noche, poner la mesa, hacer la cama… Estas actividades se llevarán a cabo de forma atenta, enfocando la atención en su desarrollo, actuando en todo momento como observadores de las sensaciones, pensamientos y emociones que van a surgir de dicha experiencia.

La práctica del Mindfulness consiste en redirigir nuestra atención cada vez que se va del foco o anclaje que hemos decidido establecer. Cuando trabajamos con niños es muy importante entender que vamos a dedicar pequeños espacios de tiempo, que poco a poco iremos alargando.

Otra manera de practicarlo es mediante la práctica formal. En este caso vamos a destinar ciertos momentos del día para su práctica. Esta forma requiere de cierta constancia, dedicación y compromisoCuando practicamos Mindfulness con los más pequeños es importante tener en cuenta los momentos del día en los que se encuentran más receptivos. Otro aspecto importante es alternar espacios de tiempo en movimiento y en calma, ya que su naturaleza de niños no les va a permitir aguantar mucho tiempo en calma.

Y ahora pasaremos a la parte más experimental. ¿Dónde puede hacer Mindfulness con mis hijos? Cualquier espacio nos puede servir pero es recomendable establecer un espacio fijo para ello. En casa podemos buscar un pequeño rincón de la calma, elegirlo de forma consensuada e implicar al menor en su elección, decoración, normas de uso y demás.

Esto nos va a ayudar a generar en ellos un cierto compromiso y motivación. Algunos de los elementos que podemos incluir en este rincón podrían ser peluches favoritos, mantas, cojines, cuentos, botella de la calma… Todos aquellos elementos que puedan inducir en un momento dado a la calma.

¿Cómo puede empezar a practicar la atención plena o Mindfulness? En posición sentada o tumbada o según el niño prefiera. Yo siempre digo que este aspecto lo dejaremos al gusto de los más pequeños, porque no debemos olvidar que se trata de acercarles a la práctica de forma amable, voluntaria, lúdica y motivadora y siempre invitándoles a la práctica en compañía del adulto o facilitador Mindfulness.

Podremos apoyarnos en meditaciones, prácticas guiadas y cuentos dirigidos que nos permitan ayudarles a llevar el foco de atención a diferentes anclajes como pueden ser su respiración, las sensaciones corporales o los cinco sentidos.

El secreto reside en la constancia, el compromiso, pero sobre todo requiere grandes dosis de paciencia. Solo así podremos experimentar los beneficios que de su práctica se derivan.

Puedes leer más artículos similares a Cómo generar estados de calma en los niños a través del Mindfulness, en la categoría de Depresión y ansiedad en Guiainfantil.com.