Ejercicios de Mindfulness para niños nerviosos

Dos ejercicios de meditación para niños inquietos que funcionan

¿Conoces el Mindfulness? Es una forma de meditación que beneficia tanto a niños como a mayores. Los niños, sí, también pueden practicar Mindfulness. De hecho, está especialmente indicado para niños más nerviosos o con problemas para canalizar sus emociones.

La especialista en Mindfulness Patricia Díaz-Caneja, nos propone hacer con los niños dos ejercicios de mindfulness para niños nerviosos. Les ayudará a respirar de forma correcta y calmar el sistema nervioso.

Dos ejercicios de Mindfulness para niños nerviosos

Ejercicios de MIndfulness para niños nerviosos

Estos dos ehercicios de Mindfulness son muy sencillos, y pueden hacerlos niños a partir de 3-4 años. No necesitas muchas cosas, aunque sí te ayudará tener a mano un instrumento musical de percusión ( una campana, un triángulo o un cuenco tibetano). El objetivo de ambos ejercicios es que el niño sea consciente de su respiración. Esto sin duda, le ayudará a relajarse

1) Primer ejercicio: Para este primer ejercicio, necesitas un cuenco tibetano o campanilla para hacerlo sonar.

- Primero, le dices al niño que se siente en el suelo de forma cómoda.

- Pide al niño que ponga sus manos sobre el vientre. Se dará cuenta de cómo sube y baja la barriga al respirar.

- Puede cerrar los ojos (sólo si quiere)

- Ahora deben escuchar el sonido de la campana o cuenco tibetano. Cuando deben de oír la última vibración, deben levantar la mano y abrir los ojos.

2) Segundo ejercicio: En este segundo ejercicio necesitarás piedras pequeñitas. Las puedes recoger de la calle. Te bastarán 10 piedrecitas.

- Guarda en una bolsita pequeñas las piedras. Las sacas de la bolsa y formas un montoncito. 

- Si tienes una campana o cuenco tibetano, hazlo sonar. En ese momento, el niño debe coger una pidrecita del montón, olerla y dejarla e otro montón. 

- El ejercicio terminará cuando haya terminado con todas las piedrecitas del primer montón y haya creado un segundo montón. Este ejercicio, aunque parezca muy simple, les ayudará a tomar consciencia de su respiración.