Mindfulness para niños con TDAH. Vídeo de meditación guiada con animales

El mindfulness es de gran ayuda para los niños con Trastorno de Atención y/o Hiperactividad

Isabel Bersabé
Isabel Bersabé Neurodocente

Cada vez hay más familias que se han animado a probar el mindfulness pues su práctica tiene muchos beneficios, tanto para los niños como para los adultos. Ser conscientes de nuestra respiración y practicar la atención plena nos ayudará a ser conscientes del ahora y de cómo nos sentimos. Además, es una herramienta de relajación muy útil. En esta ocasión te proponemos un vídeo de mindfulness para niños con TDAH. Se trata de un ejercicio de meditación guiada que nos hace viajar hasta la naturaleza y a escuchar a los animales.

Tanto si eres madre o padre de un niño con Trastorno de Atención y/o Hiperactividad (TDAH), como si tienes algún alumno en clase con esta condición, te invitamos practicar este ejercicio en vídeo de mindfulness.

Cómo ayuda el mindfulness a los niños con TDAH

Los niños con TDAH y el mindfulness

Según se explica en la hoja informativa 'TDAH' (de los CDC de Estados Unidos), el Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad es uno de los trastornos de comportamiento más comunes en la infancia. Los niños que son diagnosticados pueden tener dificultad para mantener la atención o controlar las conductas impulsivas, tienden a ser nerviosos, etc.

Atendiendo a los síntomas del TDAH, el mindfulness se posiciona como una herramienta genial para favorecer la concentración de los niños, pero también puede ser de gran ayuda para calmar los nervios y relajarse. La meditación guiada ayuda a los niños en la desregulación emocional y les muestra recursos que pueden usar cuando ellos mismos identifiquen que necesitan calmarse.

Si tienes algún hijo o alumno con TDAH, puedes practicar la meditación guiada que te proponemos dándole play al vídeo o leyendo tú mismo (con voz calmada y tranquila) el texto que te sugerimos a continuación. Un buen momento para llevarla a cabo puede ser cuando necesitéis cambiar de actividad o cuando notéis que está más agitado. También es una buena herramienta para antes de dormir.

Al estar presentes los animales y el viaje a la naturaleza, a los niños les llamará mucho la atención.

Ve el vídeo o lee a tu hijo con TDAH el ejercicio de meditación

Vídeo de meditación guiada con animales para niños

¿Te gustan las aventuras? Pues hoy vas a viajar muy lejos sin ni siquiera salir de casa. ¿Quieres saber cómo? Tan solo cierra los ojos y déjate llevar por mi voz.

Pon las manos sobre tu vientre y siente tu respiración: coge aire por la nariz y también suéltalo por ella. Inspira y espira. Concéntrate en cómo tu vientre sube cuando coges aire y cómo baja cuando sueltas.

Para prepararte para el viaje, debes hacer cinco respiraciones. Cuéntalas: una, dos, tres, cuatro y cinco. No pasa nada si no vas al ritmo de mi voz, lo importante es que sigas tu propio ritmo de respiración.

Es momento de comenzar. Continúa con los ojos cerrados y las manos sobre tu vientre; vamos a viajar, presta atención y escucha. Solamente tardaremos 10 segundos.

Hemos llegado, qué viaje tan agradable y tranquilo. Miras alrededor y ves que hace sol. Tus pies están descalzos. Sientes la hierba, es suave y está templada. Te encanta esta sensación.

El paisaje es realmente bonito, todo es verde, hay muchos árboles. Son muy altos y están llenos de grandes hojas. Sientes una gran calma, así que comienzas a caminar para descubrir qué tesoros te están esperando en su interior.

Según vas adentrándote en este lugar, comienzas a escuchar diferentes animales, algunos los oyes más cerca y otros más lejos. No sientes miedo, cada animal está ahí para disfrutar contigo de esta experiencia. ¿Eres capaz de identificarlos a todos?

¡Qué lugar tan especial! Tras esta caminata, llegas a un río y ves que hay una enorme cascada que atraviesan muchos pájaros volando. Miras hacia arriba y ves que el sol sigue estando ahí, calentando tu piel de forma suave y agradable.

Este lugar es perfecto para descansar. Así que te tumbas sobre la hierba templada, junto al agua, observando las nubes. Nada te preocupa, ahí sientes seguridad y paz. Es tu lugar especial y puedes volver siempre que quieras.

Inspira y espira.

Beneficios del mindfulness o la meditación guiada para los niños

Los beneficios del mindfulness para los niños

Por si aún no te has convencido de los grandes beneficios que el mindfulness tiene para los niños, a continuación recogemos algunos de las ventajas de practicarlo en familia o en el aula (tanto en el caso de niños con TDAH como sin esta condición).

- Mejora la respiración de los niños y permite respirar de una forma controlada. Muchas veces damos por hecho la respiración (porque es algo que hacemos de forma automática), sin embargo, aprender a ser conscientes de ella puede ayudar a los pequeños a relajarse y controlar los nervios.

- Ayuda a identificar, comprender y ser más conscientes de nuestras emociones. Cuando sentimos que estamos nublados por el estrés y la confusión, es difícil saber cómo nos sentimos. Sin embargo, gracias al mindfulness conseguimos saber cuáles son esas emociones. Recuerda que nuestros niños necesitan que les ofrezcamos educación emocional.

- La medicación ayuda a los niños a enfocar su atención, lo que les ayuda a concentrarse en aquello que necesitan. Esto es de gran ayuda para los niños con TDAH.

- Al estar en mayor calma gracias al mindfulness, ayudamos a los niños a ser más conscientes de las decisiones que toman y a saber controlar ese estrés típico al hacer una elección.

Recuerda, para que la práctica del mindfulness sea efectiva para los niños y para los adultos tenéis que ser constantes. Puede ayudaros el hecho de reservar un momento de cada día a la meditación, por ejemplo, antes de empezar a hacer los deberes del colegio. ¡Que disfrutéis este ejercicio de meditación guiada!

Puedes leer más artículos similares a Mindfulness para niños con TDAH. Vídeo de meditación guiada con animales, en la categoría de Hiperactividad y déficit de atención en Guiainfantil.com.