Por qué es bueno contar los cuentos del revés a los niños

Las ventajas de cambiar los cuentos tradicionales

Uno de los recuerdos más bonitos que tengo de mi niñez es cuando mi madre me contaba un cuento mientras hacía la cena. Allí, sentada sobre la encimera de la cocina escuchaba decenas de historias populares que ya me sabía de memoria.

A los niños no les importa escuchar una y otra vez el mismo cuento. Cuando son pequeñitos se sienten seguros conociendo cuál será el futuro del protagonista.

Pero cuando el niño crece empieza a demandar nuevas historias, cuentos con moraleja y con una trama más complicada.

Como madre me he convertido en una contadora de cuentos semiprofesional, y, tengo que reconocer que, cuando me piden que les cuente otra vez el mismo cuento se me ponen los pelos de punta. Ya no sé cómo darle un poco de vidilla al cuento porque me aburre terriblemente. Así que, un buen día en el que me pidieron que les volviera a contar el cuento de Caperucita Roja, decidí darle una vuelta al cuento y contarlo del revés. Te explico cómo puedes contar un cuento del revés a los niños.

Cómo contar un cuento del revés a los niños

Por qué es bueno contar cuentos del revés a los niños

No se trata de empezar por el final del cuento y desvelar el desenlace (aunque se lo sepan de memoria), sino de darle la vuelta por completo al cuento y poner de protagonista a uno de los personajes secundarios para enfocarlo desde una perspectiva diferente. Es decir, en el caso de Caperucita Roja, contaremos el cuento desde la perspectiva del lobo o del cazador, ¡ese será nuestro personaje principal!

Podemos imaginar que el lobo tenía una vida difícil dentro del bosque, ya que no encontraba nada que comer, que no comía otros animales porque eran sus amigos, y que cuando se encontró a Caperucita y su abuelita vio la única manera de alimentar a su familia. Así enseñaremos al niño que el lobo, no siempre es el malo de los cuentos, y que también tenía sus razones para poder comerse a la abuelita (aunque no esté bien hecho).

También podemos contar el cuento del revés a los niños añadiendo un poco de imaginación al cuento y hacerlo más divertido inventando que era un lobo vegetariano, pero que su condición de lobo salvaje le empujaba a tener que comer carne, y que el pobre lobo todo el tiempo se pasaba luchando contra sus propios instintos animales de supervivencia, creando situaciones divertidas, de cuya enseñanza sacamos que debemos asumirnos tal como somos. Pero ¿y si es la abuelita la que tendió una trampa al lobo atrayéndolo a su casa para poder cazarlo y echarlo al guiso?, ¿cómo cambia el cuento, verdad?

Dentro de un mismo cuento podemos encontrar varias historias paralelas, y enseñaremos a los niños a ponerse en el lugar de los otros personajes y aprender a empatizar con ellos: no hay personajes malos, sino maneras distintas de ver la vida.

Por qué es bueno contar los cuentos del revés

- Les ayuda a ver otras perspectivas de la historia y descubrir nuevos cuentos.

 - Les hace empatizar con los diferentes personajes.

- Les divierte y les desconcierta que de pronto el cuento cambie.

- Pueden añadir personajes nuevos y participar en la historia.

- Nos divertirá contarlo y le pondremos un poco más de emoción en la narración.

- Desarrollaremos su imaginación y la nuestra.

 Sin duda, es una buena técnica para no volver a aburrirse contardo los cuentos de siempre.