El test de Rosenberg para detectar autoestima baja en los niños

Descubre si tu hijo tiene algún problema de autoestima con este sorprendente test

Estefanía Esteban

Medir la autoestima puede parecer tan complicado como medir el amor, la felicidad o la paciencia... Y sin embargo, existe una forma de averiguar si nuestro hijo (o por qué no, tú mismo), tiene algún tipo de problema de autoestima. Solo tienes que usar la conocida escala de Rosenberg. 

Te explicamos cómo usar el test de Rosenberg para detectar autoestima baja en los niños. Aplica la escala con tu hijo y descubre si tiene la suficiente fe en sí mismo para conseguir todo lo que se proponga.

Instrucciones para usar el test de Rosenberg para detectar autoestima baja en tu hijo

Test de Rosenberg para detectar autoestima baja en los niños

Aunque te sorprenda, se puede medir la autoestima, aunque sea aproximadamente. ¿Cómo? Mediante la escala del psicólogo Morris Rosenberg, un sencillo test muy útil para padres con sospechas sobre la baja autoestima de tu hijo. Dicen quienes han usado esta escala, que es muy útil sobre todo para la etapa de preadolescencia y adolescencia de los hijos, una etapa en la que la autoestima de pronto es más vulnerable y frágil. 

La escala, aunque en un principio se diseñó para adolescentes, lo cierto es que es útil y aplicable también a niños algo más pequeños y también para adultos. Muy utilizada por psicólogos de todo el mundo, sirve para comprobar qué concepto tiene el niño o adolescente sobre sí mismo y cuánto se valora. Para utilizarla, solo tienes que pedir a tu hijo que conteste a este sencillo test. Consta de 10 afirmaciones. Las cinco primeras son positivas y las cinco siguientes, negativas. Tu hijo debe contestar en una escala de 1 a 3. En el caso de las afirmaciones positivas, uno significa no estoy de acuerdo, el 2, estoy un poco de acuerdo, y el tres, estoy totalmente de acuerdo. En el caso de las cinco siguientes afirmaciones, el 1 significa estoy de acuerdo, mientras que el 3 significa que no está para nada de acuerdo. Comencemos:

  1. Siento que soy una persona digna de aprecio. Al menos lo soy como las demás (Apuntar al lado 1,2 o 3. Recuerda. 1 si no estás para nada de acuerdo y 3 si estás totalmente de acuerdo).
  2. Creo que tengo cualidades positivas.
  3. Adopto una aptitud positiva hacia mí mismo.
  4. En conjunto, me siento satisfecho conmigo mismo.
  5. Soy capaz de hacer las cosas tan bien como el resto de los demás.
  6. Me inclino a pensar por norma general que soy un fracasado (En las afirmaciones negativas, recuerda que 1 significa que estás totalmente de acuerdo, mientras que 3 significa que no estás para nada de acuerdo).
  7. Pienso que no tengo mucho por lo que sentirme orgulloso.
  8. Me gustaría poder respetarme más
  9. A veces, me siento un inútil.
  10. A veces pienso que no sirvo para nada.

Ahora, suma todos los puntos. Comprueba aquí la puntuación obtenida:

  • Puntuación por debajo de los 15 puntos: Se trata de una autoestima muy baja, de un niño o adolescente que cree poco en sus posibilidades y que necesita estímulos para confiar más en sí mismo.
  • Puntuación de 16 a 25 puntos: Tu hijo tiene una autoestima saludable. Cierto que se puede mejorar, pero cree en él mismo y en sus posibilidades. Sabe que puede mejorar pero que no está por debajo de nadie. 
  • Por encima de los 25 puntos. Aquí hablamos de una autoestima muy fuerte, pero si la puntuación es ya por encima de 27, tal vez comience a ser un problema, ya que un exceso de autoestima también puede ser peligrosa para un niño, ya que puede denotar problemas para analizar la realidad o el caso de niños demasiado confiados y complacientes consigo mismos. Según la teoría de Rosenberg, la puntuación ideal iría de 15 a 25 puntos. 

La teoría del psicólogo Rosenberg pone de manifiesto reflexiones que no escapan al sentido común, pero que viene bien recordar. Por ejemplo: 

  • Los niños y adolescentes más extrovertidos suelen gozan de una autoestima más alta.
  • Niños y adolescentes con problemas para manejar sus emociones, tienen una autoestima más baja.

Recuerda que la autoestima es un pilar básico de la felicidad y un motor necesario para conseguir con éxito nuestros sueños. 

Cómo mejorar la autoestima de los niños

Si crees que tu hijo tiene una autoestima demasiado baja, siempre puedes ayudarle a aumentarla. ¿Cómo?

  • No olvides los refuerzos positivos. En lugar de señalar lo que hace mal o deja de hacer, intenta recalcar las cosas que se le dan bien.
  • Halagos sí, gracias. Reconoce sus logros con aplausos, abrazos y palabras positivas.
  • La técnica del bolígrafo verde. Cuando le ayudes con los deberes, olvida el boli rojo para marcar lo que tiene mal y prueba a rodear con boli verde la cantidad de aciertos que ha tenido.
  • Incentívale a superar retos. Cuando tu hijo no logra superar un reto, es normal que se 'venga abajo'. Invítale a intentarlo de nuevo, y potencia en él la perseverancia.