Autoescuela de autoestima. Cuento corto para niños sobre la aceptación

Cuento infantil con actividades para reforzar la confianza de tus hijos en ellos mismos

A todos nos gusta ser queridos. A todos nos gusta gustar. La autoestima es decisiva en el crecimiento de los niños. En el crecimiento emocional y en el académico, que siempre van de la mano. 'Autoescuela de autoestima' es un cuento corto para niños que habla sobre la aceptación de uno mismo y del amor propio. La historia de Estimaldo y las actividades educativas que te proponemos a continuación nos ayudan a reforzar la confianza, el amor propio y la seguridad de los niños. ¿Conocéis a Estimaldo, el pequeño auto?

Cuento corto para niños sobre la autoestima y la aceptación

Cuento corto para niños sobre la autoestima y aceptación

Estimaldo era un auto; un coche de ocho años que se sentía muy triste porque pensaba que no servía de mucho. Que su motor no era el más potente, que su color ya no era tan nítido como cuando era nuevo, que su chapa mostraba algunos golpes o arañazos... De tanta tristeza, Estimaldo decidió esconderse cada día debajo de una lona gris.

- Estimaldo - le decía mamá Furgoneta - si te escondes, nadie podrá ver lo que tú vales.

- Me da igual, mamá.

- Estimaldo - le decía su papá, un Todoterreno azul -, anímate y ven conmigo a dar una vuelta por ahí.

Pero Estimaldo, el auto de ocho años, no quería saber nada y se escondía y ni tan siquiera quería jugar. En la Autoescuela de Primaria, Estimaldo tampoco se sentía a gusto, intentaba pasar desapercibido. Veía a los demás autos mejores que él.

- Estimaldo - le decía su profesor de Educación Física, un potente coche deportivo -, tienes que entrenar más.

Un día de junio, casi a final de curso, mamá Furgoneta se quedó sin gasolina. Papá Todoterreno estaba con gripe y muy bajo de batería. ¡Pero no podían quedarse parados! Estimaldo comprendió que tenía que actuar. Se desenfundó su lona gris y salió del garaje tras darse una ducha con la manguera y jabón abrillantador. A mamá Furgoneta le cedió parte de gasolina y a papá Todoterreno le recargó la batería.

Era él, un coche de ocho años, ni el más potente ni el más veloz, ni siquiera el más bonito, pero ayudó a sus padres y se sintió útil por primera vez. Luego se marchó a la Autoescuela de Primaria y aprendió todo lo que pudo para ser la mejor versión posible de sí mismo.

Cómo trabajar este cuento infantil con tus hijos o alumnos

Reforzar la autoestima infantil

Cuando ejercía en cursos con alumnado de 7 u 8 años siempre realizaba una dinámica muy atractiva titulada 'El auto estima'. A continuación os explico, paso a paso, cómo yo suelo proponer esta actividad, por si a ti te ayuda a llevarla también a cabo con tus hijos en casa o con tus alumnos en clase.

1. Comenzaba contando la historia de Estimaldo, el cuento corto de 'Autoescuela de autoestima' que acabas de leer.

2. Tras leer el cuento, debatíamos sobre qué le sucedía a Estimaldo, por qué se sentía mal y triste y si en alguna ocasión nos encontrábamos como él.

'A todos nos suceden las mismas cosas. Todos va a sentir alguna vez el desánimo o la tristeza', les reflexionaba en voz alta mientras las cabecitas de los niños asentían.

3. A continuación, les entregaba una fotocopia con un coche dibujado en blanco negro, y al mismo tiempo les proponía que lo colorearan, escribieran palabras o frases cortas que pudieran servir para animarnos en esas situaciones.

Gracias a estas actividades tan sencillas intentaba que los niños partícipes de esta actividad reflexionaran sobre la confianza en uno mismo y el amor propio. La autoestima es un aspecto muy significativo en la correcta socialización de un niño. Cuando se dan cuenta de que son útiles, de que su labor ayuda a los demás, todo es más sencillo.

La importancia de reforzar la autoestima infantil

Actividades del cuento infantil de las confianza

Hay que animar a los hijos, alumnos... de una forma natural. Esto lo has hecho bien, refuerzo positivo, pero sin caer en el elogio constante o la recompensa continua, que puede llevar a unas expectativas, tanto al niño como a los padres y madres, desproporcionadas o irreales. Ante todo, naturalidad.

Desde bien pequeñitos, los niños deben saber que todos hacemos cosas bien y no tan bien, que todos cometemos errores y de ellos aprendemos. Que solo se equivoca quien lo intenta. Que se deben aceptar las limitaciones para estimar sus posibilidades. No hay nada como conocerse, pero esto lleva tiempo. Mientras llega este autoconocimiento, obremos con naturalidad, sin falsos elogios ni falta de recompensas. En ese punto intermedio, el niño mantendrá una sana autoestima.

Siempre suelo decir a algunos padres que una desproporcionada elevada autoestima limita con el País de la Tiranía y el endiosamiento del niño. Y es muy difícil luego bajarlo del pedestal del número uno.

Los niños deben sentirse queridos y valorados en casa y en el colegio, para que ellos proyecten ese mismo sentimiento de cariño hacia su entorno. Que tengan capacidad de rectificar, de reconocer el error sin que se sientan mal. Y, por supuesto, la autonomía suficiente para decidir al mismo tiempo que cultivar el respeto a las opiniones de los demás.

Estimaldo el auto creció valorándose tal y como era, aceptando sus posibilidades y sus limitaciones. Siempre fue estimado y tuvo buena autoestima.

Más cuentos cortos sobre la autoestima y la confianza de los niños

Puedes leer más artículos similares a Autoescuela de autoestima. Cuento corto para niños sobre la aceptación, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: