El potrillo cojo. Cuento infantil sobre la superación y la autoestima

Este cuento hará reflexionar a los niños sobre las diferencias y por qué hay que aceptarlas

Marisa Alonso Santamaría

Además de divertir y ayudarles a practicar la lectura, los cuentos para niños son una excelente herramienta para hacerles reflexionar sobre el entorno que les rodea y sobre los valores. En este caso, te contamos el cuento infantil titulado "El potrillo cojo", que trata sobre un pequeño caballo que nació con tres patas. El protagonista de esta historia no encontró ningún impedimento para lograr todo lo que quiso en la vida, lo que puede ser un buen ejemplo de superación y autoestima para tus hijos.

Cuento infantil sobre la superación y la autoestima de los niños

Un bonito cuento infantil sobre la superación y la autoestima de los niños

Potrillo nació con tres patas, y mamá yegua empezó a llorar desconsoladamente; pero solo fue un momento.

—¡Nunca podrá andar! —escuchó mamá yegua que decían.

Pero Potrillo, aunque tardó más que sus hermanos, logró sujetarse en sus tres patas ayudado por sus padres.

—¡Nunca podrá correr!  —escuchó Potrillo que hablaban de él a los demás animales del campo.

Pero a Potrillo no le importó, más bien todo lo contrario, porque estaba creciendo en una familia que le insistía en la fortaleza de sus tres patas y nunca en la que no tenía.

Al poco tiempo también logró correr.

Así seguía creciendo Potrillo, muy feliz, sin que para él, nacer sin una pata, fuera ningún obstáculo.

Una mañana apareció por la dehesa una bonita yegua.

Viendo cómo la miraba Potrillo, los caballos y yeguas mayores empezaron a murmurar.

—Nunca se fijará en él.

Y por primera vez en su vida, Potrillo se sintió inseguro.

—¿Algo no va bien Potrillo? —le preguntó su madre a los pocos días.

Y con mucho dolor vio que Potrillo se sentía mal, por el hecho de ser cojo.

Potrillo, eres fuerte y bueno  —le dijo su madre —debes sentirte orgulloso de ser como eres.

Cada tarde, la joven yegua iba a hablar con Potrillo, y en ningún momento hizo alusión a la pata que le faltaba.

Al poco tiempo hicieron una carrera de potros y su familia, como siempre, lo animó a presentarse.

—¡Cómo se le ocurre apuntarse a un potro cojo!  —escucharon todos que decían dos potros riéndose de él.

Ese día, Potrillo, corrió tanto y lo hizo tan bien, que ante la incredulidad de todos ganó la carrera.

Su familia se sintió inmensamente feliz por él, y la yegua joven se puso muy contenta con el logro de su amigo.

Potrillo demostró a todos que tener tres patas no le había impedido hacer nada en la vida; pudo andar, correr y vivir como cualquier otro potro de su edad. Y supo en todo momento, que tenía una familia maravillosa.

Preguntas de comprensión del cuento

Aprovecha este momento de diversión y relajación con tus hijos para comprobar si se han enterado de la historia sin tener la presión de los deberes del colegio. Te proponemos algunas preguntas de comprensión lectora que le puedes proponer a modo de juego, nunca como si fuera un ejercicio aburrido que puede suspender.

1. ¿Cómo había nacido Potrillo?

2. ¿Potrillo era feliz o estaba triste?

3. ¿Por qué la gente se burló de Potrillo cuando se apuntó a la carrera?

4. ¿De qué se dio cuenta Potrillo cuando terminó la carrera?

Puedes leer más artículos similares a El potrillo cojo. Cuento infantil sobre la superación y la autoestima, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.