Un problema con la sangre. Cuento infantil para superar el miedo a la sangre

Cuento para niños que tienen miedo a la sangre

Azucena Zarzuela
Azucena Zarzuela Periodista y escritora de cuentos

Algunos niños tienen un miedo terrible a ver sangre. Son muy sensibles ante la visión de una sola gota roja, y si se caen y se hacen una herida, pueden incluso pueden llegar a marearse. Pero, ¿qué pasa cuando alguien al que le da miedo ver sangre quiere ser médico?

Un problema con la sangre es un cuento para niños que quieren superar el miedo a la sangre.

Cuento infantil para que los niños superen el miedo a la sangre

Cuento sobre el miedo a la sangre

Ainara siempre había soñado con ser médica. Sin embargo, la sangre le daba mucho asco. Estudiaba mucho y sacaba muy buenas notas, pero no conseguía superar su miedo a la sangre. Había probado de todo para conseguirlo, pero nada parecía funcionar. Se había teñido el pelo de rojo para habituarse al color de la sangre, ayudaba a su mamá en la cocina a preparar la carne y el pescado para oler la sangre, veía películas de vampiros que chupaban la sangre… Pero nada, seguía dándole asco.

La clases de Ciencias y Biología eran sus favoritas. El esqueleto que había en el aula estaba entre sus mejores amigos. Ainara le llamaba Huesitos y todos los días le saludaba chocando con él la mano. Sabía de memoria todos los huesos del cuerpo humano. Los músculos y los órganos tampoco eran ningún misterio para la pequeña. Ainara solía explicarles a sus compañeros cómo funciona el aparato digestivo cuando éstos comían el almuerzo. Y, también, les recordaba lo importante que es respirar bien cuando se hace gimnasia.

Pero lo más importante era que Ainara siempre quería ayudar cuando algún amiguito se caía o se sentía mal. Les daba la mano, sujetaba el hielo en los chichones, ayudaba a vendar las piernas y brazos que se magullaban en el colegio… Pero cuando había sangre se tenía que apartar y no podía hacer nada. Eso la ponía muy triste.

Fue entonces cuando sus amigos y compañeros quisieron ayudarla. Cada uno debía elaborar una sabrosa sangre con los alimentos que a Ainara más le gustaban. Así cuando viera sangre pensaría en lo rico que está el sirope de fresa, la gelatina, crema de ciruelas y cerezas, el ketchup o la salsa de tomate. Todos hicieron ricos y apetitosos platos rojos que parecía sangre.

Vendaron los ojos de Ainara para que probara todos los platos sin poder verlos. La pequeña estaba encantada. Todos estaban riquísimos. Al quitarse la venda, vio que en los platos todo parecía sangre, pero como sabía que estaba todo muy bueno e, incluso, quería seguir comiendo más, no le dio asco. Así fue como Ainara, gracias a la ayuda de sus amiguitos, superó su asco a la sangre. Ahora sí estaba preparada para convertirse en una gran médica.

Ejercicios de comprensión lectora

Si quieres descubrir si tu hijo ha entendido el texto hazle estas sencillas preguntas de comprensión lectora.

  • ¿A qué tenía miedo Ainara?
  • ¿Por qué era tan importante que se le quitase ese miedo?
  • ¿Por qué crees que tenía miedo a la sangre?
  • ¿Qué hicieron sus compañeros para ayudarla?
  • ¿A qué tienes miedo tú?