La tristeza de Alfredo. Cuentos cortos sobre las emociones para niños

Este cuento infantil explica a tus hijos qué significa estar tristes

Marisa Alonso Santamaría

¿Cómo nos sentimos cuando estamos tristes? ¿Qué es exactamente la tristeza? ¿Qué podemos hacer para estar alegres de nuevo? Hablar con los niños sobre las emociones les ayudan a ponerles nombre, a saber identificarlas cuando las sientan y a gestionarlas para sentirse mejor. Para ello, utilizamos los cuentos cortos como este, titulado 'La tristeza de Alfredo'.

Hemos acompañado este relato con algunos ejercicios de comprensión lectora y con otros cuentos que abordan otras emociones básicas de los niños como la alegría, el miedo o el asco.

Un bonito cuento infantil que habla sobre la tristeza

Cuento infantil sobre la tristeza

Cuando Raquel lo veía pasar por el parque arrastrando los pies, cabizbajo, con ese rictus de tristeza en la cara, se le partía el corazón.

Llevaba meses así: no levantaba cabeza.

— ¡Hola Alfredo! — saludó a su amigo intentando mostrar normalidad.

Alfredo solo hizo un amago de saludo con la mano sin levantar la cabeza.

— ¿Quieres venir conmigo a pasear esta tarde? He descubierto un lugar que te encantará — le dijo.

Alfredo, contra todo pronóstico, aceptó la oferta, y Raquel lo citó a las cinco en el primer árbol que estaba en el camino que llevaba al río.

Entraba la primavera y el bosque estaba especialmente bonito en esos días. Al llegar, Raquel vio a Alfredo apoyado en el árbol del camino.

— ¡Holaaaa! — saludó de lejos.

Alfredo no levantó la cabeza, miraba algo en el suelo que lo tenía muy entretenido.

— ¿Ves ese pájaro? — le dijo cuando estuvo a su lado.

Raquel se agachó para verlo más de cerca. Un bebé gorrión había caído del árbol y piaba con todas sus fuerzas muy asustado.

— ¡Así me siento yo! — dijo de repente Alfredo sin mirarla a la cara.

A Raquel le dio una punzada en el corazón; su amigo nunca le había hablado tan abiertamente de sus sentimientos.

De pronto bajaron del cielo dos pájaros más grandes y revolotearon alrededor del gorrioncillo calmándolo, a la vez que Raquel le ponía la mano cariñosamente en el hombro. Alfredo se fijó de dónde venían las aves, y vio el nido en una rama no muy alta.

— ¡Tengo que subir ahí! — dijo.

Alfredo se adelantó, tomó al bebé gorrioncillo en sus manos y escalando por el tronco logró devolver al pequeño a su nido.

Cuando Raquel ayudó a su amigo a bajar del árbol vio que en su mirada había cambiado algo; por primera vez, en mucho tiempo, sus ojos mostraban algo más que tristeza.

— ¿Oyes eso? — preguntó Raquel.

Alfredo guardó silencio: el gorrioncillo, más tranquilo, ya no piaba.

Llegaba el agradable ruido del río.

Los cuentos cortos para niños como recurso educativo

Al llegar a la orilla vieron a un pobre gatito que, resbalando una y otra vez, se agarraba a unas ramas para no caer al agua.

— ¡Así me siento yo muchas veces! — dijo Alfredo. Raquel lo abrazó.

Alfredo corrió en su ayuda y pudo salvar al animal. De nuevo ese destello de brillo asomó en su mirada.

Los dos amigos siguieron su paseo por el bosque.

— ¿Qué era eso que me querías enseñar? — preguntó Alfredo de repente, rompiendo el silencio.

— ¡Sígueme! — gritó Raquel, y salió corriendo entre los árboles.

Alfredo corrió detrás de ella hasta que paró en un hermoso valle. Lo condujo por una cueva hasta llegar a la parte de atrás de una preciosa cascada que caía al río. Las gotas que formaban la bonita cortina de agua bañaron su cara, y entonces ocurrió algo sorprendente: Alfredo suspiró y sonrió. Raquel al verlo feliz dio una sonora carcajada y gritó:

— ¡Así me siento yo cuando te veo alegre!

Alfredo escuchó a su amiga y esta vez fue él quien la abrazó, siendo consciente de lo que sentía en ese momento.

Gracias a todo lo sucedido esa tarde, Alfredo comprendió que la alegría está en ayudar y en saber recibir el apoyo de los demás, en nuestra actitud ante la vida, y aunque es normal que a veces estemos tristes, depende principalmente de nosotros ir con ese brillo en los ojos, el paso ligero y la cabeza bien alta.

Actividades de comprensión lectora para los niños

Actividades de comprensión lectora sobre el cuento

Tras leer este bonito cuento, te planteamos algunas actividades con las que podrás trabajar con tus hijos la comprensión lectora y otros conceptos que han aprendido en clase.

1. Preguntas de comprensión lectora sobre este cuento corto
Empezamos esta pequeña tanda de ejercicios con algunas preguntas con las que podrás hacerte a una idea de si tu hijo ha prestado atención a la lectura y, lo que es más importante, ha comprendido lo que ha leído.

- ¿Cómo se sentía Alfredo al principio del cuento?

- ¿Qué le invitó a hacer Raquel?

- ¿Qué le ocurría la pequeño pájaro que vieron en el bosque?

- ¿Y al gato?

- ¿Cómo se sintió Alfredo cuando les ayudó?

- ¿Y cuándo fue con Raquel a ver la cascada?

2. Buscamos en el diccionario las palabras que no hemos entendido
Según el nivel de conocimientos de tu hijo, es posible que no haya comprendido el significado de algunas de las palabras o expresiones que han aparecido en el texto. Para incentivar su curiosidad, pero también para que aprenda a buscar en el diccionario, puedes animarle a buscar el significado de todas aquellas palabras que no haya comprendido. Aquí van algunas sobre las que podría tener dudas:

- Cabizbajo

- Partirse el corazón

- No levantar cabeza

- Darle una punzada en el corazón

- Cascada

3. Utilizar este cuento como dictado
Los dictados tienen muchos beneficios para los niños. Les permiten practicar las reglas de ortografía, pero también repasar gramática o poner en práctica su mejor caligrafía. Todo ello, mientras mejoran su concentración y su capacidad para escuchar.

Dados todos los beneficios que estos ejercicios tienen para los niños, convertir parte del cuento que habéis leído en un dictado puede ser una gran idea. Preparad papel y lápiz (o bolígrafo, lo que tu hijo utilice) y díctales un extracto de esta historia, la parte que más les haya gustado.

Más cuentos cortos para niños sobre las emociones

Como ya has podido comprobar, este cuento corto sobre 'La tristeza de Alfredo' es un recurso educativo genial para hablar con los niños sobre las distintas emociones. En concreto, con esta historia trabajamos la tristeza, pero también la alegría o felicidad. La educación emocional de nuestros niños no puede convertirse en una asignatura pendiente, por lo que a continuación te proponemos otros cuentos que hablan de otras emociones.

Puedes leer más artículos similares a La tristeza de Alfredo. Cuentos cortos sobre las emociones para niños, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.