Hugo aprende a controlar su ira. Cuento corto para niños de la rabia

Los cuentos infantiles son un recurso genial para hablar de emociones con tus hijos

Marisa Alonso Santamaría

Las rabietas de los niños tienden a desesperar a los padres (y al resto de la familia). Por eso, Miriam quiere enseñar a su primo Hugo a gestionar esos momentos de rabia e ira. ¡Y tiene un plan! Comparte con tus hijos este cuento corto titulado 'Hugo aprende a controlar su ira', un recurso educativo maravilloso para que los niños comprendan qué es la rabia y cómo pueden trabajarla.

Además, hemos acompañado el relato con algunas actividades de comprensión lectora y algunos consejos prácticos para explicar a los niños en qué consisten estas emociones.

Cuento corto para niños sobre la ira y la rabia

Un cuento corto sobre la rabia e ira para niños

Cuando Miriam lo miró, vio a su primo fuera de sí: los ojos se le salían de las órbitas, tenía los puños apretados, gritaba, pataleaba, y aunque era solo un niño, tenía esa actitud amenazadora que le asustaba tanto.

No le gustaba nada ver a Hugo así, pero lo cierto era que cada vez esos ataques de ira le sucedían con más frecuencia.

Una mañana que jugaban en casa de sus abuelos, Miriam, viendo a su primo muy tranquilo aprovechó y le dijo:

- Me da miedo cuando te pones así. Me asustas.

Hugo habló con la mirada clavada en el suelo.

- No creo que sea para tanto. ¡Eres una exagerada!

- ¿Te importa que haga algo para demostrártelo? - le preguntó.

- ¿El quéééé? - dijo esta vez mirándola a los ojos.

- Es una cosa que se me ha ocurrido, no te lo puedo decir. Solo dime si me das tu permiso.

Como Hugo tenía confianza en su prima y sabía que no le iba a hacer daño, asintió con la cabeza y siguieron jugando, olvidándose del tema.

A los pocos días, estaban en el parque cuando ocurrió algo que hizo que Hugo tuviera un nuevo ataque de ira. Miriam, que ya había hablado con su madre y con su tía, la madre de Hugo, comenzó a grabar a su primo con el teléfono móvil.

Cuento infantil sobre las emociones

Hugo comenzó a gritar y llorar, daba golpes sin control a todo lo que encontraba a su paso, y corría de un lado a otro sin rumbo fijo, mientras su madre, alarmada, iba detrás de él entre los columpios.

Miriam no le dijo nada esa mañana. Esperó a la tarde pues sabía que iba a ir a su casa a merendar.

- Hugo, ven un momento, te quiero enseñar algo - le dijo. - Mira.

Acercó la pantalla del teléfono que le había dejado su madre y le enseñó lo que había grabado por la mañana.

Hugo abrió mucho los ojos cuando miró y se vio así, luego frunció el ceño con dolor, apartó la mirada de la grabación sin terminar de verlo: ¡ya era suficiente!

Miriam borró la grabación delante de él inmediatamente y se quedó a su lado callada.

- ¡Ese no soy yo! - dijo Hugo rompiendo por fin el silencio.

- Ese eres tú cuando no controlas tus enfados - dijo Miriam.

- Eres bueno, cariñoso, generoso, eres el mejor primo - continuó hablando - solo debes aprender a controlar tu ira. ¡Verte así me da miedo!

A partir de ese momento Hugo fue mucho más consciente de sus emociones. Cuando algo ocurría y sentía que la ira se iba a apoderar de él, recordaba las palabras y la mirada suplicante de su prima, que tanto lo quería, y se alejaba para estar solo.

Con el tiempo descubrió que, como muchas otras cosas, las personas pueden aprender a controlar la ira.

Preguntas de comprensión lectora y otras actividades

Actividades para niños sobre el cuento

Este cuento infantil puede ser una herramienta muy útil para la educación emocional de nuestro hijo o hija. Sin embargo, también se puede usar como apoyo para trabajar la comprensión lectora. En primer lugar, te proponemos algunas actividades para que los niños repasen algunos conocimientos aprendidos en el aula.

Puedes adaptar los ejercicios según la edad y nivel del niño, para que no le resulten demasiado complicados o fáciles.

1. Cuestiones de 'verdadero o falso'
Propón a tu hijo que responda si las siguientes afirmaciones basadas en el cuento son verdaderas o falsas según lo que habéis leído. De esta forma, sabrás si ha comprendido y prestado atención a la lectura.

  • A Miriam le daba igual lo que su primo hiciera, no quería ayudarle.
  • Hugo solía tener ataques de ira de vez en cuando.
  • El niño no llegó a comprender nunca qué le ocurría, porque la ira no se puede controlar.

2. ¿Y después...?
Te sugerimos un divertido ejercicio con el que los niños van a poner en práctica su expresión oral o escrita (dependiendo de si escribís o lo decís en voz alta) al tiempo que trabajan su creatividad. Se trata de buscar un final alternativo o de contarnos qué ocurrió después de que Hugo aprendiera a controlar su ira.

3. Busca ejemplos de las siguientes palabras
Y, por último, le proponemos a tu hijo que encuentre ejemplos de las siguientes palabras dentro del texto para que repase lo que ha aprendido en el colegio.

Consejos para explicar a los niños qué es la rabia

Explicar a los niños la rabia

La ira y la rabia son emociones básicas que todos los niños (y los adultos) sienten en algún momento. A partir de este cuento, podemos explicarles a los niños qué es y cómo podemos gestionarla. A continuación te proponemos una serie de consejos que te ayudarán a trabajar esta emoción en familia.

- Leer este cuento con los niños y después hacer una pequeña reflexión sobre la historia puede ayudarles a comprender mejor la rabia o la ira. Para ello, te proponemos que les hagas preguntas como: ¿cómo crees que se siente Hugo?, ¿te acuerdas de qué hacía Hugo cuando sentía ira (apretaba los puños, se ponía rojo, los ojos se le salían de las órbitas...), ¿alguna vez te has sentido así?, ¿qué hiciste?...

- Transmitir a los niños que ninguna emoción es mala (o buena). Todas ellas son válidas. Es verdad que algunas como la tristeza, la ira o el miedo pueden resultar desagradables, pero es habitual sentirlas y podemos aprender mucho de ellas, por lo que no podemos considerarlas malas. Es importante normalizarlas y hacerles ver a los niños que es normal que a veces nos enfademos o que estemos tristes.

- Hay que enseñar a los niños a reconocer la emoción. Para ello, debemos señalársela cuando la sienta (o mejor cuando esté un poco más tranquilo). Por ejemplo, después de una rabieta o un momento de enfado, cuando el pequeño ya se ha calmado, podemos decirle algo como: 'eso que has sentido se llama rabia o ira, y comprendo que te hayas sentido así; yo también me siento así cuando...'.

- Cuando un niño siente rabia (o tiene una rabieta), necesita sentirse acompañado y apoyado por las personas más importantes para él: sus padres. Por eso, en un momento de ira, no debemos chillarle, regañarle o invalidar la emoción diciéndole frases como: 'si es una tontería', 'no llores' o 'no pasa nada'. Ya sea a través de un abrazo o a través de nuestras palabras (ya que hay niños que en ese momento prefieren no tener contacto físico), el pequeño debe sentirse acompañado.

- Aunque la rabia sea una emoción válida, debemos aprender a gestionarla desde la inteligencia emocional. Esto significa que enseñar estrategias de autocontrol o autorregulación a los niños puede ser muy útil: técnicas de relajación, la técnica del semáforo...

- Además, no podemos olvidar que los niños nos observan y aprenden de nosotros. Por ello, de nada sirve que les digamos que cuando sientan ira tienen que respirar profundamente, si luego nos ven a nosotros perdiendo la compostura ante esta emoción.

En el manual 'La crianza del niño en edad preescolar. Autocontrol' (de la Universidad de Wisconsin Madison) nos animan a demostrar verbalmente a los niños qué hacemos nosotros cuando sentimos rabia. Por ejemplo, si estamos en el automóvil y alguien comete una imprudencia, podríamos decir algo como: 'Me enfado cuando otros conductores no usan el intermitente. Voy a respirar profundamente para así tranquilizarme'.

Más cuentos cortos que hablan a los niños sobre emociones

Dado que los cuentos cortos son una fantástica herramienta para hablar con los niños sobre las distintas emociones, a continuación te proponemos algunos cuentos, poemas, guiones de obras de teatro... que os van a gustar mucho.

Puedes leer más artículos similares a Hugo aprende a controlar su ira. Cuento corto para niños de la rabia, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.