El rey desconfiado. Cuentos cortos para niños sobre la desconfianza

Hemos acompañado este cuento infantil con algunas actividades de comprensión lectora para tus hijos

Marisa Alonso Santamaría

¿Qué significa desconfiar de alguien? Los cuentos cortos nos ayudan a explicarles ciertos conceptos a los niños. En este caso, la historia de 'El rey desconfiado' habla, efectivamente, de la desconfianza y la resolución de los conflictos. Junto a este cuento encontrarás algunas preguntas de comprensión lectora y una propuesta de diferentes actividades a disfrutar después de leer el relato.

Cuentos cortos sobre la desconfianza para los niños

No te pierdas los cuentos cortos sobre la desconfianza para los niños

Todas las noches cuando iba a dormir el rey se quitaba la corona, la guardaba en un cajón dentro de un armario de su alcoba y lo cerraba con llave. Después escondía esa llave en otro cajón de una habitación contigua; así durante muchos años.

Una mañana, como de costumbre, fue a buscar la llave para abrir el cajón donde guardaba la corona, pero no la encontró. Sacó todo lo que había en ese cajón, miró y remiró, volcó todo en la alfombra; pero la llave no apareció. Inmediatamente fue a su alcoba, abrió el armario, y vio que el cajón de la corona permanecía cerrado y después de unos minutos de forcejeo no pudo abrirlo.

Empezó a dar vueltas por todo el palacio, nervioso, y al ver a su hija, la princesa Amalia, le dijo:

¡Me han robado! ¡Se piensan que soy tonto!

— ¿Qué te pasa padre? ¿Quién te ha robado?— le preguntó Amalia, observando que no llevaba la corona puesta.

— ¡Nada! — respondió alejándose de ella.

Amalia se quedó perpleja viendo cómo su padre se marchaba farfullando.

Al poco rato lo vio de nuevo dando vueltas, más nervioso aún y muy preocupado.

— ¿Qué te pasa padre? ¿Quién te ha robado? — le preguntó de nuevo.

— ¡Creía que no me iba a enterar! — exclamó.

— ¿Quién padre? ¿De quién hablas?

¡Mateo! — gritó.

— ¿Mateoooo? — gritó también Amalia, incrédula.

— Mateo lleva sirviendo en palacio muchos años. ¡No lo creo! — le contestó al rey, defendiendo al sirviente.

— ¡Vamos a la habitación! — le dijo encaminándose hacia allí.

Efectivamente la llave no aparecía, entonces fue decidida a la alcoba del rey.

— ¡Voy a forzar la cerradura! — avisó a su padre abriendo las puertas del armario.

Como Amalia era muy habilidosa, en tan solo unos minutos logró abrir el cajón con la punta de un afilado cuchillo.

¡Aquí está tu corona! — exclamó sacándola del cajón y ofreciéndosela al rey.

El hombre no lo podía creer: la corona estaba en el cajón donde la había dejado la noche anterior.

— ¿Cómo has podido desconfiar de Mateo? Espero que no llegue a sus oídos, se llevaría un disgusto enorme — le dijo.

El rey agachó la cabeza y siguió pensando en lo extraño de lo ocurrido.

Acto seguido, Amalia se dirigió a la habitación contigua y empezó a buscar la llave retirando todos los muebles cuidadosamente.

— ¡Mira! — señaló al suelo, cogiendo la llave que asomaba debajo de la alfombra. Entonces el rey se sintió muy avergonzado.

Salió a pasear por el palacio con la corona sobre la cabeza y se prometió nunca más desconfiar de nadie, y menos, de su querido Mateo.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Comprensión lectora y más actividades sobre este cuento infantil

Si os ha gustado el cuento, a continuación os proponemos algunas preguntas de comprensión lectora. Estas te ayudarán a saber si tu hijo ha estado bien atento mientras leíais el cuento. En caso de que no sepa alguna de las respuestas, podéis volver a leer el relato todas las veces que queráis.

1. ¿Cómo y dónde guardaba todos los días el rey su corona?

2. ¿Por qué se enfadó tanto el rey?

3. ¿Quién creía que le había robado su querida corona?

4. ¿Cómo se solucionó el asunto? ¿Volvieron a encontrar la corona?

5. ¿Había sido Mateo quien le había robado?

6. ¿Cómo reaccionó el rey? ¿Fue orgulloso o reconoció su error?

Más actividades relacionadas con este cuento infantil

Proponer actividades a partir de un cuento que habéis leído es un recurso educativo que divierte mucho a los niños. Es una manera genial de seguir trabajando todo lo que han aprendido con el relato y, al mismo tiempo, pasar un tiempo divertido en familia. Por eso, a continuación te proponemos algunas actividades sencillas que podéis llevar a cabo tras leer el cuento.

- Hablar sobre la confianza y desconfianza
Este cuento habla sobre las personas en las que confiamos y por qué, en ciertos momentos, podemos dejar de confiar en ellos. Para hablar con tu hijo sobre este tema puedes hacerle preguntas como: ¿Qué significa confiar en alguien? ¿En quién confías tú? ¿Qué le puede llevar a alguien dejar de confiar en otras personas?

Es importante que nuestros niños sepan, desde que son muy pequeños, que pueden confiar en nosotros y contarnos todo aquello que les suceda. Deben saber que estaremos para echarles una mano, sin juzgarles, siempre que lo necesiten.

- Hacer un dibujo del cuento
Podéis aprovechar la historia para ilustrarlo juntos. Utilizad pinturas y rotuladores para dibujar al rey enfadado buscando su corona. Pero también podéis utilizar otros materiales más originales como témperas o acuarelas. Incluso, podéis hacer tampones con una figura sencilla (como la corona, por ejemplo) utilizando una patata o un trozo de cartón.

- Una obra de teatro sobre esta historia
¿Y si organizáis una obra de teatro sobre la historia? Haced vuestro propio vestuario y escenario, aprendeos el diálogo... ¡Y a disfrutar!

Puedes leer más artículos similares a El rey desconfiado. Cuentos cortos para niños sobre la desconfianza, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.