El pajarito perezoso. Cuento corto para niños

Un cuento infantil con el que los niños pueden aprender lo malo de tener pereza

Pedro Pablo Sacristán
Pedro Pablo Sacristán Escritor de cuentos infantiles

Los cuentos son fantásticos vehículos de valores para los niños. La generosidad, la empatía, el coraje... También puedes utilizarlos para enseñarles el significado de los contravalores, es decir, aquellas conductas a evitar como por ejemplo, la pereza.

Este cuento, 'El pajarillo perezoso', es fantástico para explicar a los más pequeños por qué la pereza puede ser mala. Y que el valor del esfuerzo te puede librar de situaciones difíciles.

Antes de contar el cuento de 'El pajarito perezoso' 

cuento corto sobre la pereza

Instantes previos a sentarte con tu hijo a contar la historia de este pajarito (escoge un momento tranquilo del día y un lugar en el que no os moleste nada ni nadie), no estaría de más hacer un pequeño ejercicio de introducción para que en la cabecita del niño se despierten algunos conceptos. De esta manera, podéis aclarar ciertas dudas que puedan surgir durante la lectura del mismo: 

- ¿Sabéis lo que es la pereza? 

- ¿En qué situaciones os mostráis vagos y perezosos? 

- ¿Qué pasa cuando no hacéis las cosas de casa que os piden los papás o los profesores en el colegio? 

Una vez que las haya respondido, ¡podéis empezar con el relato de este cuento corto

El pajarito perezoso, un cuento sobre la pereza para los niños

cuento sobre la pereza para los niños

Había una vez un pajarito simpático, pero muy, muy perezoso. Todos los días, a la hora de levantarse, había que estar llamándole mil veces hasta que por fin se levantaba; y cuando había que hacer alguna tarea, lo retrasaba todo hasta que ya casi no quedaba tiempo para hacerlo. Todos le advertían constantemente:

- ¡Eres un perezoso! No se puede estar siempre dejando todo para última hora...

- Bah, pero si no pasa nada - respondía el pajarito - Solo tardo un poquito más que los demás en hacer las cosas.

Los pajarillos pasaron todo el verano volando y jugando, y cuando comenzó el otoño y empezó a sentirse el frío, todos comenzaron los preparativos para el gran viaje a un país más cálido. Pero nuestro pajarito, siempre perezoso, lo iba dejando todo para más adelante, seguro de que le daría tiempo a preparar el viaje. Hasta que un día, cuando se levantó, ya no quedaba nadie.

Como todos los días, varios amigos habían tratado de despertarle, pero él había respondido medio dormido que ya se levantaría más tarde, y había seguido descansando durante mucho tiempo. Ese día tocaba comenzar el gran viaje, y las normas eran claras y conocidas por todos: todo debía estar preparado, porque eran miles de pájaros y no se podía esperar a nadie. Entonces el pajarillo, que no sabría hacer solo aquel larguísimo viaje, comprendió que por ser tan perezoso le tocaría pasar solo aquel largo y frío invierno.

Al principio estuvo llorando muchísimo rato, pero luego pensó que igual que había hecho las cosas muy mal, también podría hacerlas muy bien, y sin dejar tiempo a la pereza, se puso a preparar todo a conciencia para poder aguantar solito el frío del invierno.

Primero buscó durante días el lugar más protegido del frío, y allí, entre unas rocas, construyó su nuevo nido, que reforzó con ramas, piedras y hojas; luego trabajó sin descanso para llenarlo de frutas y bayas, de forma que no le faltase comida para aguantar todo el invierno, y finalmente hasta creó una pequeña piscina dentro del nido para poder almacenar agua. Y cuando vio que el nido estaba perfectamente preparado, él mismo se entrenó para aguantar sin apenas comer ni beber agua, para poder permanecer en su nido sin salir durante todo el tiempo que durasen las nieves más severas.

Y aunque parezca increíble, todos aquellos preparativos permitieron al pajarito sobrevivir al invierno. Eso sí, tuvo que sufrir muchísimo y no dejó ni un día de arrepentirse por haber sido tan perezoso.

Así que, cuando al llegar la primavera sus antiguos amigos regresaron de su gran viaje, todos se alegraron sorprendidos de encontrar al pajarito vivo, y les parecía mentira que aquel pajarito holgazán y perezoso hubiera podido preparar aquel magnífico nido y resistir él solito. Y cuando comprobaron que ya no quedaba ni un poquitín de pereza en su pequeño cuerpo, y que se había convertido en el más previsor y trabajador de la colonia, todos estuvieron de acuerdo en encargarle la organización del gran viaje para el siguiente año.

Y todo estuvo tan bien hecho y tan bien preparado, que hasta tuvieron tiempo para inventar un despertador especial, y ya nunca más ningún pajarito, por muy perezoso que fuera, tuvo que volver a pasar solo el invierno.

Ejercicios para la comprensión de texto de los niños

ejercicios de compresión lectora

Durante el relato del cuento, ¿has notado que tu hijo permanecía atento y gesticulaba? Eso, en principio, significa que ha seguido bien la historia. Pero, ¿cómo podemos saber si este cuento ha calado en el niño? Y, ¿qué se ha enterado correctamente de todo el argumento? Aquí te presentamos algunos ejercicios de compresión lectora.  

1. El juego de las preguntas
¡Empezamos por una actividad que es todo un clásico! A continuación te proponemos algunas preguntas de comprensión lectora basadas en el cuento.

- ¿Por qué nuestro pajarito era perezoso? 

- ¿Qué decían los demás pájaro de él?

- ¿Qué hicieron los demás pájaros cuando llegó el otoño?

- ¿Por qué nuestro pajarito se quedó solo en el árbol?

- ¿Qué hizo nuestro pajarito para enfrentar el invierno?

- ¿Qué lección ha aprendido nuestro pajarito?

- ¿Qué has aprendido con este cuento?

2. Verdadero o falso
Seguimos con una propuesta que trata de adivinar si el niño se ha enterado bien de lo que le ocurre al protagonista de esta historia, pero en lugar de utilizar preguntas, ¡recurrimos al tradicional verdadero o falso

- Cada vez que suena el despertador, el pajarito es el primero es despertarse. 

- Nuestro pajarito fue el primero en prepararse para el viaje. 

- El viaje de los pajaritos se produce siempre en invierno. 

- El pajarito pasó solo el invierno en un nido que él mismo había construido.

- El resto de pájaros nunca volvieron a ver al pajarito perezoso

3. Representación teatral
Si a tu hijo le ha gustado este cuento corto, le puedes pedir que con sus hermanos, con sus amigos o con sus vecinos haga una versión teatral del mismo. ¡Tú les puedes echar una mano con los vestuarios! 

Más herramientas para trabajar la pereza con los niños 

La historia de este pajarito les mostrará a los más pequeños todo lo que se pueden perder si adquieren una actitud muy perezosa en su día a día. Si queremos que nuestros hijos no se vuelvan vagos en su infancia y repliquen ese comportamiento en su época de adultos, los padres debemos estimularlos para que aprendan a superar desafíos y se enfrenten a retos motivadores.  

Cuentos cortos que trabajan los contra-valores

cuento sobre los celos 

Los padres nos preocupamos por educar a nuestros hijos en valores para que sean mejores personas. Lo hacemos a través del ejemplo y, como no, de los cuentos. Pero también es importante que les mencionemos lo que son los contra-valores, es decir, todo aquello que nos impide desarrollarnos de manera armoniosa. 

El cuento de 'El pajarito perezoso' es un ejemplo de ello, pero no es el único contra-valor que se puede albergar en nuestra personalidad y en nuestro corazón. Aquí te traemos más historias basadas en la antítesis de valores tradiciones, como son el egoísmo o la mentira. 

- El pájaro glotón
Si quieres hablarles a los niños sobre el egoísmo, la historia de este pajarito que no quería compartir su comida con nadie, ¡te puede venir muy bien! Y, seguramente, después de descubrir lo que le ocurrió, se lo pensará dos veces antes de tener una conducta egoísta.  

- La no elección del señor Rabbit
Todos nacemos con las emociones en nuestro ADN, pero estas se van mostrando poco a poco. A partir de los tres años, por ejemplo, surgen los celos y la envidia. Trabajarlas con los más pequeños es una labor que los padres tenemos. Para ayudarte de una manera gráfica, te presentamos la historia de este simpático conejo

- Pedro y el lobo
Las mentiras no traen nada bueno. Y si no que se lo digan al protagonista de 'Pedro y el lobo' que vio cómo burlarse de la gente y mentirles puede volverse en su contra. Menos mal que al menos aprendió la lección y nunca más volvió a hacerlo, ¡por el bien de todos y del suyo propio! 

Puedes leer más artículos similares a El pajarito perezoso. Cuento corto para niños, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.