Claves para saber si los niños son perezosos, vagos o procrastinadores

Aprende a distinguir qué momento atraviesa tu hijo para ayudarle a conocerse mejor

María José Padilla
María José Padilla Coach educativa

Nuestros hijos nos mostraran en algún momento de sus vidas, una cara que no nos gustará y ello, será porque no queremos que ellos sean así o porque no sabemos cómo ayudarles. Una de las temidas palabras que rondan el diccionario de la Inteligencia Emocional de los niños es procrastinar o procrastinación. Pero, ¿sabrías diferenciar si tus hijos son perezosos, vagos o procrastinadores? ¡Hablamos sobre todo ello!

Qué es exactamente la procrastinación y cómo afecta a tus hijos

Las claves para descubrir si los niños son perezosos, vagos o procrastinadores

¿Has oído alguna vez la palabra 'procrastinación'? Se refiere a ese momento en el que dejamos de lado una tarea importante para hacer otra menos importante o de posponer la tarea para el último momento. Esta tarea que realiza será menos relevante, pero le dará más placer.

Por ejemplo, cuando nuestros hijos dejan las tareas para el último momento porque prefieren jugar a la videoconsola. O cuando nosotros tenemos que redactar un informe o leer, y lo que finalmente hacemos primero es mirar las redes sociales.

Y es que, efectivamente, este tema no solo es de nuestros hijos, también nosotros practicamos la procrastinación. Es importante que conozcamos cómo funciona la procrastinación por dos motivos fundamentales:

- Porque podemos ayudar a nuestro hijo a superar este momento o a aprender de él mismo sin que se sienta mal cuando está en procrastinación, es decir, ayudamos a nuestro hijo a que se conozca y entienda mejor.

- Porque podemos estar calificando a nuestro hijo de vago o perezoso cuando realmente, no sabemos que está en modo procrastinador.

Ser procrastinadores no es lo mismo que ser vagos o perezosos

Cuando los niños son vagos o perezosos

La diferencia fundamental entre el procrastinador y un vago es que el primero se pasará el día haciendo cosas, a lo mejor, no en el orden que debiera, pero hace cosas. Sin embargo, vago o perezoso hace lo mínimo, lo justo o, incluso, nada.

Algunos entendidos en el tema explican que la procrastinación puede llegar a ser un trastorno psicológico, muy relacionado con el déficit de atención por hiperactividad, lo cual nos lleva a pensar, que nada tiene que ver con un vago. Sin embargo, hay otros especialistas psicólogos, que centran más el concepto en un rasgo del carácter más que en un trastorno psicológico.

Sea cual sea su ámbito más acertado lo que nosotros queremos, como padres, es ayudar a nuestros hijos a superar estos momentos o tendencias y sobretodo, a que entiendan por qué les sucede.

Para ello, vamos a distinguir tres causas que nos llevan a procrastinar:

- La primera de ellas, es el procrastinador que tiene falta de motivación.

- La segunda causa es que la tarea parece demasiado complicada para llevarla a cabo.

- Y la tercera, el que muestra indecisión por la tarea a realizar.

- Además, se habla de una cuarta causa, que es cuando el exceso de confianza en uno te lleva a trabajar en el último momento porque crees que trabajar bajo presión es más divertido para ti.

¿Qué podemos hacer para ayudar a los niños procrastinadores?

Qué es procrastinar y cómo afecta a los niños

Así pues, podemos encontrarnos con tres grupos de personas: los que evitan la tarea, los que buscan placer o los que son optimistas.

La baja autoestima y la inseguridad de las personas procrastinadoras hará que su productividad o incluso, sus relaciones, puedan llegar a ser decepcionantes, ya que, las personas no llegarán a confiar en lo que pueden llegar a hacer o ser.

Si has detectado en la lectura de este articulo, que algo de esto le sucede a tu hijo o incluso, a ti mismo, podemos hacer varias cosas:

1. La primera de ellas, es acudir a un especialista a que os ayude a solucionar esta situación que podría ser crónica o eventual.

2. La segunda, es ayudar a tu hijo a identificar qué tipo de procrastinador es, si lo fuera, y para ello, te recomendamos leer libros o artículos específicos sobre el tema.

3. Y por último, ayudar a tu hijo a realizar tareas que les guste combinadas con las que tengan mayor esfuerzo para que se sienta bien con ambas e intentar evitar llegar a la procrastinación.

¡Recuerda que eres el ejemplo a seguir por tus hijos! Y que cuanto más amor pongas en lo que hagas, mejor modelo a seguir serás…

Puedes leer más artículos similares a Claves para saber si los niños son perezosos, vagos o procrastinadores, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.