6 cuentos para fortalecer y trabajar la autoestima con niños en casa

Cómo la imagen que los padres tengan del niño y proyecten de él puede influir en la confianza que él tenga en sí mismo

Begoña Ibarrola

Cuando el niño no tiene una buena imagen de sí, los padres tenemos que intervenir, ya que se trata de un síntoma de que no se está aceptando y de que hay que ayudarle a construir su autoestima. En este punto, los cuentos nos pueden ayudar a trabajar y fomentar la autoestima infantil y por eso aquí te traigo seis historias para que el niño confíe más en sí mismo y sienta que es una persona feliz.

El papel de los padres en el desarrollo de la autoestima de los niños

los padres y la autoestima de los niños

¿Qué necesita una persona y, en concreto, un niño para ser feliz? Si dejamos las cosas materiales a un lado y nos centramos en las emociones y los sentimientos, tenemos que destacar que uno de los componentes que acercan a los niños a este estado de felicidad es una buena autoestima. Y es que para ser felices necesitamos sentirnos queridos y amados por los demás, pero antes es necesario que nosotros mismos nos queramos. 

Y en esto consiste tener una buena autoestima, en sentirnos bien con nosotros mismos, en amarnos (con nuestras virtudes y nuestros defectos), en sentirnos orgullos de lo que somos, en reconocer nuestros talentos y nuestras capacidades, en ser conscientes de que somos merecederos del afecto y el cariño de los demás... 

¿Sabías que la percepción que tiene un padre o una madre de su hijo influye firmemente en la imagen positiva o negativa que él pueda tener de sí mismo? El niño se ve reflejado en las palabras y los ojos de sus padres y cómo sea la relación de sus progenitores con él determinará cómo es su nivel de autoestima

Si los padres (esto también sirve para profesores), le mostramos que le valoramos, que le aceptamos, que le queremos y, de paso, le ayudamos a conocer sus capacidades pero también sus limitaciones (no sería bueno mostrarle que todo en él es bueno porque cuando se equivoque le creará frustración) estaremos yendo por el mejor camino para construir y fortalecer su autoestima. 

Cuentos para mejorar distintos aspectos de la autoestima infantil

cuentos sobre la autoestima infantil

La autoestima de un niño puede verse alterada por distintos factores. Habrá niños a los que no les guste su cuerpo porque simplemente llevan gafas y el resto de sus compañeros no; otros que se mostrarán inseguros cuando tienen que tomar una decisión personal; y estarán también aquellos que nunca se atreven a hacer lo que ellos quieran por miedo a 'traicionar' a los demás. 

Para todos ellos, Begoña Ibarrola ha escrito un recopilatorio de cuentos llamados 'Yo también soy diferente' con el que se quiere mostrar a los pequeños de la casa que todos somos diferentes y maravillosos y que, sin ellos, el mundo no sería el mismo. Sería diferente, pero no igual.

1. Paula y el espejo mágico
Después de escuchar el cuento de Blancanieves, Paula vuelve a casa para preguntarle a su 'espejito mágico' quién es la más guapa. Paula no cabía de asombro cuando escuchó una voz desde el armario que decía 'Miranda'. En aquel momento el mundo de Paula se derrumbó. No quiso apenas hablar con su madres ni escuchar el cuento de buenas noches y, al día siguiente en clase, contestó mal al profesor después de que este expusiera el cuento del 'Patito Feo'. 

Este comportamiento no era típico de Paula, así que tanto profesores como amigos de la niña se acercaron hasta ella y, entonces, descubrieron lo que le pasaba: se sentía fea frente al resto.

Este cuento trata de la aceptación del propio cuerpo, y a Paula eso le cuesta. Es importante que cada niño se guste a sí mismo y no se compare con otros. Estar a gusto con su cuerpo y quererse a uno mismo están muy relacionados, el maestro de Paula le ayudará a comprenderlo.

2. El huerto de Tomás
Cada ser humano es diferente, tanto en su forma de ser como en sus potencialidades o limitaciones. En este cuento vemos que el erizo Tonino, que vive con el resto de animales en el huerto de Tomás, no se relaciona con nadie. ¡No le hacen caso ni le dan abrazos!

El erizo Tonino llegó a pensar en irse del huerto, pero un día Tomás, el dueño, le descubrió, le cogió en brazos y le llevó hasta el estanque para que se diera un baño. Tonino estaba feliz, pero lo estuvo más aún cuando Tomás le confesó que, gracias a él y a sus púas, su huerto estaba limpio de bichitos que estropeaban las plantas.

3. La niña encendida
Cuando un niño se muestra extremadamente sumiso o servicial, podemos preguntarnos: ¿pretende agradar siempre a los adultos? ¿Busca la valoración de los demás? En este cuento vemos cómo Martina no ha desarrollado un buen nivel de autonomía, no sabe elegir, no muestra preferencias, ni se atreve a tomar decisiones.

Martina era una niña 'muy buena', ¡todo el mundo lo decía! No daba ninguna guerra, no hablaba si no preguntaban, nunca decía que no a nada. ¿La niña perfecta? Puede que para algunos, pero no para su tía Laura, a la que esa actitud la preocupaba porque notaba que el brillo de los ojos de su sobrina se había apagado. Entonces tuvo una idea: la invitó a pasar un fin de semana con ella.

Fueron solo un par de días, pero Laura comenzó a hacer las cosas por sí misma, a decir lo que le gustaba hacer, a rechazar aquello que le desagradaba; cuando volvió a su casa, sus padres se dieron cuenta de que era otra niña. Feliz, mucho más feliz. 

Más historias para hablar sobre la confianza en uno mismo

cuentos sobre la autoestima

¿Te han gustado las historias que te hemos presentado hasta el momento? No pierdas atención a las tres que siguen.

4. Diferente, como toda la gente
Todos tenemos el mismo derecho a ser diferentes y sobre esta idea versa este cuento en el que podemos ver cómo un profesor sensible y consciente ofrece a sus alumnos la oportunidad de descubrir las diferencias de forma natural. 

Como cada día, Álex acude a su colegio a aprender, pero esta mañana le ha pasado algo muy bueno: su amigo, el pájaro petirrojo, había vuelto como cada invierno. En ese momento, algunos compañeros se empezaron a reír porque decían que un pájaro no podía ser un amigo, aunque otros como Marta, que tenía una perrita llamada Terry, estaba indignada con los comentarios y las risitas. 

La profesora aprovechó el revuelo montado para hablarles a los niños de qué es un amigo, del respeto y de la confianza. Para ello, pidió a sus alumnos que se tumbaron en el suelo, cerraran los ojos y se imaginaran qué tipo de pájaro eran. ¡Había un montón: gorriones, águilas, palomas...!

Y así fue cómo la maestra les explicó que igual que hay diferentes tipos de animales, hay diferentes tipos de plantas o de personas.

- Diferentes peinados, diferentes colores de pelo, diferentes colores de ojos - contestaron los niños.

De esta manera Álex descubrió que él era diferente, como el resto de la gente, y que no había nadie igual a él en todo el universo.

5. Mi capa voladora
Conviene reflexionar sobre los mensajes que mandamos a un niño. Una crítica en un momento dado no afecta a su autoestima, pero una comunicación con él donde solo escuche reproches, críticas o juicios negativos sobre lo que hace, puede minar su autoestima e impedir un sano desarrollo emocional.

Mateo sueña todas las noches con ser un superhéroe, pero cuando abre los ojos se da cuenta de que eso no es posible, además no deja de escuchar comentarios negativos hacia su persona por parte de su profesor, de su padre o de su madre. '¡Eres un desastre!' o '¿Por qué andas así?'.

Un día en clase, su profesora le pidió que hablara de sus personajes de cuentos favoritos y él mencionó a Superman y Batman. En ese momento toda la clase se echó a reír, incluida la profesora. A la salida, su abuela le esperaba y vio la tristeza en los ojos de su nieto. En casa su madre le regañó cuando se enteró de lo ocurrido y Mateo pasó todo el fin de semana triste.

Ya no pensaba en superhéroes, ni en dibujar... ¡hasta que su abuela le reveló un importante secreto que le ayudó a ser feliz!

6. El sueño de Flora
Los niños necesitan experiencias de éxito para tener un sentimiento de capacidad. Para ellos a veces deben esforzarse y ser constantes, aunque no lo hagan bien a la primera. El hada Flora descubrirá en este cuento que por más que tenga buenas intenciones y deseos de ayudar, a veces las propias creencias del niño le impiden conseguir objetivos y se convierten en su peor enemigo.

Puedes leer más artículos similares a 6 cuentos para fortalecer y trabajar la autoestima con niños en casa, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.