Misión cumplida. Cómo guiar a los niños en la superación de sus miedos

Cómo los padres podemos ayudar a los niños a acabar con sus miedos infantiles

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

Cuando era pequeña me daba miedo comer jamón por una situación un poco traumática que viví en la infancia. Puede resultar un temor un poco ridículo, pero a mí me hacía sentir mucha angustia. De la misma manera, trato de respetar los miedos de mi hija porque sé que para ella son reales, por muy absurdos que me puedan parecer a mí, como mujer adulta.

El papel de los padres en la superación de los miedos infantiles es muy importante, ya que debemos aprender a guiar a los niños y a acompañarles cuando se enfrenten a las situaciones que les dan miedo. De ahí que en Guiainfantil.com hayamos elaborado un decálogo con algunos tips básicos que no podemos olvidar. ¡Que no nos dé miedo hablar del miedo!

Por qué tienen miedo los niños

La superación de los miedos en los niños y cómo los padres les podemos guiar

Según Daniel Goleman, uno de los padres de la Inteligencia Emocional, el miedo forma parte de las seis emociones básicas o primarias: asco, tristeza, sorpresa, enfado, alegría y miedo. El miedo es la angustia que sentimos ante una situación que consideramos peligrosa, ya sea real o imaginaria. Nuestros hijos e hijas sienten esa angustia en momentos en los que creen que se sienten inferiores, situaciones en las que creen que no saldrán airosos, etc. Y es que el miedo nos está informando de que se sienten limitados o limitadas para enfrentarse a una situación determinada, es decir, le faltan recursos. Es por ello que el miedo se deriva de la aversión natural al riesgo o a la amenaza.

El miedo en nuestros hijos, y también en cualquier persona, puede llevarlos a quedarse paralizados, bloqueados y sin capacidad de reacción. Por otro lado, el miedo también puede ofrecer la respuesta de la huida o del escape, lo que en alguna situación se consideraría como una respuesta adaptativa y de supervivencia. El miedo, como cualquier emoción, es subjetiva y dependerá de cada persona. Esto quiere decir que no todos los niños tienen miedo a las mismas situaciones o acontecimientos.

Nuestros hijos, en ocasiones tienen miedo, y es que el miedo es una emoción evolutiva y forma parte del desarrollo del niño y la niña. Y según la edad que tengan, o el momento personal que vivan, tendrá un miedo u otro. Miedo a los payasos, miedo a algunos animales, miedo en una pesadilla, miedo a que no me elijan para un baile, miedo a hacerme daño, miedo a la oscuridad o miedo a un compañero... Son miedos que pueden aparecer a lo largo de la vida de nuestros pequeños.

Claves para guiar a los niños para que pueda superar sus miedos

Entonces, ¿cómo podemos ayudar los padres a los niños? Ante situaciones en las que nuestro o hija tienen miedo, es aconsejable:

1. Legitimar esa emoción y darla por válida. No podemos negarla ni quitarle importancia.

2. Ayudar a nuestro hijo a conocer esta emoción y reconocerla, es decir, que sea consciente de cuándo tiene miedo y cómo le informa su cuerpo de ello. Esto le ayudará a conocerse mejor e incluso en alguna ocasión podrá anticiparse.

3. Escuchar con atención lo que nos cuenta. Siempre debemos adoptar una escucha sin juicio para que ellos no se sientan juzgados en ningún momento.

4. No decir frases como “eres un miedica”, “vaya tontería de miedo”, “con lo mayor que eres”… Pueden llegar a ser muy dañinas para la autoestima y confianza del niño.

5. Estar cerca del niño o la niña. Debemos tener en cuenta que está sintiendo angustia, por lo que su corazón está muy acelerado.

6. No provocar situaciones traumáticas de exposición al miedo, eso no beneficia el proceso. Además, debemos mostrarnos calmados ante la situación que provoca miedo al niño; es lo que más necesitará nuestro hijo o hija en ese momento.

7. Buscar soluciones de manera conjunta, averiguar qué herramientas le pueden ayudar. Para ello, los padres o profesores le podemos preguntar al niño qué necesitan para dejar de tener ese miedo que le paraliza.

8. Darse cuenta de que, en la mayoría de los casos, todo aquello que nuestro hijo piensa que puede pasar, luego no ocurre. De esta manera, conseguiremos evitar la generalización.

9. Los padres debemos ser referentes para ellos, si nos ven miedosos eso aprenderán. Nunca nos podemos olvidar de gran importancia que tiene el ejemplo en la educación de los niños.

Hay que tener mucho cuidado con los miedos, pues dicen que les encanta robar sueños…