Solo en casa. Cuento corto para niños con miedo a quedarse solos

Realiza las actividades de comprensión lectora a partir de este cuento infantil

Marisa Alonso Santamaría

¿A qué edad se puede dejar en casa sin vigilancia a los niños? Sin duda, la respuesta a esta pregunta depende de la madurez y desarrollo emocional de cada hijo. Por ejemplo, hay muchos niños que sienten miedo a quedarse solos, como el protagonista del siguiente cuento corto: Solo en casa. Sin embargo, este pequeño se da cuenta de que, casi sin darse cuenta, ¡su madre ha vuelto de hacer los recados!

Hemos acompañado esta historia escrita por Marisa Alonso con algunas actividades para trabajar los conceptos relacionados con el cuento: la comprensión lectora, los miedos infantiles...

Un cuento para niños que tiene miedo a quedarse solos en casa

Cuento corto sobre niños con miedo a quedarse solos

Mi madre dice que ya soy mayor, y no me tiene que dar miedo estar algún rato solo en casa. Ayer fue la primera vez.

- Víctor, tengo que ir a hacer un recado para los abuelos - me dijo - vuelvo enseguida.

- ¿No puedo ir contigo? - repliqué.

- Es solo un ratito. Aprovecha para hacer las tareas. No tardo nada. No abras la puerta a nadie que no conozcas.

¡Pum! Cuando escuché el portazo me sentí mal. Todo quedó en silencio y mi estómago se encogió un poco.

Voy a hacer las tareas, pensé, así estaré entretenido.

- ¡Ring, ring! - sonó el teléfono de casa.

- ¿Sííí? - contesté - ¡Hola, tía Ana! Mamá está en casa de los abuelos.

Me contó que se iban unos días a Mallorca de vacaciones, a ver a sus suegros. Había hecho una tortilla de patata para cenar. Mi primo Juan se quedaba en Madrid porque tenía un examen, y bla, bla, bla, bla...

- ¡No cuelgues! Se pone un momento tu primo Enrique y se despide de ti - me dijo al rato.

- ¿Qué haces? - me preguntó mi primo.

- Iba a hacer las tareas. ¡Qué suerte! Te vas a Mallorca - le dije.

Me contó que iba a ver a sus otros abuelos. Iban a aprovechar para ir a visitar algunos pueblos de alrededor que aún no conocían. Sus profesores ya sabían que iba a faltar a clase esos días, y bla, bla, bla, bla...

Cuando por fin colgué el teléfono, como sentí hambre, fui al frigorífico y cogí unas natillas. Estaba relamiendo la tapa y...

- ¡Ring, ring! - volvió a sonar el teléfono.

- Voy a tardar un poquito más. ¿Has hecho las tareas? - me preguntó mamá.

Le dije que había estado hablando con la tía y enseguida las hacía. Luego colgué.

- ¡Ring, ring! - sonó de nuevo.

Esta vez era mi amigo Ernesto.

- ¿Tenemos que hacer los ejercicios de la página siete o de la ocho?

- ¿En qué estás pensando? Son los de la seis - le contesté riendo.

Estuvimos hablando un ratito cuando sonó el timbre de la puerta.

- ¡Ding dong! ¡Ding dong!

No abrir la puerta a desconocidos, enseguida recordé.

- ¡Víctor! Abre la puerta. Soy Laura. Ya sé que estás solo - escuché al otro lado. Era mi vecina.

- ¿No tendrás dos huevos? - me dijo.

Me contó que se habían presentado por sorpresa unos amigos y los había invitado a cenar. Quería hacer una tortilla de patata, pero tenía pocos huevos, y bla, bla, bla, bla. Luego se marchó dándome las gracias.

Hoy debe ser el día de la tortilla de patata, pensé para mí, mirando la que teníamos preparada para nuestra cena.

- ¡Crac, crac, crac! - sonó la cerradura de la puerta.

- ¡Ya estoy aquí! - gritó mamá. - ¿Has hecho las tareas?

Actividades de comprensión a partir de este cuento infantil

Actividades a partir de este cuento infantil

En primer lugar, vamos a aprovechar la lectura de este cuento infantil para proponer algunas actividades sencillas a los niños. Puedes adaptar su dificultad a la edad y nivel de conocimientos de tu hijo.

1. Comprensión lectora
Con las siguientes preguntas podrás comprobar si tu hijo ha prestado atención al mensaje que transmite el cuento y si ha estado prestando atención.

  • ¿Cómo se siente Víctor cuando su madre le dice que tiene que quedarse solo?
  • ¿Te acuerdas de con quién habla el protagonista por teléfono?
  • ¿Le da tiempo a Víctor a hacer los deberes?
  • Al final, ¿Víctor sintió miedo?

2. Aprender las reglas de acentuación
Clasifica en palabras agudas, llanas o esdrújulas las siguientes palabras extraídas del texto y explica por qué pertenecen a dicha categoría.

  • Estás
  • Tortilla
  • Día
  • Dándome
  • Vecina

3. ¿Y qué pasó después?
Invita a tu hijo a que continúe la historia. Pídele que imagine un final alternativo o cómo podría continuar la historia. Es un ejercicio de creatividad e imaginación que ayudará a mejorar la expresión de los más pequeños.

A partir de qué edad se puede dejar solos a los niños

Dejar solos a los niños en casa

Decidir que nuestro hijo está preparado para quedarse solo en casa resulta muy complicado. Y es que no hay una edad exacta a partir de la cual todos los pequeños están capacitados para quedarse sin vigilancia. Estas son algunas de las claves a tener en cuenta:

- Más que una edad cronológica, hay que buscar una edad madurativa. Y es que hay niños que están preparados antes, mientras que otros necesitan más tiempo. Debemos tener en cuenta el grado de autonomía de los niños, así como su capacidad para hacer frente a los posibles problemas que puedan surgir o cómo se siente el pequeño con la idea de estar solo en casa.

- Es importante revisar la legislación de cada país, pues dejar a los niños solos puede traer problemas legales la familia.

- En el momento en el que nuestro hijo se quede solo, debe tener los conocimientos necesarios para cuidar de sí mismo de una forma responsable y ser consciente de los peligros que puede haber en una casa. Debe ser responsable, pero también prudente.

- En caso de que el niño tenga miedo a quedarse solo, no debemos hacerles enfrentar dicho temor de forma obligada. Es mejor acompañarles y hablar con ellos sobre esta situación, hasta que estén preparados para ella.

[Leer +: Qué no hacer cuando los niños tienen miedo]

- Los niños (y los padres) se sentirán más cómodos si vamos aumentando poco a poco el tiempo que se quedan solos en casa. Las primeras veces, serán solo unos instantes (mientras vamos a hacer un pequeño recado). Poco a poco podremos aumentar este tiempo.

- Debemos darles las pautas a seguir en caso de accidente doméstico (número de teléfono de emergencias y el nuestro), así como indicarle que no debe abrir la puerta a desconocidos.

Teniendo en cuenta estos consejos, por lo general, los expertos recomiendan que la edad para que los niños se queden solos sea entre los 10 y los 12 años.

Cuentos cortos para niños sobre los miedos más comunes

Los cuentos infantiles son una herramienta muy útil para que los niños aprendan una serie de recursos para gestionar situaciones que les dan miedo. A continuación recopilamos algunos relatos que tratan sobre algunos de los miedos más frecuentes de los más pequeños de la casa.

Puedes leer más artículos similares a Solo en casa. Cuento corto para niños con miedo a quedarse solos, en la categoría de Cuentos infantiles en Guiainfantil.com.